lunes, 30 de septiembre de 2013

"Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo"

San Jerónimo
     Hoy comencé a leer un libro titulado “El precio a pagar”. De cierta fácil lectura, es el testimonio de Joseph Fadelle y su camino al Cristianismo, comenzado desde el Islam.
     Uno de los momentos que me impresiona de su testimonio ―ayudado por la pasión con que lo cuenta― es la curiosidad, en primer lugar, con que empieza a leer un libro sobre Jesús e, inevitablemente, que le lleva a leer los Evangelios.
     El testimonio da mucho de qué hablar. Pero quería hacer notar el amor que le toman, los conversos, a la Sagrada Escritura, amor que a veces, a algunos cristianos nos falta. En esto no hay límites, y podemos crecer poco a poco.
     Es que hoy celebramos, en la Iglesia, la memoria de San Jerónimo, patrono de los que se dedican a los estudios bíblicos, como este servidor. Este santo nos alcance un ardiente amor a las Escrituras, el que tuvo él, para que nos lleve a la intimidad con Jesucristo, de quien hablan las Escrituras. San Jerónimo lapidó: “ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo”.

domingo, 29 de septiembre de 2013

Los Santos Arcágeles Miguel, Gabriel y Rafael

     Ésta es la descripción que recoge el Martirologio Romano:

     Hoy celebramos la fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. La Sagrada Escritura revela misiones singulares de los tres. Sirvieron a Dios día y noche y son los nombres con los que se presentan en la Sagrada Escritura. Miguel aparece en defensa de los intereses divinos ante la rebelión de los ángeles malos. Gabriel anunció a la Virgen María el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios y su maternidad divina. Rafael acompañó al joven Tobías cuando cumplía un difícil encargo y se ocupó de solucionar difíciles asuntos de su esposa.
      Continuamente protegen a la Iglesia y a cada persona que acude a su protección y ayuda, es decir, tú y yo.

sábado, 28 de septiembre de 2013

Preparando la fiesta de los Ángeles y Arcángeles

Cuando nos acercamos al Sagrario, así deben ponerse a adorar al Señor, pues le ven directamente.
     Me sirvió como despertador escuchar que rezaban a San Miguel Arcángel, después de Misa, cuando celebré en la parroquia de Argueta, hace una semana.
     Mañana celebraremos a los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael ―el calendario litúrgico reúne ahora en una misma fiesta a los que, anteriormente, se celebraba a cada uno por aparte―; el próximo 2 de octubre haremos memoria de los Santos Ángeles Custodios.
     Me ha servido escuchar, hace poco, la consideración de que Dios nos ha permitido conocer su existencia, pues nos ayudan a nuestra salvación. Sin embargo, con probabilidad habrá otros seres espirituales de los que no tenemos noticia. Es lógico considerarlo, pues Dios no tiene obligación ni estamos en la capacidad de conocer todo lo que Dios ha creado.
     A la piedad cristiana resulta fácil la devoción a los ángeles. Me parece oportuna la fiesta para recordarles, para recordar que su auxilio es eficaz, y que vivimos rodeados de ellos.
     ¡Recuerda que tú tienes un ángel, puesto por Dios para ayudarte en tu salvación! Recurre a él.

viernes, 27 de septiembre de 2013

¿A quién le interesan las pequeñas cosas que hiciste hoy?

     Unas letras antes de terminar el día, aunque los ojos se resistan a seguir iluminando...
     Algún sacerdote, juzgando sobre alguna película, ha indicado que los actores no comen, o nunca duermen, o no se ve que hagan las actividades que hace cualquier miembro de la raza humana.
     Claro, no se trata de hacer un documental para que tengan que aparecer todas esas nimiedades. Además, las cosas pequeñas de cada día no sorprenden, lo que precisamente pretenden las películas, para que atraiga.
     ¿Y a quién le puede interesar lo que comí hoy o lo que pensó aquél sacerdote? ¿Podría haberse preguntado alguien a qué hora se levantó el seminarista que llegó más temprano a la capilla a rezar? No, en efecto. Ni hace falta, ya que no vivimos para que los demás conozcan nuestra vida.
     Eso sí, a Dios sí le interesa, y desea que, al hacer esas nimiedades, pensemos en Él. En efecto, quien vive de amor, quien piensa en el Amor, vivirá realizado haciendo esas cosas para agradarle.
     Me parece que, a esta hora de la jornada, ya empiezo a desvariar... Mejor lo dejamos aquí... 

jueves, 26 de septiembre de 2013

La Diócesis se va poniendo hermosa, madura...

El P. Daniel, el nuevo párroco de San Antonio Nejapa.
    He escrito en el blog del Seminario dos entradas, una sobre la erección de la nueva parroquia en Chimaltenango (San Antonio de Padua, San Antonio Nejapa) y la incorporación del P. Maynor Toj (natural de Patzún) al cuerpo de formadores del Seminario Mayor.
El nuevo formador: el P. Maynor Toj.
    Nuestra Diócesis, gracias a Dios, se va afianzando; ya va dejando de ser una pequeña criatura, pues en su avanzada va consolidándose, gracias a la labor de tanta gente anterior que ha trabajado y desgastado su vida por esta causa.
    La frase de San Josemaría “soñad y os quedaréis cortos” se ha cumplido; se va haciendo bastante trabajo, pero queda mucho por hacer. La Diócesis se va poniendo hermosa, madura.
     Pero, claro está, tenemos mucho que mejorar. La labor va para largo, y hay que mucho que aprender, también de nuestros errores.
     Confiamos a Nuestra Señora de los Dolores, Patrona de la Diócesis, que siga afianzándonos en la fidelidad a Dios, a la Iglesia y al Evangelio. 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

¿Cómo es la vida de un obispo?

     La misma pregunta podemos plantearnos acerca del Papa ―me recuerdo de aquel video (pincha aquí) del Discovery― o de un sacerdote. Cabe imaginarse de todo. Respecto a la vida del Seminario, varios de los candidatos se imaginan que aquí todo el día estamos, de rodillas, rezando y leyendo la Biblia. No falta aquél cristiano que, al escuchar que son siete años los de preparación en el Seminario, comenta, sorprendido: “¡Tanto tiempo necesitan para aprender a decir Misa!”
     ¿Cómo es la vida de un obispo? ¿Qué hace? Con gusto les respondería Mons. Gonzalo, nuestro obispo en la Diócesis.
     Sin embargo, a Mons. Gonzalo no le haré este planteamiento quizá algo embarazoso. Ahora les enlazo un artículo que cuenta cómo un presentador catalán (España) convivió con un Obispo (Mons. Xavier Novell, obispo de Solsona) durante tres días. ¿Qué pensaría el presentador que encontraría?
     La vida de los obispos, y la del Papa y la de los sacerdotes, es una vida normal, como la de cualquier cristiano, llena de muchos afanes cotidianos: oración, horas de trabajo, un poco de descanso... Pero también hemos de ayudarles con nuestra oración, pues su persona es enlace con Dios y con la Iglesia.

martes, 24 de septiembre de 2013

El Papa siempre es noticia, más en la actualidad

     Un precioso artículo de Enrique García Maiquez en el Diario de Cádiz sobre el Santo Padre y la inmediatez de sus acciones (22/09/2013), mas no porque haga cosas extrañas sino porque la gente se sorprende de cosas tan triviales, tan humanas, de un Papa. Léanlo entero, que les gustará.
     El Papa Francisco tiene, entre otros dones más del Espíritu Santo, un don mediático. Es capaz de convertir en noticia de primera plana y última hora las enseñanzas de dos mil años del cristianismo.
     Esa habilidad se extiende a sus colaboradores. Véase el revuelo montado tras las palabras de Parolin sobre el celibato. Y no dijo nada nuevo: tan poco dogmático es el celibato sacerdotal dentro de la Iglesia que en determinados ritos orientales hay de siempre sacerdotes casados, como los hay entre los conversos de la Iglesia Anglicana, además de ser perfectamente habitual entre nosotros el matrimonio de los diáconos, que es un grado del sacerdocio. A pesar de todo, se ha querido avistar una revolución. Bendito jaleo, que nos da pie a los columnistas católicos a recordar, por un lado, que todos somos sacerdotes por el bautismo; y, por otro, que la vocación al celibato, sea en el sacerdocio sacramental o no, responde una llamada personal de entrega plena a Dios y para servicio a los hombres.
     También ha causado gran revuelo que el Papa, en una distendida entrevista, haya declarado que jamás fue de derechas. Eso sólo puede sorprender al que se cree que la Iglesia lo es. Sin embargo, lo de las derechas y las izquierdas es de anteayer (1789) y la postura de siempre de la Iglesia es la de la canción de Isabel Escudero: "Ni derechas/ ni izquierdas:/ entre arriba y abajo/ es la pelea" o la de las dos ciudades de san Agustín.
     En esa entrevista, confiesa el Papa su deseo de una Iglesia menos centrada en la homosexualidad o el aborto. Detecto ahí una "cierta probable ingenuidad", que es la casi virtud que él literalmente destaca de su admirado beato Pedro Fabro, tan admirable. No es a la Iglesia a la que esos temas obsesionan, sino al mundo. Puede medirse lo poco (aunque claro) que de ellos se habla en las Sagradas Escrituras, en la Tradición y en el mismo Catecismo. Y ya verá Su Santidad como, a pesar de sus deseos, que comparto, no dejan de perseguirle y de preguntarle por esos temas ni a sol ni a sombra.
     No quiero decir que Francisco no suponga una novedad. Cada Papa trae su estilo, sus acentos (éste, en la misericordia, por ejemplo) y su sensibilidad, que nos enriquecen. ¡Para noticia bomba de verdad sorprendente de la entrevista, y que nos atañe como gaditanos, el que José María Pemán sea una lectura predilecta del Santo Padre! ¡Oh, anda! Tenemos que estar muy orgullosos.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Dar luz (3+2)

     Nadie que ha encendido una lámpara, la oculta con una vasija o la pone debajo de la cama, sino que la coloca sobre un candelero para que los que entran vean la luz (Lc 8, 16).
     Jesús, no me gustan nada los nerdos, esos egoístas que quieren sacar 100 en todas la clases para ser millonarios el día de mañana. Yo quiero sacar buenas notas, pero ayúdame a no ser un egoísta, a ayudar a los demás, a pasarlo bien con ellos y a prepararme muy bien para servir con mi profesión a todos. Leí en Camino (n. 301) “estas crisis mundiales son crisis de santos”: ¡ayúdame, Señor, a iluminar y a mejorar mi ciudad, mi patria, la tierra entera!
     Sueña con Jesús en darle la vuelta al mundo como a un calcetín.
     Al que tiene se le dará; y a todo aquel que no tiene, incluso lo que piensa tener se le quitará (Lc 8,18).
     No lo entiendo bien, Jesús. Me parece que el rico se confía en su dinero, el nerdo en sus notas, el culebra en los conectes de su papá… Luego el banco quiebra, le da un derrame cerebral o cambian al Ministro de Economía y todo lo que uno pensaba tener se acaba… y después la muerte. Dijo S. Juan de la Cruz, “al atardecer de la vida, nos juzgarán en el Amor”. A quien Te haya buscado y amado en la Tierra, Te le darás por entero y PARA SIEMPRE.
     Pregunta a Jesús si piensa que tú estás aprovechando la vida. Por cierto, ¿ya descubriste tu vocación?

     Propósito: Ser avaricioso del Señor.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Un poco de atención parroquial

Una buena foto de la aldea de Argueta

El presbiterio de la iglesia parroquial. Ciertamente, ninguno de los de la foto es este servidor.

Ésta es la nave de la iglesia, con los feligreses.
     Algunos aún no logran comprender que el trabajo del Seminario es, también, un trabajo pastoral, que trabajo pastoral no lo es sólo el parroquial. En fin...
     Hoy tuve la oportunidad de gustar un poco ese fascinante ámbito: la atención parroquial. Suplí al párroco de Argueta, una aldea de Sololá que es parroquia. Celebré tres Misas, confesé un buen rato, conversé “en serio” con un par de personas aunque una de ellas, que me conoce, me dijo que no hiciera referencia alguna a ella en lo que escribo: ¡qué desconfiada!―.
     Recordé viejos tiempos, en que, con cierto esfuerzo, debía acomodar las Normas de piedad en el apretado horario de celebración litúrgica y atención a los feligreses. En efecto, no hubo espacio para estirar los pies; a esta hora tardía sí.
     ¿Cansado? Un poco, pero contento con la experiencia.
     Hace años, recién ordenado, atendí esta comunidad por un tiempo. Trece años después, he visto los cambios habidos, que no son muchos. Algo que no termina de sorprenderme ―hoy, otra vez lo he experimentado― es que la comunicación con algunos penitentes no era la más favorable, debido a su sordera, además de que eran un tanto mayores; se sumaba que no entienden el español y hablaban en kiche’. Medio me di a entender con mi kaqchikel, mientras me daban oportunidad, porque alguna se me iba escapando sin que le haya dado la absolución...
     Mañana, a seguir con el también fascinante trabajo intelectual.
Vista aérea de la aldea de Argueta. ¿De qué año será esta foto?

sábado, 21 de septiembre de 2013

Que descanse en paz “doña Minga”


     Aclaración: en Guatemala, llamamos “doña” a las señoras; no es el título que se le da a la reina en España.
     Algunos de los lectores de esta entrada conocerán a esta vecina nuestra: “doña Minga”. Le dio, al parecer, un derrame cerebral, que la dejó inconsciente. Tardó pocos días más. Hoy, por la mañana, ha fallecido en el hospital.
     Por vivir cerca del Seminario, todo mundo que ha pasado por este Seminario la ha conocido. Ella también, dicen, conoció a mucha gente que ha pasado por aquí.
     Mañana, la Misa de cuerpo presente, al ser vecina nuestra, será celebrada en la Capilla del Seminario. Personalmente, supuse esto antes de que se acordara.
     Dios conceda el descanso eterno a “doña Minga”.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Casi se me olvida la fórmula de la absolución (Confesión)

     Estamos terminando el día viernes y terminan las labores académicas programadas para la comunidad. Luego, cada uno busca sacar tiempo para estudiar por su cuenta, en medio del resto de actividades. Yo ya estoy deseando descansar, pero no quería dejar de escribir unas letras para mis amigos.
     En la tarde me puse a confesar un rato a descargar el alma de los penitentes, a esta sesión divina de “terapia espiritual”―. Ahora no me preocupé de lo del otro día: si me recordaba bien de la fórmula de la absolución, es decir, la fórmula para que se dé el perdón de los pecados. En verdad, cuando quise “pensar” seriamente en lo que estaba diciendo (la fórmula), casi tropiezo...
     Ya son trece años de estar impartiendo este poder maravilloso diciéndole al penitente: “tus pecados están perdonados”, “vete en paz”. A diferencia de la primera vez que se me olvidó (al menos dije las palabras esenciales), la fórmula de  la absolución ahora me sale casi sin pensarlo, de tantas veces repetida.
     Es preciosa la fórmula de la absolución, cuánta riqueza divina y teológica encierra. Es para considerarla tantas veces ante Dios, misericordioso. La fórmula es:
     Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

"Amor a la libertad". Un video sobre lo que san Josemaría predicaba sobre este don


jueves, 19 de septiembre de 2013

Historias que te hacen pensar (IX)

     Se trata de un anuncio de la telefonía tailandesa True Move H, lanzado el pasado 11 de septiembre. El comercial se llamó “Giving” (“dando” o “dar”) a secas.
      El anuncio cuenta la historia de un niño que tuvo que robar medicamentos para su madre enferma, porque no tenía recursos para comprarlos. Pero cuando es atrapado, un comerciante paga por los productos en un gesto de bondad desinteresado.
     30 años después, aquel hombre que ayudaba a los necesitados desde su humilde lugar, sufre un infarto que lo lleva a una compleja intervención médica, y miles de dólares en gastos que no podrían pagar. Pero contra todos los pronósticos, aparece una segunda factura con todos los valores en cero y la leyenda: "Todos los gastos pagados hace 30 años. Mis mejores deseos, Dr. Prajak Arunthong".
     Las vueltas de la vida: el doctor resultó ser aquel niño que había robado los medicamentos.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Intentar quedar bien con todos

     Pobre Jesús, que no quedaba bien con nadie (cfr. Lc 7,31-35, evangelio de la Misa de hoy), igual que Juan Bautista.
     Pero Jesús lo tenía claro: hay que hacer bien las cosas, sin importar qué digan los demás; sólo le importaba cumplir la Voluntad de su Padre, de nuestro Padre, Dios.
     ¿Acaso te pone triste o alegre lo que digan o piensen los demás? ¿Depende de eso lo que hagas o cómo lo hagas? Pobre de ti, porque nunca estarás tranquilo y siempre quedarás mal con alguien.
     Me parece que nos hace falta, a ti y a mí, una buena dosis de NO A LOS RESPETOS HUMANOS, es decir, no hagamos las cosas porque nos vean o por lo que van a decir: si sabes lo que hay que hacer, hazlo con toda paz y, te aseguro: ¡siempre habrá alguien quien hable mal de ti o no te comprenda...! Pero serás tú mismo y estarás alegre.

martes, 17 de septiembre de 2013

Asomándonos al ritual judío

La menorah, uno de los objetos sagrados del templo de Jerusalén, que Dios mandó a Moisés construir.
     Me tocó explicar hoy, en una clase sobre el libro del Levítico, algo sobre el ritual judío, aunque fue sólo un asomo. Nos tocó que explicar los lugares (la tienda del encuentro, el templo –el primero y el segundo-, la sinagoga) y los objetos sagrados (el arca de la alianza, el altar de los sacrificios, el altar del incienso, la mesa de los panes de la proposición y el candelabro de siete brazos).
     La menoráh, que así se llama el candelabro de los siete brazos (Ex 25,31-40), debía permanecer alumbrando todo el tiempo el “santo”, la “antesala” del “Santísimo” o “Santo de los Santos”. ¿Se han preguntado cómo es que hay siempre una lámpara junto al Sagrario? Pues, ésta es una respuesta válida, heredada de la tradición judía.
     Les pongo un video del templo de Jerusalén, muy ilustrativo, que encantó a mis alumnos.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Autoridad vrs. Libertad

     ¡Qué difícil es conjugar estos ámbitos! El que ejerce autoridad desea ser obedecido; el que está sujeto busca emanciparse. Ambos quieren mantenerse, no perder sus fueros. ¿Quién tiene la razón?

     Cuando se habla de los padres es aún más difícil sostener y lograr un equilibrio en el ejercicio de su autoridad, porque cada vez que la ejercen van poniendo en juego el futuro del hijo. Un tanto igual puede decirse de los otros que ejercen autoridad. Si caminan con rectitud de intención, podrán gozar de la ayuda de Dios para lograr ese equilibrio.

     Lean el artículo enlazado aquí, podrá darles luces, no sólo para ejercer la autoridad sino también para vivir con libertad.

Retomando el trabajo ordinario

¡Cuánto bien me hizo el libro que se titulaba así: "Ahora Comienzo"!
    Este año volví a pasar el 15 de septiembre en casa, en Patzicía, después del viaje a Managua. También en Nicaragua andaban con la pompa del 15 de septiembre, con la celebración de la Independencia del país.
     Eché una mano a mi párroco, el P. Emilio, en la atención del domingo. Después de rezar un rato, fui camino a encontrarme con mi familia mis papás, mis hermanos y sobrinos― que andaban viendo el desfile de los estudiantes. Pasé largo rato con mis sobrinos, disfrutando de la vida de familia.
     Ahora, a tomar nuevamente los libros y la actividad académica. Después del respiro dado, estamos dispuestos y animosos a recorrer esta recta final del curso académico, que terminará el 26 de octubre, ¡a sólo seis semanas!

sábado, 14 de septiembre de 2013

Felicitación al Dcno. Benedicto

El Obispo ordenante: el Card. Maradiaga. ¡Felicidades, Dcno. Benedicto!
     Desde la distancia quiero enviar una felicitación al ahora Dcno. Benedicto Maldonado, ordenado el pasado miércoles 11 de septiembre, en Tegucigalpa, Honduras, de manos del Card. Óscar Rodríguez Maradiaga.
     El Dcno. Benedicto realizó sus estudios en el Seminario Mayor de nuestra Diócesis, concluidos el año pasado.
     Como hemos dejado consignado en el blog del Seminario, el Dcno. Benedicto nos invitó a participar de su ordenación, pero, ahora, por las distancias, no hemos podido asistir.
     ¡Felicidades, Dcno. Benedicto! Dios haga fructífero tu ministerio diaconal. Si Dios nos lo permite, esperamos poder asistir a tu ordenación presbiteral.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Recordando el tiempo de formación

     Una de las sesiones del Encuentro de Formadores, en el que estoy, ha sido como una terapia... Nos han puesto a recordar nuestros tiempos de formación, es decir, de cuando estuvimos en el seminario, y recordar qué cosas ayudaron y qué cosas no ayudaron a nuestra formación.
     Desde luego, hay tantas, pero tantas cosas para dar gracias, por haber vivido ese tiempo en el que nos tocó formarnos, tanta gente buena que “nos echó la mano”.
     He tomado la foto que pongo ahora con exalumnos del Seminario de Sololá. Aunque pasaron unos años antes que yo, les conozco, y ahora estamos en la misma empresa de la formación de los futuros sacerdotes.
De izquierda a derecha: P. José Eduardo Chávez, rector del Seminario de San Vicente, El Salvador; un servidor; P. Wilfredo Centeno, formador; y P. Jorge Rivas, rector, ambos en el Seminario San José de La Montaña, San Salvador.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Compartiendo experiencias de formación

Es la foto oficial de los formadores que hemos asistido al Encuentro.
     Entre el día de ayer y hoy, hemos tenido un intercambio de experiencias entre formadores de los seminarios de Centro América. Hemos tenido conferencias, todas acerca de la formación de los futuros sacerdotes y la nueva evangelización, sesiones en grupo ―me tocó ser secretario en tres sesiones―, oración...
     Con los años me doy dando cuenta que las experiencias y preocupaciones de los formadores, en todos lados, son muy semejantes, pues nuestra gente es similar, viviendo en el mundo actual.
     No es que nos hayan metido miedo al reconocer la situación actual, que exige mejor preparación de los candidatos al sacerdocio, pero sí que es serio. No es que no me haya dado cuenta ―a veces me embarga la preocupación―, pero estas experiencias me lo ponen delante más conscientemente.
     Eso sí, no sólo somos los únicos, sino que a Dios le interesa el tema ―si se puede hablar así―; es decir, es Él quien quiere que se atienda a la gente, es Él quien llama a los futuros sacerdotes, es Él el protagonista de la formación y el sustento de los sacerdotes.
     Por eso, el elemento divino ―el principal― es irrenunciable. En este punto, todos pueden ayudar.
     Aunque el trabajo ha sido un tanto arduo, se ha llevado con sumo ánimo y buen humor. He podido saludar a antiguos y a nuevos amigos. Mañana, según el programa, un poco de descanso.
     Saludos, amigos.

martes, 10 de septiembre de 2013

Historias que te hacen pensar (VIII)

     Un niño estaba parado, descalzo, frente a una tienda de zapatos, temblando de frío. Una señora se acercó y le dijo:
     ― "Mi pequeño amigo ¿qué estás mirando con tanto interés en esa ventana?"
     Él respondió:
     ― "Le estoy pidiendo a Dios que me dé un par de zapatos".
     La señora lo tomó de la mano y lo llevó adentro de la tienda y pidió a un empleado media docena de pares de medias para el niño y un par de zapatos. Preguntó si podría prestarle una tina con agua y una toalla y llevó al niño a la parte trasera de la tienda. Con cariño empezó a lavar los pies del niño y se los secó, luego le colocó las medias y los zapatos. Ella acarició al niño en la cabeza y le dijo:
     ― "¡No hay duda pequeño amigo que te sientes más cómodo ahora!"
     Mientras ella daba la vuelta para marcharse, el niño muy feliz, la alcanzó y la tomó de la mano, mirándola con lágrimas en los ojos le preguntó:
    ― "¿Es usted la esposa de Dios?
     La Señora le respondió:

     ― "No, solamente soy una mujer agradecida con o que él me ha dado".

lunes, 9 de septiembre de 2013

Mi más sentido pésame a los sanmartinecos


     Gran pesar en Guatemala, en mi Diócesis.
     Les encomiendo de corazón: a las almas de los fallecidos y a los familiares.
      Esto recoge la noticia de Prensa Libre: Al menos 43 personas murieron y decenas más  resultaron heridas este lunes en un accidente de autobús extraurbano que cayó a un barranco en el kilómetro 64 de la ruta entre San Martín Jilotepeque y Chimaltenango, según reportes de cuerpos de socorro.

Conociendo gente nueva

Es cierto, P. Luis: ésta es la actual Catedral. La imagen de la entrada anterior es de la antigua Catedral Metropolitana.
     Claro, también estoy conociendo lugares nuevos para mí, pero prefiero conocer gente nueva. Ya he saludado a gente nueva, dispuesto a aprender de ellos, pues promete esta reunión.
     Podría comentar el cosquilleo que sentí en el estómago con la turbulencia, o la “refacción” que nos dieron en el avión, o la vista aérea de los lagos de Managua, o el calor que hace en la capital un calor que va a ser saludable para mí―, o de lo que olvidé traer conmigo ―lo que suele suceder cuando vamos de viaje―...
     En este conocerse ―mientras escribía conocí a un padre capuchino (no de los que se toman...) formador de este Seminario Nacional de Fática en que estoy― hay un enriquecimiento: además de aprender de los demás, también me doy cuenta que vamos, gracias a Dios, por buen camino, aunque tengamos cosas que mejorar.
    Hoy tendremos la presentación por seminarios: allí tendré el gusto de dar a conocer lo que ya conocerán de nuestro Seminario.
     Eso sí, me estoy aclimatando. Creo que disfrutaré aquí. Saludos.
Otra vista de la Catedral.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Hoy, cumpleaños de la Virgen María

    ¡Y cómo se me iba a olvidar! Hoy, 8 de septiembre, se celebra en la Iglesia la Natividad (Nacimiento) de la Virgen María, Madre de Jesucristo, nuestro Señor.
     Otro tipo de “Mañanitas” le he cantado hoy, tratando de tenerle presente continuamente. Ojalá tú hagas un tanto también.

Nos seguimos viendo...

Voy a hacer un acto de fe: dice el internet que ésta es la Catedral de Managua.
     Mañana, temprano, viajaré a Managua. Después de un buen rato, volvemos a abordar un avión.
     El motivo del viaje es representar al Seminario en la reunión de la OSCAM (Organización de Seminarios de Centro América y México), en donde asistirán representantes de los seminarios implicados.
     “Hace un poco de calor”, me han dicho. Han pronosticado entre 28 y 34 grados de temperatura. Además, me he asegurado de no llevar trabajo aunque es fácil encontrarlo y/o llevarlo, con ayuda de la tecnología―, para desintoxicar un poco la mente, ya tan cargada a esta altura del año.
     Entonces, por el internet, “nos seguimos viendo...”

sábado, 7 de septiembre de 2013

Hace tanto bien el dialogar

Una foto de archivo, en conversación con un bachiller.
     Una de las labores del sacerdote es hablar, predicar ―ojalá con contenido, después de haberlo “hablado” con Dios―. Pero también la de escuchar.
     Había comentado en entrada anterior que, nuevamente, estamos de convivencia vocacional en el Seminario, esta vez con jóvenes que provienen de la zona de Chimaltenango (la otra parte de esta Diócesis en la que sirvo). Me he entrevistado con algunos jóvenes, que me parecen valiosos para ingresar luego en el Seminario, primero Dios.
     En este trato personal, los jóvenes encuentran oportunidad para despejar sus dudas, para hablar de su propia experiencia vocacional y cristiana, para preguntar lo que quieran.
     Quizá alguno de los lectores de esta entrada, alguna vez, hayan tenido algún trato con un sacerdote que les inspira confianza. Pienso en tantos jóvenes ―y menos jóvenes― que quisieran hablar con alguien de confianza y no encuentran con quién. Ojalá encuentren con quién.
    Confío en que, con el que se confiesen, encuentren quien les guíe, pues constituye tanta ayuda y necesidad para el alma.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Una vocacional: ¿Eres feliz haciendo lo que haces?

     Mañana, nuevamente, Dios mediante, tendremos una “segunda segunda” convivencia vocacional (hace una semana fue la “primera segunda” convivencia). Les pido que lo encomienden, por favor, pues incumbe a todos ―todos somos Iglesia―.
     Hoy hemos tenido, en el Seminario, la visita de D. Luis Clavell, que nos vino a hablar de Filosofía y los estudios filosóficos en el ciclo institucional. Pueden leerlo en el blog del Seminario. Ha sido gran alegría que confirme nuestros esfuerzos.
    Encomendamos las intenciones del Santo Padre, especialmente la de mañana: ayuno y oración por la paz en Siria, en Medio Oriente y en el mundo entero. ¿Qué harás tú?
     El video de abajo es de una muchacha, como cualquiera ―quizá como tú―, que te planteas el tema vocacional. ¿Eres feliz en lo que estás haciendo? ¿No te excusas detrás de unos proyectos buenos en bien de los demás, con tal de no afrontar el tema vocacional?

jueves, 5 de septiembre de 2013

¿Cuántas veces te has recordado hoy del Papa Francisco?

     Como les anunciaba, ayer tuvimos con nosotros al Nuncio de Su Santidad, Mons. Nicolas Thevenin.
     La reunión y la convivencia fueron muy familiares, cordial, lo que gustó e impresionó a todos. escribimos algo en el blog del Seminario reseñando el acontecimiento.
El Nuncio, a la derecha, ingresando al Seminario.

Al terminar la Santa Misa, los formadores del Mayor y del Menor.

El Nuncio, compartiendo con los seminaristas.

Al comienzo del acto-tertulia, después del almuerzo.
     Hoy les propongo un video en el que sugerimos una forma concreta de tener presente al Papa: “unos dulces de leche”. Bueno, la anécdota fue la ocasión para que el Prelado del Opus Dei incentivara a unirnos al Papa, a ayudarle con la oración en la Comunión de los Santos. Mira el video, que puede sugerirte alguna concreción de vivir la adhesión al Santo Padre.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Unos que vienen otros que se van... Nuestra visita de hoy

     Un poco de información: el P. Lee Adler partió para Roma el día de ayer. Ha estado de vicario parroquial en Patzún, y ahora va a estudiar la Licenciatura en Historia de la Iglesia. A mí me causa cierta envidia, pues va a estar cerca del Papa, en la Ciudad Eterna y estudiando una materia que me gusta... Hemos hablado él y yo y es consciente de este gran regalo. Me alegra por él, que disfrute y aproveche este tiempo de peculiar formación que tendrá.
     Estamos esperando al P. Maynor Toj que, habiendo terminado la Licenciatura en Teología Fundamental también en Roma, se dispone a regresar a Guatemala, a la Diócesis. ¿En dónde vendrá a parar? En lo que confío es que vendrá a echarnos una mano en las clases en el Seminario, que tanta falta nos hace.
     Por otro lado, hoy tendremos entre nosotros, en el Seminario, al Nuncio Apostólico de Su Santidad, Mons. Nicolas Henry Thevenin, después de haber pasado por Tecpán Guatemala ayer, bendiciendo e inaugurando el retablo restaurado ―tengo ganas de pasar a ver ese retablo para ver su belleza actual. Vean el video que elaboró el P. Carlos y puso en su blog. Ahora le toca ver esta labor, el corazón de la Diócesis.
     Como cuando llega un invitado a casa, toca cuidar más los detalles. Me ha dado tentación de adornar y poner unas cosas que no solemos tener expuestas para impresionar al Nuncio. Pero, he pensado que hemos de mostrarnos como somos, sin apariencias, aunque, claro está, cuidando mejor las cosas.
     Es el Nuncio de Su Santidad, y trataremos de mostrarle el cariño y la adhesión que tenemos al Santo Padre. Le recibiremos con los brazos abiertos.

martes, 3 de septiembre de 2013

Historias que te hacen pensar (VII)

      Kate, una joven que vive en Australia, se dio cuenta de que estaba por dar a luz antes de tiempo. Estaba recién en la 27ª semana de embarazo, lo cual implica peligro de vida para el bebé en caso de nacer en forma prematura.
      Ella y David, su marido, fueron de inmediato al hospital y al cabo de tres horas sucedió. Pero no un solo bebé, sino dos.
      Pero, en vez de alegrarse, los padres sintieron una enorme tristeza: los bebés habían nacido prematuros y uno de ellos, el varón, al que tenían pensado llamar Jaime, nació muerto.
      Los médicos hicieron todo lo posible por salvarlo, pero fue en vano. Colocaron al bebé sobre el vientre de su madre, como ven acá en la foto, y su padre, David, los abrazó a los dos y le habló al bebé: “Te llamas Jaime. Tienes una hermana y dos padres que te aman. ¡Tienes que vivir, sí o sí tienes que vivir!”
     Una de las enfermeras se acercó a David y le pidió que se calmara: “Entiendo tu angustia, pero ya no hay nada que hacer”, le dijo.
      No obstante, el padre continuó: “¡Dios mío, esperamos tanto tiempo a este bebé. No dejes que ahora nos abandone! ¡Por favor, te lo pido, Padre Misericordioso!”
      Para su enorme sorpresa, de pronto, oyeron el llanto de un bebé. Jaime, el bebé prematuro, ¡resucitó y empezó a llorar!
      Y no estaba solo. Sus padres, junto a las enfermeras también prorrumpieron en llanto, pero esta vez, lágrimas de emoción. Jaime está con vida y está sano y sus padres están locos de alegría. ¡¡Qué felicidad!!

lunes, 2 de septiembre de 2013

A propósito de Whitney Houston y el destino...

     Hace año y medio, más o menos, escribí una entrada sobre Whitney Houston, tras conocer la noticia de su muerte, reciente entonces. Recientemente me llegó un comentario a la entrada, con una cuestión que se habrán planteado en alguna ocasión: nuestro “destino”. Al hilo de nuestra consideración de ayer, sobre la felicidad, copio y pego el comentario. Además, pego lo que se me ocurrió escribir como respuesta.
     Muero de pena por ella y tantas vidas que no siempre encontramos la salida para cambiar un destino cruel. Me pregunto si no era nuestro destino que la vida te llenara en un principio de coronas y laureles para luego mostrarnos la contracara, la del mal, la del costo de nuestra fama y riquezas cuando ya no tenemos nada para ofrecerle a ese anticristo que nos encumbró al costo más elevado que en esta vida podíamos ofrecer. Todo tiene un coste en este mundo, lo que aún no he logrado saber para afirmar si éste fue su destino o el destino lo decidimos cada quien. Que nadie se atreva a decir que lo sabe, sólo Dios lo sabe; y quizás algún día nosotros podamos elevarnos a tal sabiduría.
     He aquí el comentario inmediato que hice:
     Gracias por el comentario.
     Dios sabe -puesto que lo sabe todo- cuál será nuestro fin. Ahora bien, ¿puede Dios PREDESTINAR a alguien a la condenación, él que "quiere que todos los hombres se salven"...? NO PARECE, pues en Dios no puede haber un resquicio de maldad -¡si lo hubiera, no sería Dios!-. Dios lo puede todo, pero no puede nada en contra de nuestra libertad: ya te das cuenta que esto es común y medianamente evidente hoy.
     Pero, a los que tenemos más llano el camino sabiendo lo que a Dios agrada, es más "fácil" alcanzar la salvación. Dios es nuestro Padre, que quiere el bien para nosotros y continuamente nos ayuda, y nosotros también lo queremos. Si luchamos con alegría por ser fieles a Dios, Él ya se encarga de hacer crecer y fructificar esa lucha, como un papá ve los logros de su hijo pequeño y lo premia.

     En fin, siguiendo tus consideraciones, no busquemos las cosas como un culto a nosotros mismos, más bien, veamos en ellas sólo un instrumento para ayudar a los demás y agradar a Dios. Así, la vida es más amable, como lo es en verdad.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Próximo Sábado 7: jornada de oración y ayuno por la paz

     Hoy, antes del Angelus, el Santo Padre Francisco ha convocado a todos, a los católicos en primer lugar, pero también a los demás hombres de buena voluntad, a una jornada de oración y ayuno por la paz en Siria, en Medio Oriente y en el mundo.
    ¡Qué enérgico ha sido el Papa en su convocatoria! No podemos quedarnos de brazos cruzados. ¿Qué dices si nos unimos?

¿En dónde buscas la felicidad?

     En el Evangelio leemos que los fariseos eran malos, hipócritas; pero no todos lo eran (Nicodemo, Saulo, Gamaliel...). Algunos, como indica el Evangelio de la Misa (Lc 14,1.7-14), espiaban a Jesús. Jesús también los observaba: había quienes, estando en una fiesta, buscaban los primeros puestos.
     Buscar reconocimiento y honores sería ya una costumbre en ellos. Ahora le llamamos “fama”. En efecto, hay personas que buscan la fama a cualquier precio; como consecuencia, caen en un vacío existencial.
     ¿Te fijas en los famosos? Si no estuvieran anclados fuertemente en Dios, la fama no les llenará el corazón; la fama tiene su precio y pasa factura.
     Pero, imagina, también a los famosos hay que evangelizar. ¿Quién lo hará?
     Pero, a ti y a mí nos toca revisar EN DÓNDE BUSCAMOS LA FELICIDAD. Ojalá sea en Dios, pues Él no defrauda. Puedes confiar en eso.