martes, 29 de septiembre de 2009

San Miguel, San Gabriel y San Rafael, Arcángeles


La Iglesia celebra en este día la fiesta de los tres Arcángeles conocidos con los nombres de Miguel, Gabriel y Rafael.

«Miguel significa: “¿Quién como Dios?”, Gabriel significa: “Fortaleza de Dios” y Rafael significa: “Medicina de Dios”» (San Gregorio Magno). Los nombres que se les atribuye designan su actuación en la historia de la salvación.

Miguel es representado frecuentemente como el Arcángel que lucha contra el demonio, defendiendo a las almas. Gabriel es el Arcángel de los grandes anuncios que atañen a nuestra salvación, cuyos relatos recogen los evangelios. El libro de Tobías relata la ayuda de Rafael, el tercero de los Arcángeles, que acompañó a Tobías en su viaje y curó a su padre.

Seres espirituales, invisibles, de gran majestad y poder, protegen continuamente a los hombres. La oración de la Iglesia le pide a Dios «que nuestra vida esté siempre protegida en la tierra por aquellos que te asisten continuamente en el cielo» (Oración colecta de la Misa).

El Cielo convive con la tierra. Si tomamos como aliados a los santos ángeles, nos sorprenderemos de su eficaz auxilio y de su compañía regocijante.

«Miguel, Gabriel, Rafael –canta un himno de la Liturgia de las Horas–, / los espíritus señeros / y arcángeles mensajeros / de Dios, que estáis junto a él. // A vuestro lado se siente / alas de fiel protección, / incienso de la oración / y el corazón obediente».

domingo, 27 de septiembre de 2009

Felicidad y vida cristiana

En esta ocasión presento un video maravilloso: aparecen sólo jóvenes, jóvenes que han empezado a vivir en serio su vida cristiana. ¿Cómo comenzaron? Regularmente como tú y yo: comenzando poco a poco. Una de esas cosas pequeñas es hacer oración al menos diez minutos cada día.

¡No estamos solos! El Señor quiere "que seas sal y luz. Y Dios quiere que seas sal y te da su gracia; y quiere que seas luz y te da su gracia y su ciencia. De modo que ¡adelante...!"

Este video es para verlo una y otra vez, hasta memorizarla y contagiarnos de su optimismo.
video

viernes, 25 de septiembre de 2009

Ordenaciones en Sololá-Chimaltenango


¡Otra vez Ordenaciones en Sololá! Serán 11 los ordenados presbíteros.

Si nos descuidamos, podemos "mal-acostumbrarnos" a esta maravilla del regalo de las Ordenaciones. Dios ha bendecido -y lo sigue haciendo- abundantemente a esta Diócesis, más conocida como "de Sololá". Van sucediéndose años en que se ordenan varios sacerdotes para la Diócesis.

Pero, en esta ocasión, yo estoy particularmente contento. Como conoce la "gran mayoría" de mis escasos y benevolentes lectores, un hermano mío se ordenará también: Esequel (y no es falta de ortografía el haberlo escrito así. Me explico: el registrador civil de entonces, de cuando nació mi hermano, registró el nombre de esa manera, y no como debería ser: Ezequiel. Perdón por esta digresión).

A mi alegría -y a la de mi hermano, por supuesto-, se unen la de mis papás y la de mis hermanos. Mi hermano es más conocido que yo en muchas partes, por lo que también hay más gente que participa de esta alegría.

La ordenación se llevará a cabo, Dios mediante, el 19 de diciembre próximo. Así lo hizo público Mons. Gonzalo en el oratorio del Seminario Mayor de la Diócesis, ayer, 24 de septiembre, fiesta de la Virgen de la Merced. Un detalle más -por lo que estoy muy agradecido al Cielo- es que será en mi pueblo de Patzicía. Serán la primeras Ordenaciones en este pueblo que yo habré de ver. Me da muchas esperanzas de que despierte la "crisis vocacional" en muchos jóvenes.

Éstas son las fechas de las Ordenaciones:

En Sololá, el sábado 21 de noviembre:
-Dcno. Tomás Cux (Santa Lucía Utatlán)
-Dcno. Walter García (Zaragoza)
-Dcno. José David Ajín (Tecpán)
-Dcno. Mynor Tagual (San Andrés Itzapa)

En Patzicía, el sábado 19 de diciembre:
-Dcno. Esequel Xicay (Patzicía)
-Dcno. Carlos Humberto Gómez (Patzún)
-Dcno. Emilio Alvarado (Chimaltenango)
-Dcno. Ernesto Gramajo (Chimaltenango)

En San Juan Comalapa, el sábado 16 de enero de 2010:
-Dcno. Edgar Simón (San Juan Comalapa)
-Dcno. Angel M. Roquel (San Juan Comalapa)
-Dcno. Julio Calel (San Juan Comalapa)

En este año sacerdotal, en que se reza también especialmente por las vocaciones, agradecemos a Dios este regalo. Acompañamos a los Diáconos con nuestra oración, en este último tramo de su itinerario al presbiterado. Y felicidades.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Segundo aniversario

¡Ya han pasado dos años! Dos años desde que Mons. Gonzalo de Villa tomó posesión de la Diócesis de Sololá-Chimaltenango. Fue el 22 de septiembre de 2007, si bien me recuerdo. Un momento memorable para la Diócesis y, sin duda, también para él, el protagonista de esta historia.

Los caminos de Dios son inescrutables. Dios, con su Providencia amorosa dirige la barca de su Iglesia.

Nos recordamos de aquella bienvenida acogedora que le tratamos de propiciar, alegre y agradecidamente correspondida por Mons. Gonzalo.

Una etapa terminaba para la historia de la Diócesis, otra comenzaba: sin duda, también en la historia personal de los dos obispos implicados: Mons. Raúl Antonio y Mons. Gonzalo. Dios bendiga a los dos.

¡Felicidades, Mons. Gonzalo, en el segundo aniversario de estar al frente de la Diócesis! Dios lo bendiga y nos ponemos -como hemos intentado siempre- a su disposición.

martes, 22 de septiembre de 2009

Visita del P. Neil

Habían anunciado la visita del P. Neil a "las Españas", pero no pensé tener el gusto tan inmediato de poder saludarle. La Providencia lo arregla todo.

El domingo pasado, 20 de septiembre, poniéndome de acuerdo con el P. Ángel, vinieron a Pamplona, Navarra, pues el P. Neil estaba con él. Quedamos a una hora determinada. Grata sorpresa fue que estuvieran los tres en el sitio acordado: el P. Ángel, el P. Neil y el P. Luis. Nos dimos un paseo por el campus de la Universidad de Navarra. Aprovechamos tomarnos unas fotos.

Después del paseo y tomar algo, me sumé a la expedición y nos fuimos a Villamediana a cenar. Una amena tertulia posterior. Ayer, lunes 21, celebramos a san Mateo, gran fiesta de Baños de Río Tobía, la parroquia del P. Luis. Hoy es la fiesta de la Virgen de los Parrales. El P. Neil ha tenido la oportunidad de estar en las dos fiestas; yo, sólo ayer.

Gracias, P. Neil, por la visita. Lleva nuestros saludos a nuestra gente, del otro lado del "Charco". ¡Feliz viaje a Italia, cuando te toque ir!

Con perdón de los susodichos, he puesto la última foto.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Fe del sacerdote

En el año sacerdotal...

Me ha venido como anillo al dedo mi retiro mensual. Siempre hace falta tomarse un respiro en medio del trajinar diario, para reflexionar, para encararse con Dios y con uno mismo.

D. Santiago Ausín, profesor de la Facultad de Teología en la que estudio, y ha sido mi profesor de Hebreo bíblico, nos predicó el retiro. Además de animarnos a no tener miedo al mundo actual, a lo que nos presenta, nos recordó que somos pastores por voluntad divina.

La primera meditación me recordó las consideraciones del P. Ángel María sobre la fe de los sacerdotes. ¡Qué bien vino para la consideración personal la primera lectura de la Misa de ayer! (1Tm 4,12-16): Que nadie menosprecie tu juventud. Procura, en cambio, ser modelo para los fieles en la palabra, en el comportamiento, en la caridad, en la fe, en la pureza. (…) No descuides el carisma que hay en ti, que se te comunicó por intervención profética mediante la imposición de las manos del colegio de los presbíteros.

Fe. Principalmente ante las dificultades. Cuando vienen las tentaciones, cuando pesa el trabajo pastoral, cuando vienen los problemas o las incomprensiones: Fe. Porque somos sacerdotes por voluntad divina, y Él nunca abandona lo que ha comenzado: “Dios que comenzó en ti la obra buena, Él mismo la lleve a término”, sonó la oración-invocación del obispo el día de la ordenación.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

El milagro de la mula

En el año sacerdotal.

Es uno de los famosos milagros que figuran en las biografías de san Antonio de Padua.

Un pobre hombre no creía en la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Pusieron a su pobre mula hambrienta dos opciones dispares: un delicioso fardo de paja para saciar su hambre y, por otro lado, la Eucaristía.

Le había dicho aquel pobre incrédulo: “Menos palabras; si quieres que yo crea en ese misterio, has de hacer el siguiente milagro: Yo tengo una mula; la tendré sin comer por tres días continuos, pasados los cuales nos presentaremos juntos ante ella: yo con la comida para el animal y tú con tu sacramento. Si la mula, sin cuidarse de la comida, se arrodilla y adora ese tu Pan, entonces también lo adoraré yo”.

¡Tanto rezó y ayunó san Antonio! Para sorpresa de todos –menos de los que tenían fe–, la mula se dirigió y se arrodilló ante el Santísimo, en las manos del santo. Milagro de Dios y pertinacia de los hombres.

Los más sitúan este acontecimiento milagroso en Tolouse (Francia). El comentario de alguien es éste: “¡No seamos más irracionales que aquel animal!”

Un detalle más del milagro: la mula quedó arrodillada hasta que san Antonio le ordenó levantarse. Cuando entremos a la Iglesia, que nuestros ojos sean atraídos por el Sagrario, que nuestro corazón y nuestra mente saluden al Santísimo que está en él.

lunes, 14 de septiembre de 2009

"Señor, pesa demasiado mi cruz"


Celebramos la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Sólo desde lo alto de la cruz se puede ver las cosas como desde el cielo.

Una vez iba un hombre que llevaba su cruz...

Le pidió a Dios que le aliviara la carga...

Iba muy contento con su carga más liviana...

Pero le pidió a Dios que le aliviara más la carga.
Y le dijo: "Gracias, Señor"

Y se dio de que...

la Cruz que tenía era del tamaño justo para pasar...

¡La cruz que llevaba estaba adecuada a su necesidad!

La Cruz que llevas es la más apta para tu tamaño.

domingo, 13 de septiembre de 2009

La Virgen de los Dolores

En la Iglesia Universal se celebra la memoria de la Virgen de los Dolores el 15 de septiembre próximo. En la Diócesis de Sololá-Chimaltenango, en cambio, al tenerla como patrona, se tiene el privilegio de celebrarla como solemnidad el segundo domingo de septiembre.

Desde España nos congratulamos con los condiocesanos nuestros y celebramos a nuestra Patrona, pidiéndole por la Diócesis, por sus pastores y feligreses, por su santidad. Saludos cordiales.

¿Quién dice la gente que soy?

El trozo del evangelio según san Marcos que leemos este domingo (8,27-35), nos sitúa en una escena culmen: el desvelo de la identidad de Cristo, hasta entonces silenciada por el mismo Cristo.

"Cristo"
"Tú eres el Mesías". Otras traducciones dicen "Tú eres el Cristo". La primera palabra proviene del hebreo y la segunda del griego. Ambas significan literalmente "Ungido". El título se aplica primordialmente a Cristo, el Ungido por el Espíritu.

En el Hijo del eterno Padre, el título "Cristo" ha pasado a ser nombre propio: Jesucristo.

Tratar a Cristo
Dios tiene nombre: Padre, Hijo y Espíritu Santo: tres Personas y un solo Dios. Una persona tiene un nombre. Cuando conocemos el nombre de una persona ya hemos empezado a conocerla y a tratarla.

Dios no es una entelequia, no es un concepto o una idea. No podemos reducir a Dios a una fábula. Hemos de tratar a Dios como a una persona. Primero, hemos de ver a Jesús en el Sagrario y tratar con Él como con una persona, más que con cualquier persona. Ese trato ha de seguir en la calle, en la vida ordinaria.
Mírale a los ojos, háblale con la certeza de que te está escuchando, incluso en el susurro que pronuncias. Dile: "Jesús, Jesús..., mi dulce Jesús". Su mirada penetrará hasta tu corazón, y no te tratará con indiferencia sino que te prestará la mejor atención del mundo.

sábado, 12 de septiembre de 2009

La “fiebre” de la gripe A

Ha comenzado el curso académico en estos contornos españoles –en común con muchos otros países– y hay ahora una “panfobia”: el temor a la gripe A en ocasiones crece hasta el pánico.

Las casas farmacéuticas y homólogas están produciendo en cantidad –han triplicado su producción– geles y jabones líquidos y cosas para desinfectarse.

Indicaciones precisas se han dado: evitar el contacto con personas infectadas, lavarse las manos, taparse la boca al estornudar... Han alertado de que no se puede uno tocar la nariz, las manos, la boca… ¿Qué le sucederá a los novios, cómo se mostrarán su “cariño”…? ¿Qué pasa si me pica la nariz? ¿Se conformarán los jóvenes con decirse algo cuando se encuentren? Y, en el caso de un niño, ¿si se mete el dedo en la nariz haciendo las veces de investigador?

Además, nos han indicado a que en la Misa los “comensales” no se den la paz en el momento del offerte vobis pacem, ya que hay riesgo de contagio…

¿Y quién le da importancia a lo que de verdad importa: evitar el pecado o curarse de él?

martes, 8 de septiembre de 2009

¡Feliz Cumpleaños, María!

Hoy es un gran día de fiesta. Celebramos el cumpleaños de la Virgen. Al ser nuestra Madre y nosotros felizmente hijos suyos, nos congratulamos por la celebración.

Dios no pudo hacer una creatura mejor y más bella. Cual estrella de la mañana, su nacimiento precede y anuncia la aurora de la Redención. Dios creó a María con tal perfección que no cabe pensarla mayor. Así lo expresan los santos: “Fue tan grande María en santidad y belleza que no convenía que Dios tuviese otra Madre, ni convenía tampoco que María tuviese otro Hijo que Dios” (San Bernardo); “Dios puede hacer un mundo mayor, pero no puede hacer una madre más perfecta que la Madre de Dios” (San Buenaventura).

Me limito a copiar un trozo de un himno de la Liturgia de las Horas, que bien expresa nuestros sentimientos.

Hoy nace una clara estrella, /tan divina y celestial, /que, con ser estrella, es tal, /que el mismo Sol nace de ella.

No le iguala lumbre alguna /de cuantas bordan el cielo, /porque es el humilde suelo /de sus pies la blanca luna: /nace en el suelo tan bella /y con luz tan celestial, /que, con ser estrella, es tal, que el mismo Sol nace de ella.

¡Feliz Cumpleaños, María!

lunes, 7 de septiembre de 2009

¿Qué dicen del sacerdote?


El sacerdote es como un candil, que en medio de la oscuridad se ve desde todos lados. Con el consiguiente esfuerzo por llevar una vida santa, sin embargo no se exime del peligro de ser juzgado no tan benévolamente. Éstas son algunas cosas que se dicen de los sacerdotes:

Si el sacerdote es apuesto: ¿Por qué no se casó?
Si es feo: ¡no encontró con quien casarse!
Si anda vestido de civil: ¡es un mundano!
Si lleva el traje clerical:
es un conservador tradicionalista.
Si no trata a la gente con mucho cariño:
¡que frialdad!
Si trata con amabilidad: tiene intenciones dudosas.
Si se deja el pelo largo:
¡estos curas revolucionarios!
Si lo tiene corto: ¡qué anticuado!
Si se queda en la casa parroquial: no visita a las familias.
Si hace algunas visitas: ¡nunca se le encuentra en la parroquia!
Si hace algún arreglo:
tira la plata por la ventana.
Si no lo hace:
tiene todo abandonado.
Si bautiza y casa a todo el mundo: le gusta "derrochar" los Sacramentos.
Si insiste en la preparación previa: pone un montón de trabas a la gente, eso ya no es importante....
Si tiene consejo parroquial: ¡se deja manejar por cualquiera!
Si no tiene consejo parroquial: ¡es un individualista y él lo quiere hacer todo..!
Si renueva la parroquia: ¿qué ocurrencia tendrá ahora?
Si mantiene todo igual: ¿en esta parroquia nunca pasa nada?
Si predica 20 minutos: ¡es una radio, no termina de hablar nunca!
Si su homilía es breve:
no explica bien las cosas... ¡cuál es su prisa!
Si habla con voz fuerte:
rezonga.
Si lo hace en tono natural: no se lo escucha, ¡no sabe hablar!
Si toca problemas sociales:
se está metiendo en política.
Si habla de la contemplación:
¡siempre esta volando, tiene aire en la mente!
Si anda solo:
¡no comparte con nadie!
Si anda con hombres:
oh, derrepente es...
Si anda con mujeres:
¡está enamorado y ya pronto cuelga sotana!
Si es joven:
no tiene experiencia, ¿quién lo va escuchar?
Si es viejo:
¡debería pedir su jubilación y largarse ya!
Pero... si llega a irse o a morir: ¡es realmente irremplazable!

Lo bueno es que no lo hacemos por agradar a los hombres sino a Dios. Gracias al P. Álex Díaz que me lo envió.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Educando a los hijos

¡Cuánta alegría ser padre! -Un amigo mío me contaba que va a ser papá por segunda vez. ¡Felicidades!-. Pero qué terrible cuando llega la adolescencia.

Hace pocos días apareció en un diario (prensa, informativo…) la historia de un padre de familia de estos contornos que, había dado un “tortazo” a su hijo porque se había peleado con unos niños. Unos policías fueron testigos del hecho y lo denunciaron, y tuvo que pagar la consiguiente multa. Unos días después llegó a la comisaría con su hijo, de unos diez años, y le dijo a un policía que eduque a su hijo, porque él lo había intentado de todas las formas posibles y no obedecía, y les dejó plantado al niño. Lo denunciaron después por abandono. Afortunadamente para este papá no prosperó el cargo.

Entonces, ¿cómo educar a los hijos? Las leyes en España “protegen” del maltrato al niño, pero los padres y los educadores ahora se ven desprotegidos porque no pueden corregir a los hijos, y si intentan hacerlo son denunciados.

¿Quién no recuerda un "tortazo" de sus papás? ¡Y cuánto les estamos agradecidos ahora por corregirnos!

jueves, 3 de septiembre de 2009

El profeta Jeremías predicando


No es ningún desacierto: Jeremías fue llamado profeta por Dios de una familia sacerdotal. Ayer rezábamos los sacerdotes, en la Liturgia de las Horas, con el pasaje del libro de Jeremías 26,1-15.

Le disponen a escuchar la palabra del Señor y a anunciarla al rey y al pueblo, y no precisamente cosas alagüeñas. Pero le da la indicación concreta: “di (lo) que te mande decirles; no dejes ni una sola palabra”.

No dejar ni una sola palabra pero tampoco aumentarle. ¿Qué podemos hacer los tímidos, que corremos el peligro de vernos apocados ante una situación? ¿Qué los prolijos en el habla que parece que se nos escapan las palabras?

Puesto que luchamos por estar cerca de Dios, por estar en continuo contacto con Él, podemos tener la confianza de que transmitimos a las almas lo que quiere.

Jeremías estaba seguro del respaldo de Dios: “ciertamente me ha enviado el Señor a vosotros, a predicar (…) estas palabras”, aunque nos vengan algunos contratiempos y dificultades por decirlas, como al profeta.

¡Adelante con el año sacerdotal!

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Cambio de vivienda

“Somos peregrinos en esta vida”, nos han dicho los sacerdotes en tantas ocasiones, y que no tenemos morada perpetua aquí. Pero, ¡cómo cuesta un cambio! No le falta razón al P. Ángel María en su comentario sobre los cambios parroquiales y de los párrocos.

Tengo el gusto de una nueva experiencia, aunque se va asumiendo poco a poco: cambiar de vivienda de un año a otro. Si antes vivía con muchos sacerdotes –éramos doce–, ahora seremos nada más cuatro. Desde luego, nueva experiencia y nuevas espectativas, sobre todo para el mutuo enriquecimiento sacerdotal para los que ahora vivimos en la nueva casa.

¿Cuánto tiempo me ha costado recoger mis cosas de la anterior casa y llevarlas a la actual? La respuesta se la dejo a la imaginación de cada uno. Eso sí, siempre me sucede lo mismo: antes de marchar a un nuevo sitio, tengo que tirar muchas cosas, cosas que en un momento dado dije que podía servir: papeles, bolígrafos, cajas, ropa… Podemos enumerar una lista más larga.

Nos damos cuenta que al final, esas cosas son, hasta cierto punto, supérfluas, y que podemos vivir sin ellas.

Aunque es difícil tomarlo como un hábito, voy aprendiendo que hay que vivir con orden, sobriedad y ¡bastante buen humor! He dormido deliciosamente bien en mi nueva cama. Además, estoy disfrutando de la compañía de mis nuevos compañeros de residencia y estudio. No es tan “mala noche en (...) mala posada”.