jueves, 29 de septiembre de 2016

Celebramos hoy a los tres Arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael


     Recientemente sugerí a una persona amiga que tratara a su Ángel Custodio, que le ayudaría en todo. Se sorprendió de la propuesta, porque quizá nadie le había dicho que tenía uno o se le olvidó. Lo cierto es que se sorprendió gratamente y, desde entonces, lo trata con asiduidad y contento.

     Hoy la Iglesia celebra la fiesta de los tres Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, cuya fiesta se celebraba individualmente en días distintos.

     Como sugieren unas consideraciones que leí en cierta página (3+2chapín), pidamos su especialidad a cada uno de los tres Arcángeles.

      Miguel significa "¿Quién como Dios?" y quien lucha contra Satanás y sus seguidores.
     Gabriel significa "Fortaleza de Dios" y es el portador de los grandes mensajes divinos, especialmente el de la Encarnación del Hijo de Dios.
     Rafael significa "Medicina de Dios", guía en el camino.

     Alrededor de esta fiesta y de la de los Santos Ángeles Custodios (2 de octubre), podríamos tratar con asiduidad a los Santos Ángeles, espíritus que han sido puestos por Dios para nuestro cuidado y defensa.

martes, 27 de septiembre de 2016

Hermoso y recomendable libro

    Llevo unas pocas semanas empleadas en leer un libro que tenía guardado hacía unos cuantos años. El libro se titula "Los Pastorcitos de Fátima", escrito en portugués por Manuel Fernando Sousa E Silva y traducido al español por el buen amigo D. Manuel de Santiago, sacerdote a quien conocí hace unos años y con quien me saludo en ciertas ocasiones.

     El libro, como sugiere el título, trata de la fisonomía de los videntes y, por supuesto, del acontecimiento de las apariciones de la Virgen María, Nuestra Señora del Rosario, a los pequeños hace casi un siglo. Efectivamente, el otro año se cumplirán 100 de las apariciones de la Virgen.

     El libro es magnífico, de amena, ligera y edificante lectura. Mueve al lector a amar más a Dios, a quien hay que desagraviar, a la Virgen María, preocupada por al salvación de las almas, y a querer imitar a los niños en su esfuerzo por corresponder a los requerimientos divinos de desagraviar por los pecados y difundir el mensaje del Cielo.

    Cuando conoce uno, comprende cómo la Iglesia ha accedido a beatificar a los pequeños hermanos Francisco y Jacinta, quienes fueron siempre muy piadosos, pero especialmente después de las apariciones de la Virgen; también fueron heroicos en la práctica de la penitencia y en el desagravio a los Corazones de Jesús y de María.

     El libro cuenta con un poco más de 400 páginas, pero muy aprovechables. Si pudieran adquirirlo (no sabría darles referencias de dónde podrían hacerlo), les recomiendo su lectura. Yo, estoy muy edificado y contento con la lectura.

lunes, 26 de septiembre de 2016

El consejo del Eclesiastés: disfrutar el momento presente (cfr. 11,9)

Leer el periódico es buen entretenimiento, sin hacer buen caso de lo que los redactores nos echan.
    Hablando con la gente me ido percatando de una cosa: estamos tan apurados todos los días, tenemos tantos compromisos y menesteres que cumplir, que disfrutamos poco de lo que estamos haciendo. Estamos preocupados por llegar a todo, que no disfrutamos de lo que hacemos.

     Personalmente también me ha pasado: me levanto a temprana hora sin descansar suficiente, porque hay tanto trabajo que hacer; conduzco con prisa para ganar tiempo, sin disfrutar del viaje; desayuno mientras leo el periódico, sin darme cuenta del sabor que tiene la comida; la conversación se mide por el tiempo, porque hay que cumplir con un horario; puedo confundir el descanso con el disfrute y el placer...

    Me he percatado que la tentación es más frecuente para los que nos ha tocado vivir en la ciudad.

     A ver cuánto me dura el propósito: hacer lo que toca, conscientemente, tratando de disfrutar el momento y de lo que hago. Para esto, tanto bien hace el consejo, simple y llano, que hemos escuchado más de alguna vez: "haz lo que debes, y está en lo que haces".

    Además, para un cristiano, todos estos momentos se convierten en ocasión para encontrarse con Dios y agradarle haciendo lo que me corresponde.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Una Unción de los enfermos

     Quedé con una afectada mamá ir a ver a su jovencito hijo que está en el hospital en cuidados intensivos; el muchacho lleva diez días sin responder, después de una crisis de diabetes. Desde primera hora de la mañana, en que quedé en ir a ver al enfermo, venía encomendando que todo fuera bien en la diligencia y, sobre todo, que me dejasen entrar al hospital, porque no suele ser gestión fácil o, incluso, se torna imposible.

     Llegué a la hora convenida, me encontré con el amable portero católico que ya conocía, que me dejó entrar. Comenzamos bien... Me encaminé al Intensivo y, al ver al enfermo y disponerme a comenzar la celebración, me percaté de que dejé olvidado el Santo Óleo en el carro ¡...!. Volví.

      Al ingresar al hospital nuevamente, y adentrarme en Cuidados Intensivos, me encontré con una enfermera que, al verme, me pidió que rezara por un sobrino suyo que estaba allí mismo. Cuando me dijo su nombre, le dije que precisamente a él iba a ungir. Me acompañó y logró que también la mamá del enfermo nos acompañara. Un poco más adentro, me llevé la gran sorpresa de ver al Dr. Romeo. Fue alumno nuestro en el Seminario Menor en Sololá, hace ya un tiempo, ciertamente...

     Con compañía di la Unción de los enfermos a Luis, que así se llama el enfermo. Después de darle la Unción, y casi despidiéndome, por no abusar del tiempo y confianza que me habían dado los médicos para ingresar, hablé al oído al muchacho. La gran sorpresa nuestra fue que movió un poco los ojos y, luego, volteó la cabeza hacia el lado contrario en que lo tenía... Se vio el esfuerzo que estaba haciendo. Madre y tía estaban conmovidos y entusiasmados. ¡Es la fe que tienen! ¡Para ellas es un milagro!

     Después de echarle "porras" (ánimos), le aseguré que seguiría rezando por él.

     De vuelta al Seminario, de donde partí, me tardé hora y media para llegar a casa por el lento tráfico. Me compadecí de los pobres que diariamente deben sortear tal dificultad de movilidad. Mientras, puesto que no tenía más compromiso con otra persona, conduje con paciencia hacia la casa, aprovechando rezar y rezar... Además, me comí un algodón de azúcar que compré a un vendedor por la calle (hacía años que no comía uno).
En medio del tráfico, a veces hay que hacer esto, porque se pone pesado.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Encomendando a los próximos presbíteros

Desde la derecha: Elmer, Simión y Nicasio, el día de su ordenación diaconal
     Aun cuando sean jóvenes, les llamaremos "presbíteros" (ancianos) a los que serán ordenados, Dios mediante, el 8 de octubre próximo en la Catedral de Sololá: Nicasio, Simión y Elmer. Hace un mes hicieron su retiro previo a la ordenación.

     ¡Cuánta teología han estudiado estos jóvenes! Sin embargo, no serán ordenados sacerdotes por su inteligencia o por lo que aprendieron, sino porque fueron llamados por Dios y porque se formaron llegando a ser aptos para el efecto.

     Tampoco serán ordenados sacerdotes porque alcanzaron la perfección humana y cristiana; todos andamos en la lucha. Pero se presume que alcanzaron la suficiente madurez para ser pastores del Pueblo de Dios.

     No se asegura su fidelidad: por parte de Dios sí; por parte de cada uno, con la ayuda de Dios y su lucha, también. Rezaremos por ellos para que sean fieles, por supuesto.

    Con alegría y esperanza estamos prestos para el día de la ordenación. Confiamos a nuestra Señora de los Dolores -Patrona de la Diócesis de Sololá-Chimaltenango- su perseverancia y los frutos de su ministerio.

martes, 20 de septiembre de 2016

El campesino y su "pedazo de cielo" (historias para recordar)

   Un campesino, cansado de la rutina del campo y de tanto trabajo duro, decidió vender su finca. Como sabía que su vecino era un destacado poeta, decidió pedirle el favor que le hiciera el aviso de venta. El poeta accedió gustosamente. El aviso decía:

     "Vendo un pedacito de cielo, adornado con bellas flores y verdes árboles, hermosos prados y un cristalino río con el agua más pura que jamás hayan visto".

     El poeta tuvo que marcharse por un tiempo, pero a su regreso decidió visitar a sus nuevos vecinos, pensando que aquel hombre del aviso se había mudado. Su sorpresa fue mayor al ver al campesino trabajando en sus faenas.

     El poeta preguntó: "¡Amigo! ¿No se iba de la finca?"

     El campesino, con una sonrisa, le respondió: "No, mi querido vecino. Después de leer el aviso que usted me hizo, comprendí que tenía el lugar más maravilloso de la tierra y que no existe otro mejor..."

     Moraleja: No esperes a que venga un poeta para hacerte un aviso que diga lo maravillosa que es tu vida, tu hogar, tu familia y lo que con tanto trabajo hoy posees. Dale gracias a Dios porque tienes vida, salud y esperanza de poder seguir luchando para alcanzar tus metas.

Anónimo

lunes, 19 de septiembre de 2016

La luz ilumina a los de casa

     "¿Eres cristiano?", le preguntó alguien. "Soy cristiano rematado", respondió. Y le hicieron una pregunta lógica: "¿Y vas a Misa todos los domingos?" "¡No! Soy cristiano pero no fanático..."

     ¿Qué es ser cristiano, al fin? Mejor no dar conceptos sabidos. Me parece que es tener a Dios y a Jesús en el centro de nuestro corazón y tratar de que se refleje en la vida.

     En efecto, el evangelio de la Misa de hoy nos invita a ser coherentes con lo que decimos ser (Lc 8,16): un candil, una luz, se pone en lo alto, para que alumbre a todos los de casa. Así como es ilógico esconder una luz, así también un cristiano debe iluminar a los de alrededor. Me gusta aquel dicho popular tan repetido por alguien que conozco, aunque dicho en tono negativo: "Ese es candil de la calle y oscuridad de su casa". Ojalá no se diga esto sobre nosotros.

     No vale, pues, quedarse en las etiquetas, hay que ir a las obras. Los cristianos estamos llamados a ser, como dijo un sacerdote hoy en la Misa, el rostro de Dios: la gente no suele ver a Dios si no tiene sentido sobrenatural; somos los cristianos quienes deberemos reflejarlo en nuestro rostro y en nuestra conducta.

    Por ejemplo, ¿cómo se puede ser cristiano en la red? Cada uno saque sus conclusiones. Pero, obviamente, no se trata de postear y postear estampitas en el muro de la red social. Que nos mostremos cristianos en el 'Face', pero también cuando no estemos en él y estemos con los de alrededor. Me gustó esta nota siguiente.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Y tú, ¿tienes amigos?

     Recientemente he visto una película en la que escuché una verdad: ''Hay dos formas de ser rico en este mundo: se puede tener mucho dinero o se pueden tener muchos amigos. No se puede tener ambas''. Se lo decía uno de los protagonistas a sus secuestradores.

     Es penoso, ciertamente, ver que hay tantos adeptos cuando te va bien o tienes dinero, pero cuando no lo tienes te quedas solo... Entonces, lo principal es cultivar la amistad y ayudar al prójimo.

    En el "Face" se etiquetan a los "amigos", pero tantas veces no hay trato con ese "contacto". En algunos casos sí se llega a una verdadera amistad.

    Dice el libro del Eclesiástico: "Un amigo fiel es una protección segura; / el que lo encuentra ha encontrado un tesoro. // Un amigo fiel no tiene precio; / su valor no se mide con dinero" (6,14-15).

     Y tú, ¿tienes un amigo o unos amigos verdaderos?

jueves, 15 de septiembre de 2016

Estamos finalizando el encuentro del OSCAM 2016

      Anualmente, los formadores de los Seminarios de los países centroamericanos nos reunimos para actualizarnos y formarnos, además de compartir experiencias en este trabajo de la formación. Este año el Encuentro del OSCAM (Organización de Seminarios de Centro América y México) se ha realizado aquí en Guatemala y el Seminario Mayor de La Asunción fue el encargado de organizarlo. El Encuentro ha dado inicio el lunes en horas de la tarde y terminará mañana viernes por la mañana.

     Exceptuando Costa Rica -por motivos justificables-, todos los países han tenido representación. En total nos hemos reunido 53 participantes, sin contar a los seminaristas que han colaborado eficazmente en la organización y desarrollo de la actividad.

     Fundamentalmente, dos han sido los temas tratados durante el Encuentro: la Ratio Fundamentalis -la propuesta tentativa- de la formación en los seminarios y cómo hacer de la misión (tema continuo y preponderante en Evangelii Gaudium y Aparecida) un paradigma en la formación de los futuros sacerdotes.

      Dos han sido los días de intenso trabajo (oración y liturgia, ponencias, sesiones de trabajo e intercambio, convivencia) y este día fue de paseo cultural por La Antigua Guatemala, que ha sido del deleite de todos.

     Dios nos siga asistiendo en nuestro trabajo de formación de los futuros sacerdotes. A nuestro amigos y colegas formadores que han asistido y que son de otros países, gracias por visitarnos y compartir las ilusiones del trabajo ministerial formativo.

     Me he dado la libertad de tomar algunas fotos del muro del Seminario de La Asunción en Facebook.

En una de las sesiones de trabajo.

Por supuesto, los momentos de oración fueron muy importantes dentro de nuestro programa.
En la celebración de la Santa Misa el día martes.
La foto del Encuentro. Celebró Mons. Oscar Julio Vian
En la noche cultural de ayer, miércoles, el P. Walver (der.) y dos seminaristas.
Conmemorando las fiestas patrias.
En la noche cultural, los Padres formadores representantes de Panamá.
La egregia representación salvadoreña.
En la noche cultural, el P. César, brasileño, representante del Celam.
Una representación folklórica en la noche cultural.

La cena de ayer fue típica chapina.
En la iglesia de San Juan del Obispo, tras la celebración de la Santa Misa.
Hoy, en la excursión en Antigua Guatemala.
En el atrio de la iglesia de San Francisco, cuando el guía nos instruía.
El P. Jorge Mario Avila posando para la foto.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Un respiro en el curso académico

Así fue adornado el presbiterio de la Capilla del Seminario en la recién pasada fiesta de La Asunción.
    Los seminaristas se han marchado a descansar a su casa, con su familia, para tomar un respiro y luego volver para la recta final del curso académico. Debido a la reunión de formadores  que habrá la próxima semana (reunión anual del OSCAM), este descanso se prolongará un tanto, para beneficio de todos...

    El tiempo va pasando poco a poco, ojalá con aprovechamiento. En medio del trajinar diario, a veces soy poco consciente de lo que Dios me concede vivir a diario y reduzco el trabajo a lo que hay que hacer. ¿No les pasa a veces lo mismo? Cada uno con su lucha diaria.

    ¿Qué harán los seminaristas en su casa durante estos días? Seguirán su formación, pero en su hábitat original, la familia que les acogió y les ayudó a formarse en su personalidad. ¿Vacaciones en la formación sacerdotal? No, es un complemento.

     Buen descanso, muchachos. Los esperamos con las pilas recargadas. Y saludos a su familia.

domingo, 4 de septiembre de 2016

¿Por qué tengo que luchar? (evangelio del domingo)

Alguna especie de hormiga dicen que puede cargar 50 veces su peso.
     Al leer Lc 14,25-33, el evangelio de la Misa de este domingo, puede descorazonarse uno. La propuesta es muy dura: "el que no odia a su padre y a su madre..., no puede ser mi discípulo. El que no toma su cruz y me sigue no puede ser mi discípulo. (...) El que no renuncia a todos sus bienes no puede ser mi discípulo".

     No sé a ustedes, pero a veces me surge un espíritu de rebeldía al escuchar estas palabras directas e inequívocas de Jesús, de quien pretendemos ser sus discípulos. Y me pregunto: ¿por qué el Señor me pide tanto?, ¿tiene derecho?

      Sobre aviso no hay engaño, dice el refrán. Quien quiera ser cristiano sabe cuál es el camino y lo que le espera. De hecho, lo hemos comprobado: cuanto más nos esforzamos por portarnos bien, peor nos va. Una vez Santa Teresa escuchó al Señor estas palabras: "Teresa, así trato yo a mis amigos", refiriéndose a las dificultades que uno debe sufrir, a lo que la Santa replicó: "Ah, Señor, por eso tienes tan pocos [amigos]".

     Pero, la verdad, si nuestro CIELO es la felicidad eterna y completa, en donde todo lo que somos estará lleno de Dios y nosotros en Él, en donde las necesidades del hombre estarán plenamente satisfechas y no habrá nada de lo que aquí nos puede hacer pasar mal rato, ¿POR QUÉ NO AGUANTAR un poco, puesto que esta vida es "una mala noche en una mala posada" (Santa Teresa)?

     Dios nos da fuerzas. Además, "la vida pasa felizmente si hay amor" (Luis Aguilé).


sábado, 3 de septiembre de 2016

IV Encuentro de Candidatos al Seminario Mayor


     Dios sabe hacia dónde conduce nuestra vida, si somos dóciles. Para no equivocarnos, hace falta que afinemos los oídos del corazón y escuchemos lo que nos dice: nos llevará a buen puerto.

     Estamos realizando en el Seminario Nacional el IV Encuentro Vocacional. Como recordó uno de los formadores, este encuentro no es para los que están pensando qué harán con su vida sino es un encuentro de CANDIDATOS AL SEMINARIO MAYOR, los que, habiendo hecho un proceso determinado, se están planteando ingresar el próximo año al Seminario.

     Les pido sus oraciones, por favor, por esta intención.

miércoles, 24 de agosto de 2016

"He estado rezando por ti tantos años"...

     De entre las tantas y tan entretenidas ocupaciones que tenemos, trato de sacar un rato para ciertas lecturas: un artículo aquí, un comentario allá, un manual para estudio preparando clases, otro libro de lectura más ligera... Estaba leyendo "Sin Planificar" de Abby Johnson. Es cierto, es un libro que hace rato tengo allí sin terminar, pero estoy en la recta final. Se trata del testimonio de Abby que, habiendo trabajado en Planned Parenthood, se convirtió en una activista Pro Vida. El ritmo de su narración es trepidante, te atrapa.

     Bueno. Lo que quería comentar.

     En el capítulo 21, titulado "la alfombra roja" en la edición de Palabra, cuenta varias anécdotas. Una de ellas es cuando, llegando a la oficina de Coalition for Life recién había dejado "el otro lado de la verja", la encontró un ex policía, el señor Orozco, que solía rezar frente a la clínica abortista que regentó Abby. Así lo cuenta Abby:

     "Vino corriendo hacia mí. '¡Abby!', gritó con alegría desbordante. 'He estado rezando por ti tantos años. ¡Me alegro mucho de verte en este lado de la verja! ¡Qué magnífica recompensa para una oración!' Me abrazó y yo también le abracé, fuerte. Este hombre tan amable había rezado por mí durante años. Dios había escuchado sus oraciones. No tengo palabras para expresar mi gratitud".

     Las oraciones no caen en costal roto, siempre las escucha Dios. Sólo que nosotros a veces somos tan impacientes y queremos respuestas rápidas.

     Me recordé también de Santa Mónica, que rezó tantos años por la conversión de su hijo Agustín. Valió la pena...

lunes, 22 de agosto de 2016

Hermanos de todos...

     Ayer escuchamos la maravillosa profecía de Isaías (66,18-21) que auguraba la reunión de todos los pueblos en uno, en el de Dios. También el evangelio según Lucas lo propone (13,22-30).

     En verdad, el cristiano debería tener el corazón abierto a todos. Ojalá fuéramos ciudadanos del mundo, valorar lo que los demás y uno mismo tenemos y darlo para bien de los demás.

     He descubierto este video en la red y me gusta mucho verlo. Me emociona siempre que lo veo. Al respecto, todos estamos orgullosos de lo que somos y de dónde somos. Hemos de cultivar esta virtud. Pero este sentimiento no nos impida ver lo bueno que hay en otro. Que disfruten el video.

jueves, 18 de agosto de 2016

Una oración pidiendo vocaciones sacerdotales

     Hace un momento, un amigo de años me preguntó por una oración que rezábamos en el Seminario, pidiendo por las vocaciones sacerdotales. Terminada la Santa Misa, acostumbrábamos a hacer un rato de silencio, agradeciéndole a Dios por la Sagrada Comunión que hemos recibido, puesto que Jesús aún estaba en nuestro pecho cuando le acabamos de recibir. Para finalizar esta acción de gracias, que el mismo Directorio para el Ministerio y la Vida de los Presbíteros exhorta a hacer, rezábamos la siguiente oración. Quizá puedas tomar también el hábito de rezarla todos los días, que cumplirás con algo bueno.

    "Oh, Jesús, Pastor eterno de las almas,
dígnate mirar con ojos de de misericordia
a esta porción de tu grey amada.

Señor, necesitamos mayor número de sacerdotes,
multiplica las vocaciones
y santifica más y más a nuestros sacerdotes.

Te lo pedimos por la Inmaculada Virgen María de Guadalupe,
tu dulce y Santa Madre.

Oh Jesús danos sacerdotes según tu corazón.

Amén

miércoles, 17 de agosto de 2016

La voz espléndida de Lita Pezo

     El otro día encontré este video, que me ha impresionado. Lita Pezo, una muchacha peruana, que tiene una voz muy similar a la que imita, la de Isabel Pantoja.

     Cada uno tiene sus dones, algunos sobresalen sobre los otros por su perfección. Pero todos tenemos dones. Lita, esta voz maravillosa. Disfruten el video.

lunes, 15 de agosto de 2016

Felices, hemos celebrado en el Seminario la fiesta patronal: "Nuestra Señora de La Asunción"

      El Seminario Mayor Nacional está bajo el cuidado de la Virgen María en su advocación de la Asunción. Por supuesto, lo hemos celebrado a lo grande. Han sido tres días de celebración con oración, deporte, abundante convivencia...

     Hoy se han marchado los seminaristas de la etapa de Filosofía, que vinieron ayer desde Xela para participar de las fiestas. Es la segunda vez que nos reunimos toda la familia del seminario, los alrededor de 300 seminaristas y 12 formadores.

     Ayer ha habido procesión con la imagen de Nuestra Señora, como una manifestación de fe y festiva, y una velada cultural. Hoy ha presidido la celebración de la Santa Misa Mons. Pablo Vizcaíno, obispo de la Diócesis de Suchi-Reu, y ha bendecido la capilla de nuestro Seminario, al término de su restauración.

     La fiesta ha sido plena, alegre, muy alegre. Agradecemos a los seminaristas y a los formadores por su empeño para que todo saliera bien.

     Como escribía en la entrada anterior, sobre la fiesta de la Virgen, nos alegramos con Ella, nuestra Madre, en la fiesta de su maravillosa Asunción a los Cielos.

     Las fotos que pongo las he tomado del muro del Seminario en Facebook, a quienes se lo agradezco. Gracias, muchachos.


En el primer día del Triduo en honor a la Virgen (viernes), celebró la Santa Misa Mons. Bernabé Sagastume, Obispo de la Diócesis de Santa Rosa.


Al segundo día, tuve el honor de celebrar la Santa Misa. Con los acólitos de la Santa Misa.

Uno de los directores espirituales, el P. Gerardo Kaputzka, celebró las Vísperas del sábado.


Ayer, cuando se recibió a los "filósofos" a su arribo al Seminario. Fue muy alegre, pues se juntaron los 300 seminaristas, los de las tres etapas del Seminario en diferente sede: Propedéutico, Filosofía y Teología. Los de Teología fuimos los anfitriones.


Apenas una muestra de lo que fue la procesión piadosa y alegre de anoche, domingo.

Seguimos utilizando hoy el Santuario Eucarístico, pues en nuestra Capilla del Seminario no caben los 400 a 500 que participaron en las celebraciones. Se engalanó para la ocasión.


Una preciosa foto de la Capilla de nuestro Seminario como estaba adornada para la fiesta.


Una foto del presbiterio de nuestra Capilla.


El P. Melecio celebró las Vísperas hoy para cerrar con broche de oro la fiesta en honor a María.


domingo, 14 de agosto de 2016

Celebramos la solemnidad de la Asunción de María a los Cielos

     La proclamación del dogma fue hecha con estas palabras: “por la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y por la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma de revelación divina que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste” (Papa Pío XII, Carta Apostólica Munificentissimus Deus, n. 44).

      La celebración de esta fiesta de María, nuestra Madre, nos recuerda y anuncia nuestro destino, que es el Cielo, y nos muestra lo que seremos en Dios. También nos enseña que la Virgen, reinando junto a Dios, es Madre, y se interesa activamente por nuestra salvación.

     Quiero proponerles también unas palabras del Papa Benedicto XVI en esta fiesta (Homilía 15-8-2005). Son magníficas. Nos aleccionan sobre la cercanía maternal de María con cada uno de sus hijos. Aquí se las comparto.

     María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios y en Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros. Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros –más aún, está “dentro” de todos nosotros–, María participa de esta cercanía de Dios. Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede oír nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna.
El Papa Pío XII, firmando la Carta Apostólica del dogma.

jueves, 11 de agosto de 2016

La alegría de reconciliarse con Dios

     Me hablaron de una persona que estaba enferma. Aunque ocupado con diversos quehaceres, decidí ir a verlo al hospital el día siguiente a la noche que me lo comunicaron.

     Después de las vueltas necesarias para que a uno le dejen entrar al Hospital Roosevelt, me detuvo una familia de rostros parecidos a los de mi zona -son de Patzún, Chimaltenango- y pidieron que viera a un enfermo que tenían allí. Gracias al permiso y las indicaciones del trabajador que me dejaba ingresar, habiendo visto que yo era sacerdote, pude acceder. Me encontré allí al Dr. Romeo, que sonriente me saludó. Después de probar mi frágil memoria, le reconocí como alumno en el Seminario Menor en años no tan pretéritos. ¡Qué sorpresa!

     Antes de darle la Unción a este enfermo al que me refirieron a la entrada del Hospital, me habló una señora que tenía allí a su hijo en cuidados intermedios porque había sufrido un severo accidente y estaba inconsciente. Aunque pidió la madre una oración por su hijo, le ofrecí darle la Unción, que aceptó no a la primera, quizá porque pensara que es la "Extremaunción". Le expliqué en medio minuto lo que hacía la Unción en un alma, y accedió. Di la Unción a éste y al otro enfermo -este otro estaba inconsciente, pero al tocarle con el Óleo santo abrió los ojos y quiso hablarme...-.

     Me encaminé a buscar al enfermo que iba a ver. Después de confesarle y darle la Unción, un vecino suyo de cama me comunicó que quería igualmente confesarse. También le di la Unción. Me dijo: "Padre, el Cielo lo envió. Hacía tiempos que le pedía a Dios que me enviara un sacerdote y me venía preparando para confesarme. A Dios ya le pedí perdón por mis pecados pero hacía falta confesarme con el sacerdote". Hacía 14 años que se confesó la última vez...

     Iba a ver a un enfermo y bendije a uno y di la Unción a cuatro... Me dio mucha alegría por la gracia que recibieron. Me da mucha pena tantos enfermos que había en el Hospital y no hay sacerdote que los vea habitualmente.

     En una ocasión reciente me dio mucha pena no llegar a tiempo a darle la Unción a una señora: murió cinco minutos antes de que yo llegara. Y me pregunté: "¿por qué no llamaron antes al sacerdote?" Porque, aunque fui de inmediato cuando me dieron el aviso, no llegué a tiempo. La señora había estado enferma días... Ojalá los cristianos practiquemos la obra de misericordia de que los enfermos reciban el auxilio de Dios en esas horas críticas.

martes, 9 de agosto de 2016

Sus oraciones, por favor, por el Dcno. Donaldo, que hace su retiro de ordenación

     Les pido oración por el predicador y el Dcno. Donaldo, que está haciendo su retiro espiritual aquí en el Seminario, previo a la ordenación sacerdotal. El Diácono es de la Diócesis de Suchitepéquez-Retalhuleu, exalumno de este Seminario. Y he tenido el privilegio de poder predicar este retiro de ordenación. Estamos en el segundo día; mañana, el tercero.

     Estamos repasando ahora los temas fundamentales de la vida sacerdotal, reflexionando sobre el gran regalo que le dará Dios al nuevo sacerdote y la responsabilidad que comporta. En un retiro, es fundamental el ambiente de soledad y silencio para charlar a solas con Dios. Es lo que estamos intentando propiciar.

     Les pido favor que nos encomienden para que el Diácono se prepare bien para la ordenación, que está próxima.

     Da mucha alegría que jóvenes hayan que quieran donar su vida para Dios y la salvación de las almas. Ojalá siga habiendo más. Me conmovió mucho que en la parroquia de La Democracia, Escuintla, en donde estuve el fin de semana pasado, se reza después de cada Misa la oración por las vocaciones. Dios conceda a esta Diócesis, a Guatemala y a la Iglesia en todas partes, un aumento de vocaciones sacerdotales.