viernes, 17 de abril de 2015

Nuestra próxima convivencia vocacional en el Seminario

     Dentro de una semana tendremos convivencia vocacional en el Seminario para jóvenes que proceden del departamento de Sololá. Ya hay jóvenes que se han planteado acercarse, además de los que el año pasado quedaron en comenzar en serio su proceso vocacional. ¿Cuántos irán a venir? Se trata de jóvenes que ya han terminado sus estudios de Diversificado o están por terminar, y que han tenido inquietud vocacional. Ojalá ya lo hayan estado trabajando.

     Hoy hemos planeado y afinado esa próxima convivencia vocacional. Uno de los objetivos principales de esa primera convivencia vocacional es incentivar en los que se acerquen una práctica de vida cristiana más recia, no sólo de fe sino también de práctica sacramental y piadosa, que todo va unido.

      Prácticamente son seis meses de proceso vocacional -aunque el discernimiento quizá apenas está en su inicio-, que resulta escaso para tomar una decisión tan trascendental en la vida. Ojalá pudiera ser más largo y mejor trabajado.

      El Seminario va ganando en experiencia, pero todavía distamos mucho de lograr lo satisfactorio. Todo esto lo ponemos en manos de Dios, con la ayuda de la oración de ustedes, que pedimos con confianza y agradecimiento.

jueves, 16 de abril de 2015

Buen comercial de Coca Cola

    Por ahora, un comercial de Coca Cola Life, promoviendo la alegría familiar. Ciertamente, el comercial es de 2013, según me parece. Si han logrado mantener el amor entre los esposos, perciben la venida de un hijo como un verdadero regalo de Dios.

      Los padres han sido testigos de las travesuras de los hijos. A ver si este video no se los recuerda algo.

miércoles, 15 de abril de 2015

Necesitamos formarnos

San Josemaría, catequizando a los niños en las periferias de Madrid, allá en los años 20'.
     Mientras cenaba, hace un momento, conversaba con uno de mis hermanos sobre todo un poco: planes, familia, trabajo... Salió luego en la conversación que estaba le ha impresionado mucho la doctrina sobre el Sagrado Corazón y la tradición que tiene en la Iglesia, además de las promesas hechas por Jesús a quien practicare ciertas devociones.

     El comentario fue espontáneo: que ignoramos tantas cosas porque no nos formamos, porque nos dejamos llevar por las abundantes carreras que nos impone la vida de familia y de trabajo, y que sacamos poco tiempo para formarnos en la doctrina cristiana.

     Hablamos de la Iglesia, de la Virgen y de su escapulario del Carmen, y de muchos otros temas, y que es tan fácil llegar al Cielo si cuidamos nuestra relación con Dios.

     Sí, en verdad, desconocemos tanto debido a que no empleamos tiempo para formarnos. Yo mismo, tengo tantas lecturas pendientes. Los dejo, porque debo tomar algo que debo leer...

lunes, 13 de abril de 2015

El incidente del cíngulo

    ¿Saben qué es el "cíngulo"? Aunque se utiliza en diversos ámbitos y contextos, el significado clásico es el del cordón que se utiliza para sujetar a la cintura la vestidura del ministro sagrado, en concreto, el alba, para las celebraciones litúrgicas. Aunque tenga función material propia, se le ha dado luego el significado de lucha ascética y de pureza. De hecho, la oración que puede decir el ministro al ceñírselo es:

      Cíñeme, Señor, con el cíngulo de la pureza, y apaga en mis carnes el fuego de la concupiscencia, para que more siempre en mí la virtud de la continencia y castidad".

     Un cíngulo blanco similar al de al lado me regalaron unos amigos, con quienes estoy muy agradecido. Me hizo recordar el "incidente" que tuve con uno similar. Esto sucedió durante la Semana Santa.

     Cuando fui a visitar a unos enfermos, me regalaron una gelatina para comérmela después. Despistado como soy, lo dejé y olvidé en determinado sitio, junto con alguna otra cosa; allí estaba un cíngulo recién estrenado. El calor del día y mi olvido y descuido hicieron que la gelatina, derretida, se derramara y manchara el cíngulo... Viendo el incidente, los amigos que me hospedaron se preocuparon y me lo pidieron para limpiarlo.

     Probaron de todo para quitarle las manchas que dejaron la gelatina, desde lo más delicado hasta lo más fuerte, fórmulas preparadas y "trucos" caseros. Todo en vano. El cíngulo quedó, según comentaron, como un "pizarrín". ¡Vaya fuerte que es la gelatina y sus colorantes! ¿Cómo tolera todo esto nuestro estómago?

domingo, 12 de abril de 2015

Momento histórico en la parroquia de Concepción, Sololá

La iglesia de Concepción, Sololá y la fuente.
    Comencé bien este Domingo de la Divina Misericordia, no solo porque desperté sino también recibí algún saludo por este Domingo, que me ayudó  a actualizar el "tema" fundamental de este Domingo.

     Además de las otras actividades que me tocó realizar, hoy concelebré la Santa Misa en Concepción y prediqué en ella, pues era un domingo especial. Se ofrecía en agradecimiento a Dios porque hoy se entregaba al párroco de Concepción las escrituras del terreno que corresponde a las dependencias parroquiales en dicho municipio.

     Para darle realce, decía, hubo dos sacerdotes en la Santa Misa; el P. Francisco invitó también al coro infantil Cristo Rey de Patzún. La Misa fue más solemne de lo que se acostumbra en domingo. Los feligreses estaban encantados con la ceremonia. Se participó con más fervor, si cabe.

     La "cuasi-parroquia" de Concepción tiene unos quince años de haberse erigido. Desde entonces han pasado varios sacerdotes que se encargaron de dirigir la comunidad, entre ellos, el P. Fermín Ajtzalán, que ya está Dios mediante en el Cielo. Yo también tuve el encargo durante tres años; me recuerdo de varias aventuras. Una de ellas fue empezar a destrabar el asunto de la administración de las dependencias de la Iglesia, que estaban en manos de la alcaldía y los Principales del pueblo.

     Después de recorrer un camino legal a veces un poco entrampado, se logró con todas las de la ley la escritura en la que quedan claros los límites, que resultaron un tanto insospechados para los que no estábamos metidos en el tema y en la historia.

     Personalmente doy gracias a Dios, también al P. Chico Chocoj, por todo el trabajo realizado -que tiene sus consecuencias-, así como a todas las personas que intervinieron.

    Además, ya anunciamos en la homilía que dentro de seis años estaremos celebrando el jubileo por la dedicación de la iglesia en su 400 aniversario.

     ¡Feliz Domingo de la Divina Misericordia!

sábado, 11 de abril de 2015

Bodas, Bautismo, Misa "de quince años"...

     El señor párroco de Santa Apolonia, los cercanos conocen quién es, me pidió una ayuda sacerdotal, pues tenía otros menesteres en qué ocuparse. Puesto que tenía algo de tiempo, le eché la mano.

     Qué nerviosos estaban los novios en la primera Misa que celebré. Eran dos parejas. Después de exhortarles vivamente a dar testimonio de la fe en el Resucitado, según esa nueva condición que adquirían de casados, también les inculqué cuidar las virtudes familiares, tan necesarias en la actualidad.

    Como estaban muy nerviosos, los pobres jovencitos, y para quitarle importancia a sus "metidas de pata" a la hora de decir lo que les correspondía en el rito, les conté lo que otro sacerdote nos contó que le ocurrió: eran varias parejas de "repesca", es decir, los que ya llevaban tiempo unidos y que, al final, deciden casarse. Una de las parejas era de personas ya "maduras", de una cierta edad. El pobre señor, queriendo justificar y disculparse por equivocarse un poco en las fórmulas, le comentó al sacerdote: "Perdone, Padre. Es que es la primera vez..."

    Los novios se rieron cuando se los conté, por lo que, espero, haya logrado mi objetivo.

     En la Misa de acción de gracias por los quince años de una jovencita -una "pastoral" frecuente por aquí- aproveché, también, hablar sobre el sentido del tiempo y la eternidad, el valor de la familia y de la acción de gracias.

     Mañana, hay previstos otros menesteres: Misa en acción de gracias por una gestión importante en Concepción, otra Misa, un retiro para muchachas..., y la vuelta de vacaciones de los seminaristas.

viernes, 10 de abril de 2015

El "Año de la Familia" en la Diócesis de Sololá-Chimaltenango

Imagen bendecida el Miércoles Santo en la Misa Crismal.
    Tantas veces vivimos del recuerdo, pero siempre con la mirada puesta en lo que viene, con mucha esperanza.

     Recordando y recordando. El Miércoles Santo, en la Misa Crismal, Mons. Gonzalo promulgó en la Diócesis un "Año Santo de la Familia", preparando el Sínodo de las Familias que se llevará a cabo en Octubre de este año.

     Para ello, al terminar la celebración eucarística, el Obispo bendijo una imagen de la Sagrada Familia, que recorrerá las parroquias de la Diócesis a partir de ese día. ¿En dónde anda, ahora, la imagen? Según el calendario, ahora está en Santa Ana, Chimaltenango, hasta el 12 de este mes (domingo). A partir de ese día se irá a la parroquia de San Juan XXIII (aldea Los Jometes, de San Martín Jilotepeque).

     En el Seminario, la tendremos del 9 al 12 de octubre. La esperamos.

    Hay tantas intenciones para encomendar a la Sagrada Familia: las familias de todo el mundo, especialmente las de nuestra Diócesis y comunidades. Los que sean de esta Diócesis, ya tendrán en su parroquia la imagen, que será oportunidad para encomendar estas intenciones.

jueves, 9 de abril de 2015

¿Rezas por los sacerdotes?

     El Miércoles Santo celebramos en la Diócesis nuestra la Misa Crismal, Misa en la que se bendicen y se consagran los Óleos que servirán para la administración de los sacramentos durante este año, pero también en la que los sacerdotes renovamos nuestras promesas sacerdotales.

     Los sacerdotes que en la parroquia de Chimaltenango laboran tuvieron una ocurrente iniciativa piadosa: apadrinar a los sacerdotes. Al inicio de la Cuaresma, invitaron a los feligreses que quisieran a que pasen por la oficina parroquial y "apadrinaran" a un sacerdote: tomarían su foto -al azar- y rezarían por él durante toda la Cuaresma.

     El Miércoles Santo, al terminar la Misa Crismal, los sacerdotes nos encontramos con las familias que rezaron por nosotros. Fue, realmente, gratificante saber que alguien rezó intensamente por nosotros durante la Cuaresma. No sólo eso; a mí me prometieron seguir rezando por este sacerdote, lo que agradezco de corazón. Le agradezco de corazón a la familia Hernández Elel por su invaluable ayuda.

     Me consuela y anima a luchar pensar que muchos rezan por los sacerdotes, muchas veces nominalmente. Si el sacerdote reza por los fieles, los fieles también ayudan mucho al sacerdote cuando rezan por su párroco y por los demás sacerdotes. Es, francamente, un gran consuelo la sobrenatural Comunión de los Santos.

miércoles, 8 de abril de 2015

Recordando la Semana Santa: "La Madrugá"

Aunque nuestra procesión no fue como ésta, en la devoción, sí.
    Quizá un poco tarde, pero quiero ponerlo en el blog, recordando las recientes celebraciones de Semana Santa. Se trata de una pieza de marcha escrita por D. Abel Moreno, titulada "La Madrugá".

      Es una pieza maestra de marcha, compuesta para recrear el ambiente de la noche entre el jueves y el viernes santo, el confluir de las tradiciones procesionales sevillanas.

     Por cierto, viendo el escenario, me hizo recordar una ocasión en que tuve el gran privilegio de ir a un concierto similar. Sí, caí en la cuenta que era la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza. ¿Fue en el 2006? Quizá. ¿Habrán interpretado "La Madrugá"? Quizá. Ahora la apreciaría más. Iba acompañando al P. Fermín Labarga, gran amigo y profesor de la Universidad de Navarra, quien aprecia mucho este mundo.

lunes, 6 de abril de 2015

¡Felices Pascuas de Resurrección!

     Después de una Semana Santa vivida "a tope", laboral y piadosamente, nos disponemos a vivir con suma alegría la Cincuentena Pascual. Personalmente tengo mucho que agradecer a Dios por la experiencia que me permitió vivir, atendiendo la comunidad cristiana de la aldea Ciénaga Grande, San José Pinula. Desde esta página les agradezco de corazón por la forma de participar, de colaborar (estaban muy bien organizados) y de recibirme.

     Escribo estas líneas para felicitar a todos por la Pascua de Resurrección. Sí, hemos de felicitarnos por ello. Aunque la Pascua es antigua, instituida por Dios en el Antiguo Testamento, también es nueva por la Resurrección del Señor (es idea de Melitón de Sardes).

     Les deseo a todos muy felices Pascuas de Resurrección.

martes, 31 de marzo de 2015

La pasada JDJ El Camán 2015

A la cabeza de la caminata, Mons. Gonzalo con el P. Edgar, párroco de la parroquia de San Juan Pablo II, seguidos de la Cruz de la Juventud.
    Están frescos los recuerdos de la Jornada Diocesana de la Juventud El Camán 2015. Personalmente, he salido reconfortado de la experiencia de fe que tuvimos en ese lugar.

     En el blog del Seminario dejamos unas fotos y una breve descripción de la actividad, que quieren constituir una felicitación y un agradecimiento a los hermanos-amigos de esa querida parroquia de San Juan Pablo II. Dios les bendiga.

sábado, 28 de marzo de 2015

Teresa de Cepeda y Ahumada tiene 500 años de edad...


     Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa, nació en fecha similar a ésta hace 500 años: 28 de marzo de 1515. Gran mujer y gran religiosa, que reformó el Carmelo e hizo lo posible por devolverlo a su primitiva observancia rigurosa. Fue proclamada Doctora de la Iglesia por el Papa Pablo VI.

     Me encanta la serie de TVE en ocho capítulos que fue protagonizada por Concha Velasco. La actriz deja claro que siempre es difícil hacer el papel de una santa, cuánto más de santa Teresa. La película puede hacernos idea de lo que le tocó vivir en su siglo y de cómo lo vivió.

     Felicitamos a nuestros amigos y hermanos Carmelitas. Aquí en la Diócesis tenemos a los Carmelitas que atienden la parroquia de San Francisco de Asís Panajachel y las distintas ramas de Carmelitas que hay en Sololá, Patzún y San Andrés Itzapa.

viernes, 27 de marzo de 2015

Otro amigo se ha ido al Cielo


     ¿Cómo será el Cielo, lo que tanto anhelamos los creyentes, por lo que suspira el alma de cualquier ser humano? Las conjeturas que podamos hacer son relativamente innecesarias, pues confiamos plenamente en que Dios nos lo concederá, y con creces. Serán colmadas todas nuestras aspiraciones, alcanzaremos lo que "ni ojo vio, ni oído oyó, ni pasó por el corazón del hombre lo que Dios tiene preparado para los que lo aman" (1Co 2,9).

     Hoy ha partido para el Cielo un sacerdote a quien tanto he admirado, no sólo por su vocación al Opus Dei y al sacerdocio, sino también por su gran cultura. Ha fallecido hoy Don Gustavo González Villanueva.

     Don Gustavo es hijo de un herrero, me comentaron. Me parece que el papá forjó un hombre de hierro, porque gozó de fortaleza en tantos sentidos, también en la salud. De hecho, llevó con entereza y gran sentido cristiano la enfermedad. Mañana cumpliría 80 años de edad.

    En junio del año pasado tuve la oportunidad de escuchar una serie de clases suyas que me ayudaron mucho. En esa convivencia vimos juntos también unos partidos de futbol del mundial, incluso unas películas. Allí aprecié algo de lo que tanto sabía. Nos habló de su trabajo y el entusiasmo con que lo llevaba. Natural de La Antigua Guatemala, sabía mucho sobre la antigua capital de Guatemala, del país y de la evangelización en estas tierras americanas.

     Como muestra la imagen que hemos puesto arriba, gozaba de buen humor, de gran sencillez y espíritu de servicio, que se le recuerda como gran sacerdote, entregado a los demás.

     Con la sonrisa que le caracterizó, habrá podido entrar en el Cielo. Dios mediante haya podido escuchar la alabanza divina: "Siervo bueno y fiel, puesto que has sido fiel en lo poco, (...) entra en el gozo de tu Señor" (Mt 25,23).

     Dejo abajo una semblanza académica suya que encontré en la página de la Universidad del Istmo, en donde también volcó gran parte de su labor magisterial y sacerdotal.

     El Dr. Gustavo González Villanueva es miembro correspondiente de la Academia Dominicana de la Lengua; Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Navarra, España; Doctor en Teología por la Universidad Lateranense en Roma. Ordenado Sacerdote en 1969, ha desempeñado su labor sacerdotal principalmente con universitarios. Director de la Red Internacional de Investigación “Escritores Latinoamericanos”. Profesor extraordinario de Historia de la Universidad del Istmo. Ha publicado: Una mirada al pasado y al futuro de la Iglesia en Centroamérica; La Antigua Guatemala, identidad y proyección; Pensando Centroamérica; El testamento del adelantado don Pedro de Alvarado (el hombre y el mito); los tres volúmenes de Los primeros cristianos de la audiencia de los confines, siendo su última obra La utopía de Francisco Marroquín.

jueves, 26 de marzo de 2015

Confesando en la Cuaresma

     Por diversas razones, pero entre ellas la del trabajo pastoral concreto que realizamos los formadores del Seminario, tenemos poca oportunidad para ayudar en las "Penitenciales" que se realizan en las parroquias de la Diócesis. Haciendo ciertos arreglos, esta vez fui a ayudar a la parroquia de San Lucas Tolimán; en concreto, en la colonia Pampojilá.

     Estuvimos dos sacerdotes allí. Comenzamos a confesar pasadas las 3:00 de la tarde. Con dos breves respiros, hemos culminado a las 9:00 de la noche. La colonia ya se va agrandando, así también la atención pastoral que requiere.

     Personalmente me ha sido muy gratificante absolver a tanta gente, reconciliar a tantas almas con Dios. Es lógico pensar que de entre todos los confesados, habría algunos que sí necesitaba esta reconciliación. Y este pobre sacerdote ha servido para eso. Gracias, Señor, por el sacerdocio.

lunes, 23 de marzo de 2015

El 30 de mayo habrá ordenaciones diaconales

De izq. a der.: Juan, Diego, "Poli", Antonio y Santiago.
     Nos hemos enterado con gran alegría de la noticia de que el 30 de mayo próximo, serán ordenados diáconos para la Diócesis los cinco muchachos que están en etapa de pastoral en las parroquias. La Ordenación será en la Catedral de Sololá.

     Diego Mendoza está en la parroquia de Nahualá; Antonio Tacaxoy es formador en el Seminario Menor; Juan Guerra ayuda en la parroquia de San Martín de Tours; Santiago Tzep labora en la parroquia de Santa Teresa del Niño Jesús y de San Francisco Javier, en la Boca Costa; y Policarpio Atz ayuda al P. Julio César F. en San Andrés Itzapa.

     La alegría nuestra es grande; lo es para el Seminario. Debe ser igual de grande para el Obispo, tener estos cinco candidatos a las Órdenes Sagradas. Iremos preparándonos para recibir con agradecimiento este regalo de Dios.

    Aquella vez, en tono de broma con alguien a quien le tenía mucha confianza, le sugerí un poco antes de la Ordenación: "Todavía podés echarte para atrás..." A lo que respondió: "Yo lo decidí hace mucho tiempo, desde que entré en el Seminario".

    Como sacerdote y como cristiano me da mucha alegría que otros se sumen a esta respuesta afirmativa a la llamada específica de Dios al sacerdocio, a este trabajo maravilloso de ayudar a la redención de las almas de esta forma específica.

     Si estos amigos leen estas letras, les felicito y les agradezco que ellos digan sí a Dios, pues es un bien para todos. Dios les bendiga.

domingo, 22 de marzo de 2015

Mi pastoral en este domingo

Esta foto está tomada en la iglesia de Santiago Atitlán.

    Ayer volví de Santiago Atitlán, después de mi viaje al volcán. Pero, hoy he vuelto allá, vía lacustre, para echar una mano a mis hermanos sacerdotes, celebrando una Misa, ya que estaban desbordados. No sólo por la fraternidad sacerdotal, sino también por la hospitalidad que han tenido con nosotros, con gusto he ido. Me llevó la mañana en este menester.

     Una de las manifestaciones de la piedad de los feligreses de Santiago Atitlán es la piadosa y numerosa participación que tienen en la Santa Misa. Pero siempre me ha resultado simpático y edificante la candidez y confianza de los niños que, cuando el sacerdote entra en la iglesia en procesión, los niños se le pegan: toman la mano del sacerdote -cuantos pueden tocarle, apiñados en las manos- y lo acompañan hasta la entrada del presbiterio. ¡Qué buena compañía que ayuda a introducirse en la celebración eucarística! Un tanto igual hacen al terminar la Santa Misa, al volver a la sacristía.

     Esto fue lo que viví en la mañana, entre otras cosas. Además, siempre he disfrutado de viajar en lancha atravesando el Lago. ¡Qué maravilla la que tenemos aquí, que podemos disfrutar con cierta facilidad!

     Por la tarde, después de saludar al Obispo y a los padres de los seminaristas, que han estado aquí en nuestra casa de formación en este "Día de las Familias", he ido a celebrar la Santa Misa en la EFA, Escuela de Formación Agrícola para jovencitos que estudian Básico y Diversificado. Esta EFA se sitúa en las afueras del pueblo de Sololá y es uno de los centros en donde los seminaristas hacen pastoral.

     Han participado más de treinta muchachitos y se ha confesado la mayoría. He visto la necesidad que tienen de Dios. Con el profesor encargado, y muy apostólico, hemos convenido hacerlo con frecuencia. Hay, además, un grupo de muchachos que quieren hacer la Confirmación y se están preparando con sus catequesis.

     Siempre hay trabajo. ¡Qué bueno! Dios nos ayude para hacer el bien siempre, en todas partes.

sábado, 21 de marzo de 2015

¡Vaya Volcán el de Atitlán!

    Hace dos semanas subí, con alumnos del Seminario, el volcán Tolimán, que mide menos de 3,200 metros sobre el nivel del mar. En esta ocasión -entre ayer y hoy-, subí, con otros alumnos del Seminario, el volcán Atitlán, que está a la par del de Tolimán, detrás, viéndole desde el Lago. Este volcán se eleva a la altura de poco más de 3,500 kilómetros. Estaba leyendo algo sobre el Volcán y me entero que su última erupción fue de 1853. Con razón las "calderas" que tiene casi en la cumbre y en la cumbre misma, es decir, un sitio caliente que suelta vapor. Son una especie de respiraderos del volcán.

     Bueno, la cosa es que disfruté nuevamente, aunque me cansó más que hace dos semanas, en mi anterior ascenso, pues el terreno de la cúspide era más o menos impracticable. Pongo alguna foto de ello.

     En esta ocasión acompañé a los alumnos de Primero de Filosofía y el P. Marvin. Fue un grupo alegre, que no se cansaba de bromear y conversar mientras ascendían. Eso indica que no les costaba demasiado. Dormimos a la mitad, más o menos, del Volcán. El sitio y el clima fueron más amigables que hace una semana, que nos sopló un viento frío y continuo.

    El ascenso de esta madrugada -para intentar ver el amanecer- y el descenso nos han agotado bastante. Además, no tuvimos el lujo de ver el amanecer, pues el día estuvo nublado, aunque tuvimos unos momentos de éxtasis cuando las nubes nos lo permitían.

     Lo que fue una experiencia inigualable fue la posibilidad de celebrar la Santa Misa en la cumbre. Aunque con cierto frío, pudimos celebrar con piedad, con un altar hecho de piedras y con una cubierta de madera que habíamos preparado a propósito. Me recordó los altares que construían los patriarcas en el AT para ofrecer algún sacrificio al Señor. En determinado momento la niebla cedió; mientras decía la breve homilía, fue como una caricia de Dios que el radiante sol nos iluminara y calentara un poco.

    En fin, he disfrutado, he convivido, he conocido un poco más a nuestros muchachos, y he aprovechado a purgar un poco mis pecados y rezar por tantas intenciones.
Aunque no tuvimos la suerte de ver el amanecer, tuvimos otros regalos grandes. Ha merecido totalmente la pena.

Suerte de principiante. Me salió esta foto casi sin querer...

Viendo hacia el lago, una maravilla: la cadena de volcanes que se alza hacia el Occidente.

Unas sorprendentes flores que crecen maravillosamente en la cumbre, en esa piedra volcánica.

Mientras descendíamos. La parte última del ascenso es en este terreno difícil.

Este "trabajo" fue la recompensa, y más... Pudimos celebrar la Santa Misa arriba. Espero que a Dios le haya agradado nuestro esfuerzo y "nuestro" Sacrificio.

viernes, 20 de marzo de 2015

Con los alumnos de Filosofía, subiremos el Volcán Atitlán

Esta foto la tomé hace dos semanas, estando sobre el Volcán Tolimán.
     Estamos en el equinoccio de primavera. Y en este día señalado me aventuro, con nuevos compañeros, a subir el Volcán de Atitlán, el vecino al Tolimán que subimos hace dos semanas. Esta vez con los alumnos de Primero de Filosofía, acompañados del P. Marvin. Para mí, será la primera vez que suba el Atitlán.

     Gente nueva en la aventura, algunos que tendrán la experiencia por primera vez. Allí les acompañaremos. Está previsto que, nuevamente, pernoctemos en el volcán. A ver si nos hace menos viento que la vez pasada, pero no menos frío. ¿Podremos contemplar la maravilla divina del amanecer? Las nubes no lo auguran mucho... Ya contaremos algo cuando, Dios mediante, volvamos.

jueves, 19 de marzo de 2015

Fiesta de San José en el Seminario

    Gran fiesta hemos celebrado hoy, en honor de San José, patrono de la Iglesia, de las vocaciones y del Seminario Menor de nuestra Diócesis. Me recuerdo haber organizado también algunas veces esta fiesta, siendo formador en el Seminario Menor in illo tempore. Ahora tenemos el gusto de unirnos a la fiesta que organiza el Seminario Menor con el Seminario Mayor.

     Una jornada piadosa, alegre y de familia. Hemos compartido el deporte, el esparcimiento, el descanso, la Misa y la mesa.

     Personalmente, también he renovado mi entrega a Dios, dispuesto a seguir los pasos de Jesús, a semejanza de como le sirvió San José. La santidad de San José, tan cercana, candorosa y esforzada, nos alienta en esta entrega.

     Hemos subido unas fotos en el blog del Seminario, que les invito a que vean. Muestran un poco las actividades y la alegría que vivimos hoy. ¡Felicidades, seminaristas menores, por su fiesta!
Cuando los corredores estaban preparándose para la competencia.

La imagen de San José que se encuentra en el Seminario Mayor.

Así rodeábamos el parque, con la "torre centroamericana" emblemática de Sololá al fondo.

martes, 17 de marzo de 2015

¿Son felices los sacerdotes?

     En cierto sentido, este post es continuación de la entrada de ayer, sobre "comenzar y recomenzar". La imagen del Papa riéndose es recurrente, frecuente. El Santo Padre es espontáneo y "normal". Sí, al Papa le gusta gastar bromas y contar chistes.

     Ciertamente, a veces los sacerdotes somos algo cascarrabias, pero, como dicen algunos, "en el fondo son buenos..." Además de disculparnos un poco, ¿qué dicen si pedimos por ellos?