viernes, 27 de diciembre de 2013

A seguir disfrutando de la Navidad



     Estoy descansando unos días en casa, acompañando a mis papás durante estos días navideños. Suele haber ruido en la vecindad, con la música a todo volumen. Los días anteriores al 25 sonaron que se dieron gusto los villancicos, pero pasó el día y se han callado, para dar paso a los días ordinarios de otro tipo de “música”. En cambio, en casa, es a partir de entonces cuando hemos sacado y puesto la música navideña, con el consiguiente ambiente festivo. Claro, no es la música que suena de ordinario en las emisoras, sino un tanto más escogida.

     Mientras, frecuentemente vengo a contemplar y rezar ante el Belén que hemos puesto en la casa, este año de un estilo algo peculiar..., intentando que la originalidad colabore con la devoción. Júzguenlo ustedes. Puse el Belén con la ayuda de unas sobrinas mías de 5 y 6 años de edad, bastante colaboradoras y entusiastas, que con el tiempo irán ganando en delicadeza.

     Hoy, con emoción, espero el “convivio navideño” que tendremos los sacerdotes y religiosas procedentes de lo que en su momento fue la parroquia de Patzicía, pero que ahora está dividida en tres parroquias: Patzicía (Santiago Apóstol), El Camán (Beato Juan Pablo II) y Balanyá (Santa Cruz). Esperamos reunirnos algo más de una docena.

      Será un momento para vernos, compartir experiencias, saludarnos con motivo del Nacimiento de nuestro Señor. La alegría resulta espontánea al compartir con gente del mismo “gremio”, animándonos en la fidelidad a nuestros compromisos de entrega total.
El Nacimiento de las visitas...

El Nacimiento familiar, con motivos musicales.

El Nacimiento de la parroquia.


jueves, 26 de diciembre de 2013

¡Qué alegría convivir en familia!

    Hoy me he encontrado con unos sacerdotes, amigos míos, después de la celebración de la Navidad. Qué alegre el momento que he pasado con ellos, compartiendo incidencias sacerdotales. En efecto, es un sacerdote quien mejor comprende y puede ayudar a un sacerdote. Sobre todo un sacerdote que está para comprenderte y ayudarte.
     Dentro de un momento, un momento para rezar y prepararme para celebrar la Santa Misa, celebrando a San Esteban protomártir, y encomendaré a mi papá, que lleva este nombre. Estos días lo estoy aprovechando para compartir su alegría y su compañía, tratando yo también de hacerles compañía. ¡Cuánto he disfrutado de la compañía de mi familia, hermanos y sobrinos.
     Pasados los años me he ido dando cuenta mejor que es la familia la que alegra y no tanto las fiestas, aunque, ciertamente, una fiesta como la de la Navidad ayuda esencialmente a darle contenido a esta alegría. No son, pues, las cosas materiales o el jolgorio lo que alegra.
     Pasar ratos con la familia, con todas nuestras diferencias, estimula y da sentido a la vida.
     Dentro de tres días celebraremos a la Sagrada Familia de Nazaret. Tú y yo intentaremos tenerles muy presentes durante nuestros ratos de conversación con Dios; ahora que es tan fácil en estos días de Navidad, fiesta que no se ha agotado ayer.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

¡FELIZ NAVIDAD! Dios les bendiga.

     Hoy es el cumpleaños de Jesús y hemos de felicitarle. Nos felicitamos, pero nos felicitamos porque nos ha nacido un Salvador, nuestro Salvador. Por eso nos alegramos.
     Que siga siendo Él el centro de nuestra celebración, pues es digno de celebrarlo.
     Les dejo unas palabras pronunciadas por el Papa Francisco en su mensaje antes de la bendición Urbi et Orbe en este día de Navidad. Si quieren leer el mensaje entero, pinchen aquí.
      Dios los bendiga y ¡FELIZ NAVIDAD!
     Queridos hermanos y hermanas, en este mundo, en esta humanidad hoy ha nacido el Salvador, Cristo el Señor. No pasemos de largo ante el Niño de Belén. Tenemos miedo de esto, no tengamos miedo que nuestro corazón se conmueva.
     Dejemos que nuestro corazón se conmueva, se enardezca con la ternura de Dios; necesitamos sus caricias. Las caricias de Dios no producen heridas, las caricias de Dios nos dan paz y fuerza, necesitamos las caricias de Dios.
     El amor de Dios es grande; a Él la gloria por los siglos. Dios es nuestra paz: pidámosle que nos ayude a construirla cada día, en nuestra vida, en nuestras familias, en nuestras ciudades y naciones, en el mundo entero. Dejémonos conmover por la bondad de Dios.

martes, 24 de diciembre de 2013

¡Felices Fiestas del Nacimiento del Señor!

     ¿Navidad sin Jesús? ¡Claro que no!
     Nos veníamos preparando para esta fiesta. Ha llegado, y nos regocijamos con todos los hermanos miembros de la familia de Dios, con todos los hombres que ama el Señor (cfr. Lc 2,14).
     Espero que tengas a tu familia con quien compartir este tiempo de gozo en el Señor. Sólo estando cerca de Jesús como podemos alegrarnos de verdad en este día.
     Encomendaremos de manera especial a los que no tienen con quien compartir esta época o, por las circunstancias de la vida, no pueden alegrarse. Dios sea su consuelo y su alegría.
     Deseo a todos ustedes, queridos hermanos y amigos, una muy feliz Navidad. Dios bendiga a todos.

domingo, 22 de diciembre de 2013

El matrimonio virgen de José y María

    Estamos en la recta final del tiempo de Adviento. Nuevamente la figura de San José se presenta muy atrayente.
     En la homilía, hoy he hecho considerar a los que me escuchaban ese misterio de un matrimonio no sólo casto sino virginal. Lo sugiere fuertemente el evangelio de la Misa que hoy hemos leído (Mt 1,25): María era Virgen, y permanecería así, como lo completa el evangelio según san Lucas (1,34).
     Un matrimonio que se expresó divinamente el amor de otras maneras distintas a las relaciones limpias y castas al trato íntimo de los esposos. El amor no puede centrarse sólo en esa expresión de las relaciones maritales.
      Gran milagro, no cabe duda. Contemplemos este misterio, ahora que es tan fácil, arreglando el Belén en casa, y agradezcámosle a Dios la institución del matrimonio –¡gran invento de Dios!-, camino por el que quiso entrar en la existencia humana.

     Un poco más y vendrá la explosión de la alegría por el nacimiento del Salvador.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Historias que te hacen pensar (XV)

     Un joven con un récord académico excelente fue a solicitar un puesto directivo en una gran empresa.
     Pasó la primera entrevista, el director hace la última entrevista, y es quien toma la decisión final.
     El director descubrió, a partir del análisis del Curriculum Vitae, que los logros académicos del joven fueron excelentes en todo momento, desde la escuela secundaria hasta la investigación de postgrado, nunca había tenido un año en el que no obtuvo excelentes calificaciones.
     El director le preguntó: "¿Obtuviste alguna beca en la escuela?" el joven respondió "ninguna".
     El director le preguntó: "¿Fue tu padre quien pagó los honorarios de tu escuela?" El joven respondió: "Mi padre falleció cuando tenía un año de edad, fue mi madre la que pagaba todo".
     El director le preguntó: "¿Dónde trabaja su madre?" El joven respondió: "Mi madre trabajaba lavando y secando ropa. El director pidió al joven mostrar sus manos. El joven mostró un par de manos lisas y perfectas.
     El director le preguntó: "¿Alguna vez ha ayudado a su madre a lavar la ropa antes?" El joven respondió: "No, mi madre siempre quiso que yo estudiara y leyera más libros. Además, mi madre puede lavar la ropa más rápido que yo".
     El director dijo: "Tengo una petición. Al volver hoy, vaya y limpie las manos de su madre, y luego venga a verme mañana por la mañana".
     El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era muy alta. Cuando regresó, felizmente pidió a su madre para limpiarle las manos. Su madre se sentía extraña, feliz, pero con sentimientos encontrados, y mostró finalmente sus manos a su hijo.
     El joven comenzó a limpiar las manos de su madre poco a poco. Sus lágrimas cayeron a medida en que lo hizo. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su madre estaban tan arrugadas, y con tan numerosas callosidades y contusiones. Algunos eran tan dolorosos que su madre se estremeció cuando los limpió con sólo agua.
     Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de que era este par de manos que lavan la ropa todos los días, lo que hacía posible pagar la cuota de la escuela y la universidad. Los moretones en las manos de su madre fueron el precio que pagó por su graduación, por su excelencia académica, y su futuro.
     Después de terminar la limpieza de las manos de su madre, el joven lavó toda la ropa restante.
     Esa noche, madre e hijo hablaron durante un tiempo muy largo.
     A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director.
     El Director notado las lágrimas en los ojos del joven, le preguntó: "¿Puede usted decirme qué ha hecho y qué aprendió ayer en su casa".
     El joven respondió: "Yo limpié las manos de mi madre, y también terminé de lavar toda la ropa que aun quedaba".
     El Director le preguntó: "por favor, dígame qué siente."
     El joven dijo: Número 1, Ahora sé lo que es la apreciación. Sin la abnegación de mi madre, no habría tenido hoy éxito.
Número 2, Al trabajar juntos y ayudar a mi madre, sólo ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir que se haga algo.
Número 3, He llegado a apreciar la importancia y el valor de la relación familiar.
     El Director dijo: "Esto es lo que estoy buscando en mis gerentes.
     Quiero contratar a una persona que aprecia la ayuda de los demás, una persona que conoce el sufrimiento de los demás para hacer las cosas, y una persona que no pondría el dinero como su única meta en la vida. Usted está contratado."
     Con el paso del tiempo, este joven trabajó muy duro, y recibió el respeto de sus subordinados. Cada empleado trabajó con diligencia y en equipo. El desempeño de la empresa mejoró enormemente.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Dios sigue confiando en el hombre

Dios confía en el hombre; confía tú en Él.
     Estamos preparándonos para recibir a Jesús en Belén. Cada uno lleva su propio afán, con propósitos concretos.
     Uno de los medios para prepararse bien es hacer una buena Confesión. Al menos yo, he visto en mi vida que tengo mucho qué mejorar. Ayer lo planteaba a una persona en confidencia: ¿acaso no andamos con nuestros mismos defectos y no terminamos de superarlos? ¿Acaso no nos solemos confesar de las mismas cosas?
     Viendo mi propia vida, me surge una compunción debido a esta falta de correspondencia.
     Pero, no hay que desesperar. Me alegra mucho lo que el Papa dijo en su audiencia del miércoles pasado, que aquí enlazo pues es muy provechosa su lectura, sobre cómo Dios todavía se digna confiar en el hombre, a pesar de cómo somos. Lee tú este párrafo. Lee toda el mensaje del Santo Padre, que te hará bien. Comenzó diciendo el Papa:

     Este encuentro nuestro se desarrolla en el clima espiritual del Adviento, manifestado más intensamente por la Novena de la Santa Navidad, que estamos viviendo en estos días y que nos lleva a las fiestas navideñas. Por este motivo hoy quisiera reflexionar con vosotros sobre la Navidad de Jesús, fiesta de la confianza y de la esperanza, que supera las inseguridades y el pesimismo. Y la razón de nuestra esperanza es esta: ¡Dios está con nosotros y Dios se fía todavía de nosotros! Pensad bien en esto: ¡Dios está con nosotros y se fía todavía de nosotros! Es generoso este Padre Dios, ¿verdad?

jueves, 19 de diciembre de 2013

Nuestro "convivio pre-navideño" sacerdotal

     Y así de rápido va pasando el tiempo, en un suspiro llegamos al 2014. Pero, antes, hemos de vivir el tiempo de Navidad. La Liturgia nos ayuda a sumergirnos en este ambiente. La Misa, la meditación personal, las devociones de las Posadas y otras, además de la propaganda a granel a la que tenemos que resistir frecuentemente. La familia misma y sus planes nos ayudan a meternos en el ambiente de preparación.
     El martes pasado tuvimos nuestro convivio “pre-navideño” del clero, celebrado en la parroquia de San Lucas Tolimán. Una reunión ―que constó de reflexión e intervención de unos sacerdotes (a mí me tocó también...)―, el almuerzo y, para los más previsores y aguerridos, un rato de futbol...
     Me alegró mucho encontrarme con los sacerdotes, saludarles y compartir las experiencias, después de un tiempo en que no he podido verlos.
     Se hizo mención especial del P. Mario, carmelita descalzo que ha trabajado durante tres años en la parroquia de Panajachel y que ahora, requerido por su superior, se va a trabajar a El Salvador. Se le agradeció su magnífica labor; él, a su vez, agradeció la acogida y se despidió, pues pronto se va a su nuevo destino.
    He tomado las fotos de las que tomó el P. Benjamín Yac. A él las gracias.
La reunión del clero lució así. Quizá hayamos sido dos tercios del clero de la Diócesis.

La reunión la moderó el Obispo, con la intervención también de unos sacerdotes.


El P. Julio César en el buffet.

Al finalizar la reunión, hubo tiempo para la conversación.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

La candidez de los niños

Estas niñas son de Santiago Atitlán. Aquí, se encuentran en el templo.
     He comenzado escribiendo unas líneas. Estuve pensando cómo escribir lo que tenía en la cabeza y, al final, seleccioné lo que había escrito y le di un “delete” (borrar). Me parecía un tanto extravagante, quizá un poco pesimista.
     Prefiero, mejor, escribir unas pocas líneas sobre algo que me recordó la época de niñez. Estaba haciendo un rato de oración a orillas del lago de Atitlán ―a primera hora de la mañana, con la brisa fresca venida del norte, con un hermoso paisaje delante; exactamente, estaba en Cerro de Oro―, cuando vi, a un costado de donde yo estaba, a un grupo de seis niños jugando entretenidos con las cosas que la naturaleza circundante y su pobreza les propiciaban. Conversé un momento con ellos, disfrutando de su candidez.
     ¡Cuánto nos divertíamos de niños! Faltaban juguetes pero sobraba imaginación; bastaba con la compañía de los hermanos y los amigos.
     Luego, después de visitar a una persona amiga, que estaba algo enferma, volví a la casa en donde nos hospedábamos. Estaba a punto de llegar cuando vi a dos niños que venían a prisa detrás de mí; de pronto escuché la voz de la niña, de unos siete años de edad: “Padre: ¿cuál es su nombre?” Me enterneció el requerimiento y su piedad. Me reconoció como sacerdote...
     El rostro, sus gestos y el modo de preguntar me fascinaron, con la pureza de la sencillez de los niños. Ella se llamaba Margarita y su hermanito Matías. Ambos, como suelen hacer con piedad por aquí con los sacerdotes, me besaron la mano. Les bendije. Me siguieron hasta la casa, mientras platicábamos.
     Mientras recorría el pueblo, a la vuelta, me pregunté: ¿cuándo esta aldea, tan poblada y piadosa, será erigida en parroquia? Dios y el Obispo sabrán... Los de Cerro están con el deseo.
Fue en este lugar en donde hice la oración, ante este paisaje.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Origen de las posadas

     Hoy comienza la novena del Niño Dios, novena de su Nacimiento. La comenzaremos, como cada año, con las posadas, una auténtica, entrañable y tan devota devoción latina. ¡Vivamos nuestras tradiciones!

domingo, 15 de diciembre de 2013

Primera Misa en San Jorge La Laguna

Foto de la Ordenación del P. Santos, junto al Obispo.
     Con gran alegría he participado de la Primera Misa que celebró el P. Santos Ramos en su aldea natal, San Jorge La Laguna, alborozada por el acontecimiento, como dijo alguien, de la primera ordenación en San Jorge La Laguna en la historia de la Iglesia...
     ¡Cuánta gente! Además de los lugareños, que no quisieron faltar a tan gran acontecimiento, hubo muchos visitantes, conocidos del nuevo sacerdote, que participaron de la alegría.
     La Misa fue a las 11:00 de la mañana, en la hermosa y adornada iglesia colonial del pueblo. La emoción brotó sin esfuerzo.
     En un pueblo relativamente pequeño, todos se conocen. Así, todos compartieron la alegría de la ordenación y de la Primera Misa del P. Santos.
     Privilegio inmerecido fue el mío, pues fui invitado a predicar en esta Primera Misa, lo que hice con esmero y emoción. Al final uno se queda corto, sin duda, en transmitir lo que debería. No me faltó buena intención, aunque quizá sí faltó competencia. Espero lo supla la benevolencia de los oyentes, especialmente el sacerdote de la fiesta.
     Poniendo como ejemplo el sí del nuevo sacerdote (comenzó el Seminario Menor desde los 12 años), también incentivé a los jóvenes a que, si escuchan una llamada específica de entregarse enteramente a Dios, no duden, que sean valientes. Buena cuenta da de ello esta imagen siguiente, de tres jóvenes que han salido, según me comentaron, del mismo grupo juvenil llamado “Esperanza Nuevo Amanecer”. Felicidades también al grupo.
A la izquierda del P. Santos está la Hna. Yolanda de María (del Instituto Hijas de Santa María del Corazón de Jesús) y a su derecha, la Hna. Regina (de la Comunidad de Hermanas Misioneras de la Eucaristía)

sábado, 14 de diciembre de 2013

Ordenación Sacerdotal de Santos Ramos

Así lució hoy la iglesia colonial de San Jorge La Laguna.
     He seguido muy de cerca la preparación y, hoy, la ceremonia misma de la Ordenación Sacerdotal de Santos Ramos, y he disfrutado un montón. La comunidad católica de la aldea de San Jorge La Laguna ha sido muy cercana a mí, debido a las abundantes veces que me ha tocado, con alegría, atender sacerdotalmente.
     Y al nuevo sacerdote le he seguido los pasos durante años, porque comenzó en el Seminario Menor, si no recuerdo mal, en el 2001, y ha culminado sus estudios en el Seminario Mayor el año pasado.
     La relación con el P. Santos y su familia ha sido cercana y me alegra mucho esta ordenación.
    He escrito para el blog del Seminario una descripción somera del acontecimiento de hoy, presentando las fotos que hemos podido hacer y colgar, esperando poder hacernos con otras quizá por el Facebook.
      Desde este blog, mis más sinceras felicitaciones, como participación de la alegría, al ahora P. Santos y a su familia, y a la comunidad de San Jorge. Dios te conserve fiel, P. Santos, y haga muy pero muy fructífero tu ministerio.
El P. Santos y Mons. Gonzalo.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Bendición de retablo y preparación de Ordenación

La iglesia de San Jorge, que servirá de "retablo" de la Ceremonia de Ordenación.
     Durante la mañana, después de celebrar la Santa Misa a un grupo de religiosas a temprana hora, concelebré una Misa en Patzún, en donde Mons. Gonzalo, nuestro obispo, bendijo la restauración del retablo del templo colonial. El retablo, junto con la iglesia colonial, fue derruido por el terremoto del ’76; ahora se logró restaurarlo.
     El esfuerzo ha sido considerable, aunque le falta dorarlo, lo que requiere un esfuerzo mayor. El P. Juan Turuy agradeció a los feligreses por haber ayudado a la mencionada restauración del retablo, pero también les animó a que emprenden la segunda parte: dorar el altar. Explicó que el oro que se requiere para ello debe ser de 24 kilates, medidas requeridas por el Instituto de Antropología, y que el precio está estimado en medio millón de quetzales. Y bromeó el párroco con los feligreses: “el dinero ya lo tenemos, sólo que está en la bolsa de ustedes...”
     Mientras regresaba y “mi” chofer ocasional me dejaba en un sitio, necesitaba cruzar la calle para tomar el carro que me llevaría al Seminario. Mientras esperaba cruzar, una niña de unos 10 años desaceleró el paso por mi lado de la calle y me besó la mano, como muestra de respeto que tienen los feligreses de por aquí. Me reconoció porque iba con sotana. Francamente, me conmovió y me emocionó. Le di la bendición.
     Ya al volver al Seminario nos pusimos a la tarea de preparar todo para la Ordenación del Dcno. Santos y nos encaminamos, los seminaristas y yo, al pueblo de San Jorge para ensayar la Ceremonia. ¡Qué alboroto hay en este pequeño pueblito! Todo mundo está echando una mano para los arreglos.
     A unos señorones miembros de la directiva, mientras arreglaban las flores para el altar, le comenté que le habían quitado el “chance” de las mujeres...; o quizá les obligaron a hacerlo... Lo cierto es que están con una sonrisa de oreja a oreja, sacrificando con gusto su tiempo y sus esfuerzos.
     Mañana, pues, estaremos de fiesta nuevamente. Les contaré cómo acontecerá todo.
     Saludos, amigos.


Como podrán darse cuenta, le falta trabajo. Pero, confiamos en el entusiasmo y la colaboración de los buenos patzuneros. Además, felicitamos al P. Juan Turuy y a los sacerdotes de la parroquia que han colaborado tanto en este trabajo.
El Obispo, en la sede recién restaurada y bendecida.

El sagrario del retablo y el patrono.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Toma de posesión de un amigo

     Hoy, fiesta de la Virgen de Guadalupe, fue un día especial por el acontecimiento que compartí con un grupo de sacerdotes, de lo que quería dejar constancia en estas líneas.
     Llevo muchos años compartiendo trabajo con el P. Alfredo Chavajay, quien ahora ha sido nombrado párroco de la parroquia de Santiago Atitlán. Como es lógico, ya hacía tiempo que sabíamos la noticia, pues compartía el trabajo con nosotros, y ahora le hemos acompañado para su toma de posesión. Literalmente, ha salido del Seminario (hoy se llevó sus cosas de aquí) para ir al pueblo que se le encomienda.
     Era la primera vez que asisto a una toma de posesión ―ahora se está formalizando todos estos asuntos de administración en la Diócesis―. ¡Sin palabras...!
     Quien celebró la Santa Misa y dio la toma de posesión fue el P. Regino, Canciller de la Diócesis.
     Quien deja la parroquia es el P. Rolando, que estuvo allí durante tres años de párroco. ¡Cómo le quiere la gente! Pero también de manera modelo ha aceptado al nuevo párroco. Se escuchaba que podía haber cierta tensión en la feligresía por el cambio, pero quedé admirado de como sucedió todo.
     A los “atitecos”, espero que se consuelen pronto de la despedida del P. Rolando con la bienvenida del P. Alfredo.

martes, 10 de diciembre de 2013

Hoy, Nuestra Señora de Loreto

     Hoy la Iglesia celebra la memoria de Nuestra Señora de Loreto. Como indica el video, en esta localidad se encuentra la Santa Casa de la Sagrada Familia, que estaba antes en Tierra Santa.
     Me ayuda a pensar en la alegre vida familiar de Jesús, José y María y el cuidado que tendría cada uno de vivir el amor y el servicio, en medio de una vida ordinaria de familia, trabajo, afanes diarios, relaciones sociales, pobreza...
     Ojalá nos conceda la Sagrada Familia estas virtudes familiares para nuestra familias.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Razones de Scoto por la Inmaculada

    Hace falta tener una cierta cultura teológica para seguir el razonamiento de estos teólogos. Me ha encantado el video, que me instruye para el razonamiento y la doctrina. Aunque el video tiene una postilla graciosa, que no tiene que ver con el tema...

En la celebración de la Inmaculada Concepción

     Leer las palabras del Santo Padre que pronunció ayer, antes del rezo del Angelus, me iluminó. No había caído suficientemente en la cuenta de que el pecado no es un ente en sí, una cosa, sino un alejamiento de Dios, una fractura de la comunión con Él. Éstas son las expresiones utilizadas por el Santo Padre.
     “En vista de esta maternidad, María fue preservada del pecado original, o sea de aquella fractura en la comunión con Dios, con los demás y con la creación que hiere profundamente a todo ser humano. Pero esta fractura fue sanada anticipadamente en la Madre de Aquel que ha venido a liberarnos de la esclavitud del pecado. La Inmaculada está inscrita en el diseño de Dios; es fruto del amor de Dios que salva al mundo. Y la Virgen jamás se alejó de aquel amor” (palabras del Santo Padre en el Angelus de ayer).
     ¿Qué harías si pudieras escoger a tu madre? Decía san Josemaría que hubiéramos escogido a la que tenemos y la hubiéramos llenado de todos los dones de los que fuéramos capaces. ¿No harías tú eso? Pues, el Hijo de Dios sí podía hacerlo y lo hizo. El argumento patrístico teológico es similar: Dios lo vio conveniente, podía hacerlo, luego, lo hizo…
     Según nuestro calendario litúrgico, hoy celebramos a la Inmaculada Concepción. Honremos a María, Madre nuestra, en esta Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Sus oraciones, por favor

     Aprovechando un poco de tiempo, decidí ir a casa, con mis papás, ayer por la tarde. Sin embargo, cuando llegué me encontré con que mi abuelo estaba interno en la Clínica, pues había sufrido una afección fuerte. De hecho, estaba en coma.
     Mi mamá me informó que habían ido al párroco, el P. Emilio, para que viniera a darle la Unción, pues no sabían que yo llegaría a casa. Al fin, coincidimos los dos, pues justo llegó el P. Milo. Me tendió los santos Óleos mientras me dijo: “¡Unja a su abuelo!” Así lo hice inmediatamente.
     Hoy fui temprano a ayudar a un sacerdote vecino con las Misas dominicales y las Confesiones. A las ocho celebré la Santa Misa; aproveché la oportunidad para encomendar a mi abuelo y pedirle a los feligreses que nos ayuden con su oración.
     Cuando volví a casa, pasado el mediodía, me dijo mi mamá con emoción que el abuelo había vuelto en sí, que hacía un rato había empezado a mejorar un poco.
     ¿Relación con la Misa y las oraciones? No lo dudo. Dios sabrá, ciertamente, lo que venga, pero tengo la confianza en que nunca nos deja solos.
     Ruego sus oraciones, por favor, por este “mi” enfermo.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Hacer extraordinariamente las cosas ordinarias

     Es una expresión de clara autoría de un santo, san Josemaría. Pasan tantas, pero tantas cosas cada día, pero que todas son tan ordinarias que no nos detenemos a pensar en ellas.
     Todas, pueden ser ocasión para encontrarse con Dios, tratando de hacer extraordinariamente las cosas ordinarias..., por amor a Dios.
     Hoy me ha pasado, entre esas muchas cosas ordinarias, una extraordinaria: me han invitado a predicar en la Primera Misa de un ya próximo sacerdote: el ahora Dcno. Santos Ramos. La verdad, es un gran privilegio y lo he aceptado con gran gusto. Le he estado encomendando, desde luego, pero ahora me servirá esto para hacerlo más.
     Dios me ayude a poner cada día empeño en hacer bien, extraordinariamente bien, las cosas cotidianas. Ojalá les pase igual a ustedes, con un optimismo cristiano y divino, puesto que Dios se fija en nosotros y le interesan esas nuestra nimiedades, puesto que nos ama.

¡Afuera el estrés!

     Pillé este artículo de Rita María Roesch, en su columna de Prensa Libre, que enlazo aquí. Me parece muy provechoso, especialmente para los que vivimos metidos en este mundo frenético. Dice la autora que lo tomó de lo expuesto por expertos del Instituto Francés de la Ansiedad y el Estrés en París.
1) Haga una pausa mínima de 5 a 10 minutos por cada dos horas de trabajo como máximo. Repita estas pausas en su vida diaria y piense en usted, analice sus actitudes.
2) Aprenda a decir no sin sentirse culpable o creer que lastima a alguien. Querer agradar a todos es un desgaste enorme.
3) Planifique su día, pero deje siempre un buen espacio para cualquier imprevisto. Recuerde que no todo depende de usted.
4) Concéntrese solo en una tarea a la vez. Por más ágiles que sean sus escenarios mentales, usted se cansa.
5) Olvídese de una vez por todas que usted es indispensable en su trabajo, en su casa o en su grupo habitual. Por más que eso le desagrade, todo puede caminar sin su actuar, salvo usted mismo.
6) Deje de sentirse responsable por el placer de los otros. Usted no es fuente de los deseos, ni el eterno maestro de ceremonias.
7) Pida ayuda siempre que sea necesario, pero tenga el buen sentido de pedírsela a las personas correctas.
8) Separe los problemas reales de los imaginarios y elimine estos, porque son pérdida de tiempo y ocupan un espacio mental precioso para cosas más importantes.
9) Intente descubrir el placer de las cosas cotidianas como dormir, comer y pasear, sin creer que es lo máximo que puede conseguir en la vida.
10) Evite envolverse en ansiedades y tensiones ajenas en lo que se refiere a ansiedad y tensión. Espere un poco y después retorne al diálogo y a la acción.
11) Su familia no es usted. Ella está junto a usted, compone su mundo, pero no es su propia identidad.
12) Es necesario tener siempre a alguien a quien le pueda confiar y hablar abiertamente. No sirve de nada si está lejos.
13) Conozca la hora acertada de salir de una cena o dejar una reunión. Nunca pierda el sentido de la importancia sutil de salir a la hora correcta.
14) No quiera saber si hablaron mal de usted, ni se atormente con esa basura mental. Escuche lo que hablaron bien de usted, con reserva analítica, sin creérselo todo.
15) La rigidez es buena en las piedras, pero no en los seres humanos.
16) No abandone sus tres grandes e invaluables amigas: intuición, inocencia y fe.

17) Entienda de una vez por todas que usted es lo que usted haga de sí mismo.

jueves, 5 de diciembre de 2013

La Iglesia defiende la vida

     Recientemente, hubo quienes pensaron que el Papa era “progresista”, que daba visos de cambio en la postura de la Iglesia referente a temas ya clásicos en la polémica actual. En septiembre de este año dijo el Papa al director de La Civiltà Cattolica:
«No podemos seguir insistiendo sólo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. Es imposible. Yo no he hablado mucho de estas cuestiones y he recibido reproches por ello. Pero si se habla de estas cosas hay que hacerlo en un contexto. Por lo demás, ya conocemos la opinión de la Iglesia y yo soy hijo de la Iglesia, pero no es necesario estar hablando de estas cosas sin cesar».
     En su reciente exhortación apostólica (Evangelii Gaudium, nn. 213-214) el Papa viene a explicar lo que piensa sobre aquellos temas:
213. Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo. Frecuentemente, para ridiculizar alegremente la defensa que la Iglesia hace de sus vidas, se procura presentar su postura como algo ideológico, oscurantista y conservador. Sin embargo, esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno. La sola razón es suficiente para reconocer el valor inviolable de cualquier vida humana, pero si además la miramos desde la fe, “toda violación de la dignidad personal del ser humano grita venganza delante de Dios y se configura como ofensa al Creador del hombre”.

214. Precisamente porque es una cuestión que hace a la coherencia interna de nuestro mensaje sobre el valor de la persona humana, no debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre esta cuestión. Quiero ser completamente honesto al respecto. Éste no es un asunto sujeto a supuestas reformas o “modernizaciones”. No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana. Pero también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza. ¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?