martes, 19 de julio de 2016

Un amigo más se fue al Cielo

Descanse en paz, don Óscar Alejandro.
     “Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va”, canta una canción.

      Recientemente les había pedido oraciones por un amigo enfermo, llamado Óscar Alejandro. Pues, este amigo se nos ha ido al Cielo nada más y nada menos que en día de la Virgen del Carmen, el 16 de julio pasado.

      Fue en enero que lo conocí, junto con su esposa doña Miriam. Ambos, asiduos a la celebración eucarística diaria en el Monasterio de la Visitación, fueron muy gentiles con este sacerdote desde el inicio. Su piedad (evidente asistiendo diariamente a la Misa, consagrado “Guardia de Honor” del Sagrado Corazón) y su gentileza eran palpables.

      Durante las últimas semanas se fue agravando. Durante su hospitalización tuvo el privilegio de prepararse bien para el Cielo recibiendo el cariño de los suyos y la Unción de los enfermos, y no solo en una ocasión, ya que se fue agravando. ¡Así quisiera de morirme yo con tan magnífica preparación! Pegar ese salto al Cielo, a la Casa del Padre, nuestro destino. Confiamos en que así sea. Yo confío en tener un amigo más en el Cielo que interceda por nosotros, que nos eche una mano en nuestras luchas diarias, en las grandes y en las menudas.

     Para doña Miriam, su esposa, y a su familia, pedimos a Dios el consuelo y la fortaleza para afrontar esta separación, que no será más que esperar el momento del definitivo encuentro en Dios.

viernes, 8 de julio de 2016

Visitas en el Seminario

    El Seminario es un lugar de encuentro, un lugar en donde llegan grupos y personas que quieren conocer la institución y los lugares, un lugar de relación con sacerdotes y grupos apostólicos... Hoy estuvieron unas religiosas que hablaron de la Beata Encarnación Rosal, también andan por aquí unos seminaristas hondureños...

    Con ocasión de unos talleres de formación humana que está impartiendo el P. Benjamín García, especialista en la materia, y su compañero Ignacio los alumnos de Cuarto año de Teología de ambos seminarios -el de Sololá y el de La Asunción- se han reunido hoy aquí para compartir tiempo de formación y de convivencia, de oración y amistad. En la foto que adjunto no aparecen todos...

     En nuestro tiempo de formación, hace ya algunos años, tuvimos otros recursos de formación, que resultaron eficaces también. Ahora los alumnos del Seminario gozan de otros recursos, muy aptos para formar al futuro Sacerdote y Pastor de almas. Confiamos en que ellos lo aprovechen bien.

    Mañana, Dios mediante, participaremos de la Ordenación sacerdotal del Dcno. Marco Tulio Chaj, en San Andrés Xecul.

lunes, 4 de julio de 2016

Hemos tenido el III Encuentro vocacional en el Seminario

    Unos que terminan su formación y otros que comienzan, y otros más que se plantean su posible ingreso en el Seminario.

    Entre el sábado y ayer domingo, hemos tenido el III Encuentro de candidatos al Seminario Mayor para ingresar el otro año. En esta ocasión asistieron, más o menos, 150 jóvenes.

    Detrás de cada rostro hay una historia, una vida recorrida. Cuando les entrevisto les pregunto sobre su familia, sobre su inquietud vocacional, sobre sus ocupaciones... Hay algunos que han venido sin el apoyo de su familia; otros, con alguna otra pena familiar. Alguno se está planteando dejar los estudios universitarios o el trabajo que tiene y que le proporcionaba cierta seguridad en la vida.

     Todos, han tratado de llevar un proceso de discernimiento. Puesto que su discernimiento va por la vía del ministerio sacerdotal diocesano, se ha intentado que los jóvenes tengan contacto con su párroco y con el sacerdote delegado vocacional diocesano. Ya vamos en el tercer encuentro y faltan dos. A los jóvenes que han venido desde el primer encuentro ya les vamos conociendo, ellos también a nosotros, y van planteándose mejor, en su perspectiva, lo que pretenden.

     Desde luego, todo esto lo ponemos en las manos de Dios y de la Virgen, Nuestra Señora de la Asunción. Quienes hayan estado enterados de nuestra intención y nos han encomendado, gracias.


Imagen con fines ilustrativos.


Mientras se daban las entrevistas con formadores, el resto estaba en animada convivencia. Es la mañana del domingo.

domingo, 3 de julio de 2016

Colaborar para conseguir la paz familiar

Una familia "de por aquí", una familia cualquiera, como la tuya y la mía, que lucha porque todos vivan felices en el hogar.
    Entre los temas de la misión y la familia ha discurrido hoy mi homilía, con ocasión de la lectura del Evangelio (Lc 10,1-9). El bendicional suele utilizar esta propuesta para proclamar en el rito de la bendición de una casa.

     Cuando entren en una casa digan "Shalom", dice nuestro Señor, "Paz". Es el saludo de los judíos. Un don de Dios, un don sobrenatural, que hemos de cultivar también en nuestra casa. La paz de Dios en nuestro corazón es insustituible en el fundamento de la paz que reine en la casa. Si no hay paz en el corazón, no habrá verdadera paz entre los miembros de la familia.

     Luego, cultivaremos también las demás virtudes, humanas y sobrenaturales, que nos ayuden a conseguir y a cultivar la paz, por ejemplo la COMPRENSIÓN y la PACIENCIA. Tantas veces nos dejamos llevar por los arrebatos.

     En esa ocasión, viene bien aquel consejo del Santo Padre: si los esposos se tiran los platos, que se los tiren; pero que al final del día no se pongan a descansar sin haber hecho las pases. Y, después, ¡a reponer la vajilla rota!

     Saludos, amigos, en este domingo.

martes, 28 de junio de 2016

Festejo adelantado de aniversario sacerdotal

    En las vísperas de la fiesta de los santos apóstoles san Pedro y San Pablo, los alumnos que viven en mi módulo me han celebrado por adelantado la fiesta de aniversario de ordenación que, Dios mediante, será en escasos días. ¡16 añitos! Como si nada, han ido desgranándose poco a poco sin sentir.

    Hoy hubo cena con música y convivencia; después, una película. La Santa Misa la celebraré con ellos un día después a la fecha, debido a que ambos, ellos y yo, estamos ocupados en mil historias.

     Como solemos decir, aquí también: ¡no he sentido el tiempo! El Rector del Seminario, por su parte, celebró 18 años de sacerdote el pasado 24 de junio, solemnidad del nacimiento de San Juan Bautista. El aniversario de nuestra ordenación, la de mis compañeros y yo, es en la memoria de los santos protomártires romanos.

    En las palabras de agasajo que pronunció Celso, cuya trama fue, ciertamente, las maravillas del sacerdocio, no hizo más que ponerme delante lo poco que he hecho y lo mucho que me falta por alcanzar el ideal de la identificación con Cristo. Me he confiado a las oraciones de mis amigos del edificio de San Pío X, en donde vivimos, y les he agradecido el festejo.

Mis amigos habitantes del edificio San Pío X. Hay alumnos de los cuatro años de Teología.

Para que vean que es verdad lo que les escribo. Gracias, amigos, por la celebración.
Éste fue mi bonito regalo.

Festejo adelantado de aniversario sacerdotal

    En las vísperas de la fiesta de los santos apóstoles san Pedro y San Pablo, los alumnos que viven en mi módulo me han celebrado por adelantado la fiesta de aniversario de ordenación que, Dios mediante, será en escasos días. ¡16 añitos! Como si nada, han ido desgranándose poco a poco sin sentir.

    Hoy hubo cena con música y convivencia; después, una película. La Santa Misa la celebraré con ellos un día después a la fecha, debido a que ambos, ellos y yo, estamos ocupados en mil historias.

     Como solemos decir, aquí también: ¡no he sentido el tiempo! El Rector del Seminario, por su parte, celebró 18 años de sacerdote el pasado 24 de junio, solemnidad del nacimiento de San Juan Bautista. El aniversario de nuestra ordenación, la de mis compañeros y yo, es en la memoria de los santos protomártires romanos.

    En las palabras de agasajo que pronunció Celso, cuya trama fue, ciertamente, las maravillas del sacerdocio, no hizo más que ponerme delante lo poco que he hecho y lo mucho que me falta por alcanzar el ideal de la identificación con Cristo. Me he confiado a las oraciones de mis amigos del edificio de San Pío X, en donde vivimos, y les he agradecido el festejo.

Mis amigos habitantes del edificio San Pío X. Hay alumnos de los cuatro años de Teología.

Para que vean que es verdad lo que les escribo. Gracias, amigos, por la celebración.
Éste fue mi bonito regalo.

lunes, 27 de junio de 2016

Sus oraciones por un ordenando, por favor, que hará su retiro espiritual


     Hoy hube de ir a que le den un "car-wash" al carrito que uso, pues estaba ya impresentable. Mientras estaban en la labor, la dependiente, al ver que andaba con mi "uniforme", me preguntó en dónde trabajaba, y le dije que trabajaba en el Seminario, en donde se forman los futuros sacerdotes del país. Con buen modo me preguntó por la forma cómo se daba el llamado, el proceso de formación de los jóvenes y lo que estudiaban. Le sorprendió lo que se hace para llegar a ser sacerdotes.

      Los meses siguientes (Julio-Agosto) habrá varias ordenaciones en las diferentes diócesis de Guatemala, por lo que le damos gracias a Dios, porque poco a poco se palia la sed de sacerdotes que padece la Iglesia en nuestro país. Pero está contemplado tener unos días de retiro espiritual previos a la ordenación, ya sean laicos que se ordenarán de diáconos o diáconos que se ordenarán de presbíteros.

     Hoy tendré el gusto y el honor de predicar las meditaciones del retiro a un amigo y antiguo alumno de la Arquidiócesis de Los Altos, el Dcno. Marco Tulio, que se ordenará en menos de quince días. El retiro será aquí mismo en el Seminario, pero con plan aparte, por supuesto, al de la vida del Seminario. Por esta intención -por el predicador, pero especialmente por el Diácono-, les pido una oración.

domingo, 26 de junio de 2016

"Y tú, laico, ¿tienes vocación divina?" Hoy, fiesta de San Josemaría Escrivá

     Hoy las lecturas de la Misa (Domingo XIII ciclo C del Tiempo Ordinario) nos invitan a considerar la realidad de la vocación. Interpelaba a mi público hoy: "¿Tienen vocación los sacerdotes? Es obvio. ¿Tienen vocación los religiosos? No se duda. Y ustedes, los lacios, ¿tienen vocación divina?" Y se quedaron callados.

     San Josemaría Escrivá, cuya fiesta litúrgica se celebra hoy -aunque prevalece la solemnidad del Señor en domingo-, enseñaba que los laicos tienen también vocación auténtica, divina. Llamados por Dios en el bautismo a ser hijos suyos y santos en medio del mundo, también están llamados al apostolado (a llevar a las almas a Dios).

     Cuelgo ahora este video de predicación esencial de San Josemaría, a quien el Papa Juan Pablo II llamó "el santo de lo ordinario". En efecto, los laicos viven en el mundo, en las realidades menudas y ordinarias, en donde deben encontrar a Dios. Dios les ha dado gran misión.

sábado, 25 de junio de 2016

Volvemos a escribir. Conviviendo en el Seminario

Los de negro son de "Suchi-Reu", y el resto estamos de blanco. En total, los alumnos de Sololá son 10 y los de Suchi son 9. Justos para el partido de basket.
     Después de un tiempo de descanso que me di, vuelvo a escribir unas letras. Siempre viene bien descansar un poco, incluso en lo que a uno le gusta... Hemos comenzado de lleno el segundo semestre en el Seminario y las actividades de formación se suceden.

     El día sábado, cuando los seminaristas están en casa y no han ido de pastoral, es para el trabajo ordinario y la convivencia. Por la tarde hay un tiempo de deporte. Hoy, algunos alumnos tuvieron la iniciativa de un encuentro de basket ball entre dos grupos diocesanos: los de Suchitepéquez-Retalhuleu y los de Sololá-Chimaltenango, con la excusa de que ambas diócesis formaban una en común: la de Sololá, eso, hasta 1997.

     ¿Quién habrá ganado? Todos, con la sana competencia, la convivencia y el refrigerio final. Me alegró mucho participar de este alegre encuentro.

     Mañana, fiesta de San Josemaría Escrivá, aunque litúrgicamente no se celebre en el calendario porque cae en domingo.

lunes, 13 de junio de 2016

"Lo mejor para el Señor"

   Hoy he celebrado una Santa Misa de Primeras Comuniones, en concreto, la Primera Comunión de Gabrielita. Los niños se prepararon concienzudamente para su primera Confesión también. Ciertamente, si preparamos tanto la Primera Comunión, hemos de ser igual de esmerados en la recepción de nuestras demás Comuniones.

   Es que, para los cristianos, la Primera Comunión es el inicio de una historia de unión de vida más íntima con Dios. Sabemos y creemos firmemente de que la Eucaristía es el Hijo de Dios que se hizo hombre perfecto, y que se nos entrega como alimento. Por eso nuestro culto esmerado, cariñoso y de adoración a la Eucaristía.

   Ha sucedido recientemente la celebración del Corpus Christi. En algunas pueblos se ha celebrado más recientemente. Una familia amiga de Ciénaga Grande (San José Pinula) me envió las fotos que subo y que han sido del Descanso que elaboraron. Les felicito por lo bonito que quedó. Así entra por los ojos que lo mejor es para el Señor.

domingo, 12 de junio de 2016

Días de descanso, pensando en la familia

   Estos días han sido para mí un gran respiro, en medio del trajinar corriente del trabajo ministerial y de formación en el Seminario. Como supondrán, queridos amigos lectores, al terminar un semestre se vive la vida con mayor intensidad, requerido por mil historias, si no dos mil...

   En una charla que escuché durante estos días, que estoy empleando para participar de una convivencia sacerdotal y de formación, me removió el tema de la vida y la familia, de su gran valor para la Iglesia y la humanidad, y de su precaria seguridad y defensa que encuentran en la sociedad y en la política, y de que no debemos dormir mientras los otros las deshacen.

    Si hemos de preocuparnos del tema, pensemos qué estamos haciendo para protegerlas y promoverlas allí donde estamos, en las cosas pequeñas, intentando resguardarlas en nuestra familia y nuestras circunstancias, aunque cueste. Ya hablaremos más veces del tema en este espacio.

    Dios los guarde, amigos, en este domingo.

viernes, 3 de junio de 2016

Peregrinación a La Antigua Guatemala

     Hoy celebramos la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, ¡y de qué manera! Como lo comentaba ayer, hoy fuimos de peregrinación hacia La Antigua Guatemala. Ciertamente, he de corregir un dato que daba ayer: el destino de nuestra peregrinación no era el templo de San Francisco sino "la Catedral" de la Antigua Guatemala.

     Algo propio de la locura de los jóvenes, dispuesta a cualquier barbaridad, nuestra peregrinación comenzó a la media noche de hoy, después de haber descanso un mínimo. Los jóvenes estaban bien dispuestos, y el ambiente bastante particular: las luces de la calzada, la música y sonido que acompañaba la comitiva, el cielo nublado con el suelo húmedo por la lluvia recién acontecida. Pero, bien animados, comenzamos la peregrinación, alumnos y formadores.

    Los temores iniciales se cumplieron: recién pasado el paso a desnivel hacia Ciudad San Cristóbal empezó a lloviznar. Quien estaba preparado se puso protección. La mayoría se fue, aventurado, sin con qué cubrirse. Un poco más arriba comenzó a llover de verdad. Nos tocó subir hacia San Lucas Sacatepéquez con una lluvia respetable, que nos mojó los zapatos suficientemente. Aún así, andábamos alegres en la peregrinación. Aunque, ciertamente, el grupo compacto del inicio poco a poco se fue desgajando.

     Puesto que salimos temprano, a medida que pasaba el tiempo íbamos absorbiendo más y más kilómetros, algunos ya bien empapados. Fuimos recorriendo el camino aprovechando platicar y rezar, principalmente el Santo Rosario, encomendando también muchas intenciones.

    Íbamos llegando a La Antigua y aún no aclaraba el día... Es que, en verdad, habíamos emprendido la peregrinación muy temprano. Los primeros que llegaron lo hicieron hacia las 5:15 de la mañana; los últimos llegaron a las 6:30. En total, recorrimos 27 kilómetros -un trayecto respetable-.

    La cauda fue lo siguiente: abundantes dolores en las piernas y en los pies, anécdotas de todo tipo, cuatro formadores bien satisfechos de su esfuerzo, además de los alumnos, y una buena indulgencia plenaria, alegría de los piadosos.

     En broma, con los dolores en las extremidades, algunos estaban averiguando de quién fue semejante idea... Pero todos bien felices.

    Después de un reconfortante descanso celebramos la Santa Misa, acto litúrgico para ganar la indulgencia plenaria. La celebró el P. Carlos, rector del Seminario y la concelebramos los otros formadores.

    Agradecemos a los sacerdotes que nos recibieron y atendieron en la parroquia de la Catedral de Antigua, al P. Eddy y al P. Carlos. Dejo algunas fotos conmemorativas.

Aquí estamos arribando a la Antigua Guatemala.


Estábamos llegando a Antigua cuando amanecía. Ésta es la primera foto que tomé.

En el camino, mirando hacia el templo de San Francisco y con el volcán de Agua al fondo.


Los cuatro formadores satisfechos de su esfuerzo.

Tan cansados, que no importa dónde reposa uno que se duerme.

Una especie de monje..., con su guitarra. Reposando, tomando respiro.

Se nota el buen ambiente que reinaba al terminar la pegrinación.

El P. Walver, de pie, y el P. Melecio, sentado y con sombrero.

Rendido, a este amigo no le importó tampoco dónde reposar.

Al llegar, fuimos recibidos en la hermosa casa parroquial.

Durante la Santa Misa. Los formadores concelebrando.

jueves, 2 de junio de 2016

Mañana viernes, saldremos de peregrinación hacia La Antigua Guatemala

     Los seminaristas están terminando su retiro anual. Como culminación espléndida del retiro será nuestra peregrinación de mañana a la Antigua Guatemala, al templo de San Francisco, en donde se encuentran los restos de nuestro querido Hermano Pedro de Betancourt ("acordaos, hermanos -pregonaba por la Ciudad colonial moviendo su campana-, que un alma tenemos; y, si la perdemos, no la recobramos").

    Mañana, de madrugada, tomaremos camino por la carretera Interamericana hasta llegar a San Lucas Sacatepéquez; luego enfilaremos hacia la Antigua Guatemala. En total, me parece que son unos 25 kilómetros los que caminaremos. Esperamos llegar en las primeras horas de la mañana, celebrar la Santa Misa en San Francisco y ganar la indulgencia plenaria en este Año de la Misericordia.

     Con esta actividad se terminaría el primer semestre de este año. Los seminaristas tendrán una semana de descanso y volverán al seminario, prontos y animados, para empezar el segundo semestre.

    Nos encomendamos a sus oraciones.

miércoles, 1 de junio de 2016

Procesión del Corpus Christi en Patzicía en el 2016

     Tenía pendiente publicar estas fotos del Corpus Christi vivido en Patzicía, mi pueblo, en donde tuve la oportunidad de vivir ese acto de fe de la procesión eucarística. Después de celebrar pronto aquí en la Capital, me marché presuroso a mi pueblo. Llegué a la hora de la procesión, después de la celebración eucarística. Íbamos a ser tres sacerdotes en la procesión, el P. Celvin -el párroco-, el P. Yovani -natural de Patzicía y formador en el Seminario diocesano- y yo.

     Las fotos expresan la fe y el primor con que se elaboraron las alfombras y las capillas. Con mucho esfuerzo, cada vez nuestra gente se esmera más en expresarle al Señor estas delicadezas. Gracias, amigos y hermanos de Patzicía, por esta expresión de fe.

     Le agradezco a Rosario M. por cederme las fotos que ahora publico, también a Luis M. Dios bendiga a toda mi gente de "Patzi".


En pleno trabajo. Así es como se hacen las alfombras, poniendo primor en cada detalle.




Así lucía la alfombra que inauguraba el recorrido. Al volver a la iglesia debía haber otra alfombra.




Desde la iglesia, viendo hacia la plaza.




Cuatro son las capillas durante el recorrido. La segunda fue ésta.
























La tercera capilla representó el sueño de Jacob y la escala de ángeles.


También, antes del recorrido, confeccionando la alfombra.



Mientras elaboraban la alfombra de fondo azul.




Se nota el ambiente de fiesta.

La cuarta capilla representó la escena de la resurrección del Señor.




Una vista maravillosa de alfombra y fieles.


La fiesta se vive en familia.






Volviendo a la iglesia, terminada la procesión.


En el momento en que el párroco, el P. Celvin, daba la bendición con el Santísimo.


Así quedó expuesto el Santísimo Sacramento durante el día, hasta antes de la Misa de la tarde.