miércoles, 18 de enero de 2017

Una foto que me recordó a mis amigos

     Me encontré esta foto en mi archivo. Es de febrero del 2010. Todos los de la foto somos sacerdotes. Me recuerdo de Nelson, Dennis, Vrux, Marcelo, Wilson y Françoá... Hay tres más a quienes no conocía y se sumaron a esa celebración. Un grupo vivía en una residencia en la Plaza de los Tilos, y otros vivíamos en una residencia de la Calle Iturrama, en Pamplona.

     Eso fue hace siete años... ¿Cómo estaremos ahora los sacerdotes? ¿Cómo nos habrán "afectado" estos años? ¿En dónde estamos realizando nuestro trabajo?

     Con algunos todavía me comunico; ya no es tan fácil. Pero da alegría haberlos conocido y pensar de que ahora está, cada uno, edificando el Reino de Dios y la Iglesia en donde Dios quiere y en donde se necesita. Si ven esta foto, amigos, un saludo cordial.



martes, 17 de enero de 2017

Sacerdotes alegres...

La sonrisa auténtica y natural del Papa Francisco.
     Si la descuidamos, la vida comunitaria se puede volver triste y pesada, ver el rostro de la otra persona quizá no me diga ya nada y la relación se vuelve mera formularia y distante. Vienen entonces refugiarse en otras cosas, cada uno con su vida. Se va descuidando el horario y el encuentro con los otros, se refugia uno en lo que satisface el egoísmo y no se abre uno a los demás.

    ¿A qué viene esto? Es que hoy, particularmente, me he fijado en un regalo que tengo en el Seminario: la convivencia no sólo con los seminaristas sino con los formadores es muy pero muy fraterna. Hoy la cena fue entre risas y más risas, como en muchas ocasiones.

     Viene a mi memoria aquella película de Juan Manuel Cotelo "La Última Cima". En el inicio, preguntan a varias personas en España: "¿Ha visto a algún cura alegre?" La mayoría, tras pensarlo un poco, dice que no. Los sacerdotes deberíamos ser los más alegres. Todos, porque somos hijos de Dios.

lunes, 16 de enero de 2017

"Mi nombre es..."

    Estamos en los inicios del curso académico en el Seminario, ésta es nuestra segunda semana, segunda semana de clases. Para alguien que se dedica y ama la docencia, está emocionado en este inicio, también lo estamos en el Seminario. Personalmente, tengo ilusión por seguir leyendo y formándome en mi área, también en las otras, para transmitir lo que he ido aprendiendo de la Biblia.

      Pero una de los gajes de este oficio es aprenderse los nombres de los nuevos alumnos en esta etapa de la Teología. Sin pretender que se me queden a la primera, les pregunto por él: "¿Cómo te llamás?", porque aquí, cuando  hay confianza, utilizamos el "vos" en el trato. Así, nos podemos encontrar con la gracia del registrador civil  o de la poca formación de los implicados, que inscribieron a los ahora seminaristas con nombres a veces un poco raros. Me resultó gracioso que, cuando le dije que había en el grado otro del mismo nombre, uno me respondió: "No. Él se llama 'Marvín' y yo 'Marvin'". Así los distinguen en el grado.

     Ustedes deben conocer otros sujetos con nombres un poco raros... Espero aprenderme bien los nombres de los jóvenes, incluidas las faltas de ortografía.

sábado, 14 de enero de 2017

Nuevas noticias de ordenaciones diaconales

    Con mucha alegría recibí en el correo electrónico la noticia de nuevas ordenaciones diaconales en la Diócesis de Sololá-Chimaltenango, en dos fechas.

     El 25 de marzo se ordenarán:
-- Mario Ajuchán,
-- Valerio Jeatz,
-- Edwin Omar Sut,
-- Manuel Antonio Tubín.

     En el primer día del mes de julio se prevé que sean ordenados:
-- José Arnoldo Canú,
-- Mauricio Chapén,
-- Pablo Manfreddy Guachiac.

     En su recorrido, estos jóvenes recordaron tantas veces en qué momento hicieron la opción fundamental por este camino sacerdotal. Tantas veces, también habrán pasado por experiencias difíciles que, incluso, les haya llevado a repensar su opción. Después de su preparación inicial en la familia y, luego, en el Seminario, ahora están a las puertas de la Ordenación diaconal, momento que marcará su vida y habrá un cambio total: pasan de ser laicos a ser clérigos.

     Confiamos a la Virgen la consecución de su intención. Damos gracias a Dios por este regalo de nuevos clérigos, pronto sacerdotes.

viernes, 13 de enero de 2017

Disfruta el momento presente

     Recientemente me llegó un video motivacional del que podemos aprender algunas cosas, sobre todo a valorar y disfrutar de lo que tenemos y de lo que hacemos. Transcribo:

    Hoy estuve pensando en la mala costumbre que tenemos los seres humanos de valorar algo solamente en su ausencia. Valoramos el dinero cuando nos falta. Valoramos el tiempo cuando estamos muriendo. valoramos la familia cuando la perdimos. valoramos el frío cuando hace calor y deseamos que haga calor cuando hace frío. Nos quejamos porque tenemos que ir a trabajar y si no tenemos trabajo también porque nos falta, y entonces es cuando se valora el trabajo sea cual sea. 

     ... Solamente cuando recibimos un golpe bajo, dejamos de posponer la vida para después. Vivimos de recuerdos del pasado, o anhelando un futuro que ni sabemos si vamos a alcanzar... (Nos quejamos de todo lo que nos falta y nos olvidamos de disfrutar de lo que tenemos... El ayer ya pasó y el futuro es incierto. Solamente nos queda vivir aquí y ahora y sembrar lo mejor que tengamos, confiando en que vamos a cosechar lo mejor después.

    Hasta aquí lo que se lee en el video. Y entra en la proposición concreta de disfrutar lo que tenemos y de lo que hacemos. Miremos siempre lo positivo, porque siempre lo hay.

     No quiero contradecir con esta entrada lo que dice la primera lectura de la Misa de mañana, tomada de la Carta a los Hebreos (4,12-16), sobre la eficacia de la Palabra de Dios para iluminar nuestra vida, sin necesidad de prestar pensamientos a los demás. Un creyente puede encontrar allí lo que necesita.

     Disfrutar el momento, como esta muchachita baterista.

jueves, 12 de enero de 2017

En caso de emergencia, cualquiera puede bautizar

     Hoy, entre los quehaceres ministeriales propios de este trabajo de formador, me pidieron favor que celebrara la Santa Misa de cuerpo presente. Era UN NIÑO de un mes QUE NO PUDO SER BAUTIZADO.

     Pregunté y me dijeron que no lo habían podido bautizar porque estaba tan malo de salud que no lo habían podido llevar a la iglesia para que lo bautice el sacerdote. Entonces, le expliqué al joven que me lo contaba que, EN CASO DE EMERGENCIA, es decir, en peligro de muerte, CUALQUIER PERSONA, incluso un no cristiano, puede bautizar. CONVIENE QUE LO SEPAMOS, pues podemos ayudar a muchas almas a que se salven. A continuación los criterios.

     El Bautismo es la puerta de los demás sacramentos, es el sacramento que nos introduce en la vida divina lavándonos del pecado original ("por el Bautismo somos liberados del pecado" CEC n. 1223) y dándonos la vida de Dios. Es tan importante para la salvación (''el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios", Jn 3,3; "el que crea y se bautice, se salvará", Mc 16,16), que no podemos dormirnos dejándolo para después.

     Ministro del Bautismo. El ministro ordinario del Bautismo es el ministro ordenado (dígase: obispo, presbítero o diácono). En caso de peligro de muerte, el ministro extraordinario del Bautismo es cualquier persona (incluso un no cristiano).

     Criterio: en caso de peligro de muerte, cualquier persona puede bautizar, con dos condiciones: 1) rociando agua tres veces sobre la cabeza del que se ha de bautizar invocando la fórmula bautismal trinitaria ("Yo te bautizo en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo"); 2) tener la intención implícita que la Iglesia tiene al bautizar a alguien (el sacramento borra el pecado original, hace al sujeto hijo de Dios y miembro de la Iglesia...). Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica n. 1256.

     En fin, me dio mucha pena el dolor de los padres y traté de ayudarles a que el consuelo de Dios les llegue o sea un poco más evidente. La celebración de la Santa Misa, para los que tenemos fe, es siempre un gran consuelo.


martes, 10 de enero de 2017

Jesús sí, la Iglesia también

     Así titulaba un libro suyo Mons. Ricardo Blázquez, actual Arzobispo de Valladolid España: "Jesús sí, la Iglesia también" (1983). Creo en la Iglesia, "a pesar de los pesares", decía San Josemaría, refiriéndose a nuestros pecados. Me vino a la cabeza leyendo aquel libro que les había mencionado: "La vocación de san Mateo". Leí esta preciosa historia, arguyendo el autor que las palabras de aquella sencilla mujer le habían dado mejor lección que muchos libros de teología. Dice:

     "Esta temporada he aprendido mucho cuidando a mi madre hasta que murió. Realmente con los años se había vuelto un tanto maniática, repetía muchas veces las mismas cosas, no entendía la educación que dábamos a nuestros hijos, se quejaba de dolores reales o imaginarios... Tanto mi marido como mis hijos, aunque la apreciaban, comentaban con frecuencia lo pesada que estaba la abuelita. Eso me hacía sufrir. Yo veía, como ellos, todas estas cosas pero el cariño que le profesaba me hacía superarlo. Al fin y al cabo, de ella había recibido la vida, la educación, la fe... Le toleraba muchas cosas que probablemente no aguantaría a otra anciana... Cuidando a mi madre he aprendido a amar a la Iglesia. También en ella descubro defectos, cosas que no me gustan, actitudes que me hacen sufrir pero todo lo sobrellevo porque de ella he recibido a Cristo".

lunes, 9 de enero de 2017

En la fiesta del Bautismo del Señor

    Ayer celebramos la solemnidad de la Manifestación del Señor a todos los pueblos (Epifanía), representados en los Magos de Oriente que llegaron para adorarle. Hoy celebramos, como conclusión de las fiestas de Navidad, la fiesta del Bautismo del Señor.

    Leía de un autor espiritual que el sacramento del Bautismo que recibimos, nos ha hecho hijos de Dios, capaces de una relación de intimidad y de amor con Él, que ya no somos sólo creaturas sino hijos de Dios.

     Y me recordé de una catecúmena que bauticé recientemente: llevaba varios años de estar unida sin casarse con su esposo. Pero con la particularidad de que había crecido en una iglesia evangélica y quería bautizarse. Después de formarse para recibir los sacramentos, en una misma celebración eucarística recibió los sacramentos del Bautismo, Confirmación, Eucaristía y Matrimonio.

     ¿Pueden imaginarse lo que sucede en el alma de alguien que es bautizado? No sólo la limpia Dios sino que la inunda de su Presencia Santísima. Dios la dispone de tal manera que Él se siente feliz en esa alma. Y esa Presencia divina está llamada a afianzarse y crecer.

     Insisto: en vez de celebrar nuestro cumpleaños, deberíamos celebrar nuestro Bautismo. O celebramos los dos...

domingo, 8 de enero de 2017

¡Bienvenidos, seminaristas!

La capilla de la etapa de Teología del Seminario, en Guatemala.
     Tanto en la etapa de Filosofía como en la de Teología, el inicio de labores en el Seminario de La Asunción es hoy. Con gran alegría, saludando a diestra y siniestra, estamos dando la bienvenida a los jóvenes que cursarán sus estudios y continuarán con su formación sacerdotal en este Seminario.

    El año pasado iniciaron algunos que, al cursar Cuarto de Teología, fue su último año y ahora están en su Diócesis, en etapa de pastoral. Hasta ahora uno de ellos se ha ordenado: el Dcno. Fredy Zepeda, de la Diócesis de Santa Rosa. Unos más cursarán este Cuatro de Teología y será su último año. Es cierto que tendrán que empeñarse en su formación, pero les aseguramos que no sentirán los diez meses de formación que distan hasta octubre.

     Algunos otros, en esta etapa de Teología en donde realizo mi labor, ingresan después de la experiencia de la etapa de Filosofía, con un ritmo de vida peculiar. Ahora serán los más "pequeños" de la casa y aprenderán el funcionamiento y se adaptarán al nuevo ritmo. Desde luego que comporta una gran responsabilidad y gran aventura para ellos iniciar esta recta final de su formación institucional: han pasado el "ecuador" de su formación (regularmente, ya sólo les queda la mitad del tiempo).

     Para los de Segundo y Tercer año de Teología no es un año más, pues con semejante afán se empeñarán en avanzar en su formación. En efecto, no puede haber un joven que venga a pasar el tiempo aquí, pues es grande la responsabilidad presente y la futura, de cara a Dios y de los futuros feligreses.

    En cuanto a los formadores, después de la ayuda del P. Melecio Lemus que fue formador de este Seminario durante cinco años y que ahora pasará a ayudar en una parroquia de su Diócesis de Zacapa, le sustituye el P. Vinicio Sandoval, hasta hace dos días párroco de una cercana parroquia, a quien damos la bienvenida en el equipo de formadores.

     Ponemos en las manos de Dios nuestros afanes y proyectos. Dios y la Virgen nos ayuden en su consecución.

     ¡Les damos la bienvenida, jóvenes!

viernes, 6 de enero de 2017

"Un cuentecillo: 'El tesoro escondido'"

Semejante a la perla, que es un "tesoro escondido": desde fuera nadie sabe su valor, o quizá valga sólo para alguno.
     Este "cuentecillo" lo he tomado de un libro que estoy leyendo y ha servido al autor para ilustrar lo que le pasó con una pintura de Caravaggio en la Capilla Contarelli en la iglesia de San Luis de los Franceses (Roma). El libro se titula "La vocación de San Mateo. Diálogo con el cuadro de Caravaggio" de Antonio González Paz. Dice el cuento:

      Cierto día un hombre encontró un tesoro escondido en el campo. Ocultó su hallazgo y, lleno de alegría, vendió todo lo que tenía y compró aquella parcela.

     Pasado el tiempo prudencial, buscó peritos que tasaran el valor del descubrimiento. Sólo entonces supo que era simple chatarra sin ningún valor: nadie ofreció nada por todo aquello. Sus vecinos, cuando se enteraron, se burlaron de él, viéndole arruinado y con una colección de metales oxidados. Sin embargo, él no perdió la alegría: sabía que tenía un tesoro.

jueves, 5 de enero de 2017

Una buena película: "Manos Milagrosas"

Ben Carson es un médico de ética y temor de Dios.
    Recientemente tuve la oportunidad de ver una película que me gustó mucho. En español, "Manos Milagrosas", una película del 2009 dirigida por Thomas Carter y protagonizada por Cuba Gooding y Kimberly Elise. Se trata de la historia de un médico neurocirujano estadounidense, que con mucho esfuerzo propio y de su madre llegó a ser médico reconocido. No les voy a contar cómo se desarrolla la película, para que la vean.

     Además de la historia de Ben y el esfuerzo que tuvo que poner para ser médico, también es admirable la entereza y el esfuerzo de la madre, pues era de raza negra y sin instrucción, pero logró que su hijo estudiara y fue muy buena madre. Ésta es una historia entre tantas que nosotros podemos conocer de cerca, aunque no se hagan públicas o famosas.

     Otra cosa que me gustó mucho es la importancia de la lectura y el estudio y menos televisión (ahora agregaríamos el internet y los otros aparatos), una disciplina puesta por su madre para que pudieran ser sus hijos hombres de bien y puedan lograr sus metas en la vida. También me gustó el gusto que tiene por la música clásica, que estimula la inteligencia.

     Los críticos y los que conocen la historia podrán achacarle pegas a la peli, pero la historia vale y es buena. En fin, se las recomiendo. Ojalá la pudieran ver, especialmente los jóvenes, que les estimulará a esforzarse en los estudios y a ser buenas personas, personas que sirvan a los demás.

miércoles, 4 de enero de 2017

"El sacerdote es un hombre llamado y consagrado para servir"

      Barcas y redes... Hoy, en nuestro primer día entero de retiro, nos han ayudado a recordar nuestra vocación bautismal y sacerdotal. El tema desarrollado, paso a paso, fue cómo el sacerdote es un hombre elegido y consagrado para servir. Hemos recordado la vocación de los Apóstoles y nos hemos identificado con su experiencia, hemos caído en la cuenta de la grandeza de la gracia y nuestra propia miseria.

     Personalmente, recordando la propia historia vocacional, pasé revista a los hitos de mi existencia, que me habrían encaminado a decidirme por este camino. Es cierto, todo es gracia de Dios. Puesto que no distingo momentos sobrenaturales extraordinarios, veo que Dios fue metiéndose con naturalidad en mi vida, "sin pedirme permiso", con la intervención de tantos que con poco o con mucho me fueron ayudando a encaminarme en la vida cristiana y, luego, en el discernimiento de la vocación sacerdotal.

     Me recordé de mis padres y hermanos, de nuestra oración en familia, de las personas que me hablaron de la entrega total al Señor, de la vocación sacerdotal, de la vocación a la santidad... Al fin, se armó el rompecabezas y..., ¡aquí estamos!

     "¿Arrepentido de ser sacerdote?", fue una de las preguntas que nos plantearon, haciéndonos conscientes de nuestra propia fragilidad y miseria. A veces, incluso, la gente nos puede o nos pudo echar en cara: "¿no le da vergüenza ser sacerdote y caer en esos pecados y su falta de testimonio?" A lo que nos sugirieron esta respuesta: "De mis pecados, sí me avergüenzo, pero no de ser sacerdote, porque serlo es gracia de Dios y es lo mejor que me ha pasado". Eso sí, tengo que mejorar.

    Por favor, sigan encomendando a los formadores que estamos en retiro.

martes, 3 de enero de 2017

Estaremos de retiro. Les pedimos la limosna de sus oraciones

    "Año nuevo, lucha nueva", acaba de escuchar. Es cierto, estamos iniciando este año y, aunque el ambiente y el trabajo son los mismos, siempre toca nueva tarea, la experiencia es siempre nueva, no se repite.

     En el Seminario hoy ingresamos a trabajar los formadores, antes que los seminaristas ingresen el próximo domingo. Los formadores comenzamos hoy nuestro retiro espiritual, que durará hasta el viernes por la noche, dirigido por el Fray Milton Jordán, sacerdote capuchino, amigo nuestro y profesor en el Seminario Mayor. Por esta razón, pedimos su oración para que los formadores aprovechemos este magnífico medio de formación espiritual tan necesario para quien anda en afanes de querer acercarse más al Señor.

     Los temas del retiro son magníficos: la vocación y la conversión continua en el ministerio sacerdotal. ¡Qué buenos para la reflexión de los formadores!

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Apenas comenzamos el tiempo de Navidad

    El otro día me enviaron una caricatura: Santa Claus, de tamaño grande, ocupando el lugar del Niño Jesús en el pesebre; mientras, Jesús está en brazos de María, junto a José, ambos junto al pesebre. El "Santa", uraño, no quiere obedecer a José que le está expulsando del pesebre.

     Algo así ha sucedido en nuestros tiempos: La Navidad, fuera de la Iglesia, se ha reducido a lo comercial. Quienes se dan regalos son los demás; los regalos no son para Jesús, cuyo nacimiento celebramos. Me he desilusionado un momento al ver que el lunes pasado, 26 de diciembre, no había ya ambiente de Navidad por las calles ni por las emisoras. Se gastaron pronto. En cambio, nosotros, apenas comenzamos su celebración.

     Que el Niño Dios traiga paz y alegría en sus familias y en su corazón. ¡Feliz Navidad!

viernes, 23 de diciembre de 2016

Una tarde de Confesiones

Para prepararnos bien a las fiestas de Navidad, una buena Confesión, como lo hace habitualmetne el Papa Francisco.
     En esta época, en que ciertos sacerdotes nos tomamos un poco de descanso de las labores habituales, trato de ayudar a mi párroco en este bendito trabajo de escuchar en Confesión a los cristianos que se acercan para preparar bien su corazón a la Venida de nuestro Señor.

     Sucedió especialmente ayer. Llegué a las cuatro de la tarde. Se había anunciado a la gente que habría Confesiones, que varios sacerdotes llegaríamos. En efecto, llegamos otros cuatro sacerdotes, originarios de la parroquia, para ayudar a nuestros paisanos a reconciliarse con Dios. Los que ayudan a ordenar a la gente estaban esperándome a la puerta. Cuando entré a la iglesia me sobrecogió que estuviera llena la iglesia. ¿Cuándo podríamos confesar a todos? Fueron pasando, uno a uno. Hice el esfuerzo de, como debería ser, tratar a cada alma como lo hace Dios, ponerle atención y ayudarla. Gracias a Dios, después de varias horas, logramos terminar.

     Mi parroquia tiene esa cualidad: que la gente se confiesa con frecuencia, lo que exige al párroco. En efecto, escuchar la Confesión de cada alma exige mucho. Pero es un ministerio no sólo necesario -porque así lo quiso Jesús al instituir este sacramento- sino gratificante para el alma del penitente. Allí el sacerdote siente tocar las almas. Allí el penitente descarga lo que pesa a su corazón.

     Con la ayuda de Dios, después de empeñarnos en la preparación de estas próximas fiestas, gozaremos en familia volver a vivir este Misterio actuante del Nacimiento de nuestro Salvador. Nos alegramos con María y con José por su entrega y por el regalo de Dios a su matrimonio: el fruto bendito del vientre de María es el Hijo de Dios humanado.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Se acerca la Navidad. Hagamos las paces

      Estamos a punto de celebrar la Navidad, la gran fiesta del Nacimiento de nuestro Señor en carne mortal. Es un gran misterio la Encarnación. De nuestro corazón brotan espontáneos el agradecimiento y la admiración. La Liturgia nos invita a volver a vivir este misterio, habiéndonos preparado durante estas cuatro semanas de Adviento.

     Coloco aquí un video que me hicieron llegar al Whatsapp y me ha encantado. Nos invita a reflexionar por qué los hombres caemos en la enemistad y la división y la guerra, y qué tiene este Niño que viene a pacificar no sólo la sociedad sino los corazones. Eso es lo que vivimos también en Navidad.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Todavía estamos en Adviento

     Me he dado unas vueltas por ahí, he visto en las iglesias coronas de Adviento de diversos tipos y estilos. Me parece que podríamos profundizar en lo que es y lo que significa, y utilizarla más para la piedad cristiana. También me he percatado que la novena de la Navidad ("las posadas") ha comenzado antes -algunos comenzaron desde que comenzó el Adviento-; algo parecido ha sucedido con el Nacimiento parroquial, ya instalado en las iglesias.

     Me parece que cada vez se adelanta más la celebración de la Navidad, y no me refiero a que va avanzando el Adviento de este año sino que cada vez se adelanta más todo lo que se refiere a la Navidad, y no sólo a los preparativos. Las empresas se han encargado de irnos conduciendo a esto.

    A veces me siento tan cercado, que me pone un poco nervioso. Trataremos de seguir preparándonos a la celebración de la Navidad, cuidando mucho nuestra vida y preparación espiritual. Seguiremos cuidando nuestra Confesión y nuestra oración mental, un rato todos los días conversando con San José y la Virgen de sus planes para cuando nazca el Niño. De eso nos serviremos de las lecturas de la Misa que tan magníficamente escogidas nos ayudan a preparar nuestro espíritu.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

¡Cuidado con la "ideología de género"!

    Está en boga la llamada "ideología de género", cuya agenda reiteradamente quiere imponer su manera de pensar y, furtivamente, va metiéndose en la opinión pública y en la política. Hay que estar atentos a que no se meta más en nuestra sociedad. He aquí un video sencillo que nos lo explica.