viernes, 30 de abril de 2010

La era (corta) del diskette está pasando

Ya ha quedado algo atrás cuando adquirí mi primer diskette, de esos “cuadraditos” de 3.5 pulgadas, con capacidad de almacenaje de 1.4 Megas. Me sentío orgulloso con él, pues podía almacenar un trabajo “mío”, algo que yo había elaborado y que lo había hecho “a la altura de la tecnología”.


Entonces, en el Seminario todavía utilizábamos aquellas computadores iMac de una pieza, entre el monitor y el disco duro, una caja cuadrada con pantalla en blanco y negro; el modelo creo que era “128K”.


Ahora todo se almacena en CD’s, DVD’s, USB, MP4, tarjetas SD...; ¡y todo esto quedará desfasado dentro de poco! Están creando nuevos instrumentos que permitirán llevar toda la vida en un chip pequeñito.


Sony, uno de los principales productores de diskettes –entre muchas cosas más–, ha anunciado que en marzo de 2011 dejará de fabricarlos.


Habría que guardar alguno para que los niños y jóvenes de dentro de unos diez años los puedan apreciar; incluso con el peligro de que nos vean como prehistóricos.

jueves, 29 de abril de 2010

"Sé bien a quiénes he elegido"

Un amigo mío se desplazará a Madrid, me contaba, para hablar sobre “fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote”. Esta intervención suya puede tener cierta dificultad si se piensa en que lo pronunciará delante de un grupo de laicos.


Cada vez estoy más convencido que la intención principal del Santo Padre, al convocar un Año Sacerdotal, es con vistas a la conscientización del propio sacerdote del don que ha recibido y, en consecuencia, que sea fiel; en un segundo lugar está que los fieles valoren el don de los sacerdotes, que también es muy importante.


El mensaje del Santo Padre para el Domingo del Buen Pastor vuelve sobre lo mismo: el testimonio del sacerdote. Con ocasión de la jornada de oración por las vocaciones vuelve a reiterarlo. Concretando más, el Santo Padre señala “tres aspectos de la vida del presbítero, que considero esenciales para un testimonio sacerdotal eficaz”: 1) la amistad con Cristo (la oración); 2) el don total de sí mismo (obediencia, entrega); y 3) vivir la comunión (el sacerdote, instrumento de unidad).


“Sé bien a quiénes he elegido” (Jn 13,18), hemos escuchado en el evangelio de la Santa Misa hoy. Se lo decía nuestro Señor a los Apóstoles, en la intimidad de la Última Cena. ¡Cómo debería resonar en los oídos, en la mente, en la vida de los sacerdotes!

¿Hubieras anotado este gol?

¿”Futbolero”? Me gusta el futbol, aunque no me quita el sueño si pierde un equipo o gana otro. Un gol que pudo haber metido incluso un niño que da sus primeros pasos y, sin embargo, este jugador de la MLS estadounidense no logró anotar.

miércoles, 28 de abril de 2010

Promoción vocacional

Los afiches que el Seminario Mayor de Sololá ha editado para promover las vocaciones son mucho mejores en calidad que los de los años anteriores. Se ve que vamos mejorando -y que ahora tienen los medios-.

Qué alegría contar con los medios, pero no se ha de perder de vista que lo quien mueve los corazones y da la vocación es Dios, y al Él hay que pedírselas muchas veces. De hecho, las tarjetas que editaron tiene transcrita una oración con este fin.

Aquí, en España, el panorama es menos alentador que en Sololá. He estado rezando también para que aquí surjan vocaciones sacerdotales.

Saludos a los Seminarios Mayor y Menor de Sololá.

martes, 27 de abril de 2010

Un tema inusual para una tertulia inusual

El día de ayer tuve una tertulia con un grupo de universitarios, con un tema poco usual: los exorcismos.

Le llegó la voz a un amigo, que en Sololá había un sacerdote que hacía exorcismos. ¡La fama del P. Abelardo traspasa el Océano!

Puesto que “sabía” un poco del tema, estuve de tertulia con los residentes de Belagua – Torre I. Una treintena de jóvenes empezaron a preguntarme lo que su curiosidad les sugería. Lo confieso, antes de la tertulia le pregunté al amigo mío que cuánto duraba la tertulia. Al responderme que media hora, me veía en aprietos porque no sabía qué contarles en tanto tiempo. Al final, ¡tardamos cuarenta minutos!

Tuve el prejuicio, lo confieso también, que les “interesaba” el tema sólo para escuchar algo “curioso”, que no creerían nada. La impresión que saqué de mi selecto auditorio fue positiva; al final de la tertulia todavía se quedaron algunos preguntando alguna cosa más.

No es a raíz de la actitud de los interlocutores; simplemente me recordé después de lo que decía C.S. Lewis, si no recuerdo mal: que el mejor invento del demonio en la actualidad es hacer creer que no existe.

Saludos al P. Abelardo desde estos lares, a donde llega ecos de una parte de su labor pastoral.

lunes, 26 de abril de 2010

Para disfrutar y para reirse

Aquel gran compositor, Gioacchino Rossini, tenía -según dicen- gran sentido del humor. Pero no le agradaba que las artistas que interpretaban sus óperas metieran de su cosecha. Por eso compuso esta ópera que van a disfrutar, titulada "Duo de gatos".

sábado, 24 de abril de 2010

Ordenaciones, fiestas, y más

Tenemos tantos motivos para la alegría en este tiempo de Pascua, durante este tiempo de celebración de la Resurrección de nuestro Señor.

Hoy se cumple el quinto aniversario de la inauguración del Pontificado del Santo Padre Benedicto, en la víspera de la celebración del Domingo del Buen Pastor. Suficiente razón para encomendarle.



También, como habíamos adelantado, es día de ordenaciones diaconales. En Bidasoa, ya se han ordenado 17 nuevos diáconos. En Sololá, los 9 nuevos diáconos nuevos, a quienes he tenido el gran satisfacción y gusto de darles algunas clases. Y en Izabal, hoy se ordena diácono también William. Les he estado encomendando.

Además, hoy se celebra la fiesta del Santo Hermano Pedro, de gran devoción, y cada vez más crecida, en Guatemala y en Canarias. "Acordaos, hermanos, que un alma tenemos, y si la perdemos no la recobramos".

Mañana, el domingo del Buen Pastor, Jornada en la Iglesia por las Vocaciones. Motivos no nos faltas para incentivar nuestra devoción.

Envío un saludo cordial a los que se ordenan. Dios los bendiga.

viernes, 23 de abril de 2010

Día internacional del libro

Hoy es el día internacional del libro. Me veo rodeado de ellos todos los días, ¡hasta en mis sueños!
Un libro es un buen amigo, un amigo sabio. Nos transmite su sabiduría. Como a los amigos, hay que saber escogerlos -por ejemplo, consultando a alguien que conozca-.
Invito a todos los que se dignen leer esta entrada a seguir leyendo, a tomar el hábito de la lectura quien no lo tenga, prefiriéndolo a otros medios de comunicación.
Ojalá, al menos en la intención, pudiéramos llegar a pronunciar las palabras que se le atribuyen a Pascal, cuando se estaba muriendo: '¡Qué pena morirse cuando aún queda tanto por leer!'
Un saludo cordial al P. Ángel, ávido lector, y a mis amigos en Pamplona, que tienen por aliados a los libros para sacar una flamante tesis.

jueves, 22 de abril de 2010

Día de la tierra

¿Por qué no unirnos también a esta campaña? El video propone varias cosas pequeñas que pueden ayudar a conservar "esta tierra" en que nos toca vivir y dejaremos luego a las futuras generaciones.

Eso: he dicho "cosas pequeñas". Para muchos tendrá resonancias ascéticas. Un poco de cuidado y presencia de Dios, y tendrá no sólo frutos materiales sino, sobre todo, resonancia sobrenatural.

miércoles, 21 de abril de 2010

Próximas ordenaciones

El 21 de febrero apareció la noticia en Zenit, que la Conferencia Episcopal Española, con motivo de la celebración del día del Seminario el día de San José, publicó, a manera de subsidio, un decálogo de formas de dar gracias por los sacerdotes. Decía el documento que "todos estamos comprometidos en la ayuda y renovación de los sacerdotes, estar cerca de ellos, colaborar, interesarse por el seminario".

El quinto dice: En la Misa dominical no debería faltar una petición por los sacerdotes y las vocaciones al sacerdocio en la oración de los fieles. Y el octavo: conocer a los candidatos que van a ordenarse en este año. Quien quiera leerlo todo, puede pinchar aquí.

Es buena ocasión para preparar las próximas ordenaciones que se realizarán en algunos lugar. Por ejemplo, acá en Pamplona se ordenarán diáconos 17 jóvenes, procedentes de varios países, seminaristas de Bidasoa. También en Sololá serán ordenados 9 diáconos. Hay tantos motivos para dar gracias a Dios.

Además, el domingo próximo es el Domingo del Buen Pastor, 47 jornada de oración por las vocaciones, motivo para tener en cuenta. El mensaje del Santo Padre puede leerse haciendo click aquí.

A los de Sololá especialmente -Benigno, Rigoberto, Darío, Carlos, Santiago, Ronald, Juan Carlos, Pedro y Leandro- un saludo cordial con mis oraciones.

martes, 20 de abril de 2010

La respuesta a un amigo

Me llega periódicamente al correo electrónico mensajes de un amigo salvadoreño. Una y otra vez invita a la gente a la conversión, a quienes leen sus mensajes. Y, yo, le he respondido de esta manera.

Estimado Hermano:

Una vez más le agradezco por enviarme lo que va inspirándose en escribir. Dios lo bendiga y que todo contribuya a acercar más a los hombres a Dios.

Una pequeña indicación, que puede obviarla con tranquilidad si no lo considera oportuna: los informativos -prensa, radio, televisión, internet...- suelen ser amarillistas, y la impresión que nos dan es que el Apocalipsis se acerca...

Dios sabe cuándo vendrá el último día, el día del juicio final; ciertamente debemos estar preparados para entonces. Pero no hace falta que agobiemos a los demás con más de la oleada negativa que intenta ahogarnos. Creo que debemos ser más positivos, ser los trampolines para ver la maravilla de mundo que Dios nos ha regalado y que debemos "disfrutarlo" -en el sentido cristiano de la expresión-, pues es obra de Dios y hay tantas cosas buenas que ha dejado a sus hijos. Este mundo es el que debemos informar de Dios.

Con mis oraciones, suyo en Cristo.

lunes, 19 de abril de 2010

Feliz Aniversario, Santo Padre

El viernes pasado, el Santo Padre cumplió años. Hoy cumple el quinto aniversario de la inauguración de su pontificado. Nada más apropiado que recordar el momento de su elección.

En estos momentos, Santo Padre, todos estamos con usted. Le encomendamos, ofrecemos sacrificios por su persona y sus intenciones.

¡Feliz Aniversario, Santo Padre!

video

domingo, 18 de abril de 2010

"Pedro, ¿me amas más que estos?"

Copia algunos párrafos de Josep María Torras, que nos viene muy a cuento a propósito del evangelio de la Misa de hoy (Jn 21,14-19).

Estoy preocupado por Pedro. Sí, todos estamos contentos pero la alegría de Pedro tiene un no sé qué de tristeza. Hace unos días que lo observo, me preocupa sumanera de comportarse. Lo veo más introvertido, más callado,menos espontáneo, ensimismado... como metido en sus cosas.

Por fin, un día, al caer la tarde, me atrevía a hablar con él. “Pedro, ¿qué te pasa?” Al principio me dijo: “¡Nada!, ¡No me pasa nada!...”, pero poco apoco, me fue abriendo su corazón. “¿Cómo voy a ser Pedro, la piedra que el Maestro quería que fuese? Yo le traicioné, yo le negué, yo le abandoné. Le dejé cuando más me necesitaba. Ni siquiera merezco que me hable... lo comprendería si no lo hiciera. Él es el Señor. Yo soy nada, un pecador, un miserable, un traidor”.

Intenté consolarle, pero no sabía cómo. El Espíritu Santo me sopló la solución. “habla con su madre”. Pedro me miró con un deje de esperanza.

María y Pedro.

La Madre le tranquiliza. No sé qué le dice. Sólo oigo las últimas palabras de la Madre de Jesús: “Confía Pedro. Mi Hijo te ama, te ama, te ama...” Pedro besa las manos de María y retira con lágrimas en los ojos.

Y entonces se encuentra Pedro con Jesús. Tres veces Jesús le pregunta si le ama, tres veces Pedro le contesta afirmativamente.

Como jaculatoria podemos repitir muchas veces hoy la respuesta de Pedro: Tu omnia nosti, tu scis quia amo te!, ¡Tú lo sabes todo, Señor, tú sabes que te amo!

sábado, 17 de abril de 2010

La primavera

El edificio en donde vivo, con un almendro impresionantemente bonito.

Ya llevamos varias semanas de primavera. Estos últimos días han sido espléndidos, con un clima para disfrutar. Para el diálogo de ascensor es recurrente el tema del clima. Un día de estos dijo uno:

-- ¡A ver cuánto nos dura esto!
-- Mientras tanto, le respondí, hay que disfrutarlo.

viernes, 16 de abril de 2010

Conversión cristiana y evangelización (II)


Hoy termina el Simposio de Teología en la Facultad. Ha habido más temas muy interesantes sobre la evangelización y la conversión cristiana.

A propósito de estos temas, ¿Puede ser compatible la evangelización y la libertad personal? ¿Puede hablársele sobre la fe y la Iglesia a una persona que, incluso, ha dicho que no quiere saber nada?

“Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad” (1Tm 2,4), y por eso hay que hablarles de Dios y de su salvación.
Por parte nuestra, los que tenemos el don de la fe, tenemos el mandato misionero de “ir a todas las gentes y proclamar el evangelio”; es un deber intrínseco de nuestro ser de cristianos.

Por parte de los que no conocen a Cristo, tienen el deber moral de buscar la verdad y, habiéndola encontrado, adherirse a ella. Si no, ¿cuál sería su norte en la vida?
De ahí que la libertad que proclaman a voces hoy, no es más que muestra de un egoísmo.

Compelle intrare, dice el evangelio (Lc 14,23); “oblígales” a entrar a mi fiesta, a gozar de mi salvación.

jueves, 15 de abril de 2010

Conversión cristiana y evangelización

La Iglesia recibió el mandato misionero de hacer discípulos de todos los pueblos, bautizándolos. ¿Qué hay con la libertad religiosa? ¿Cómo evangelizaron los primeros cristianos? ¿Cómo hay conversos también hoy en día? ¿Qué influencia tienen en la sociedad y cuán importante es su testimonio?

Son cuestiones a las que se responden en el XXXI simposio de teología de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Está llevándose a cabo del 14 al 16 de abril en la Facultad. He tenido la oportunidad de adentrarme un poco en este mundo, para no olvidar que no sólo tesis, Biblia y rabinos existen...

martes, 13 de abril de 2010

Exposición curiosa

Mi jornada académica comienza hacia las nueve y media de la mañana. Mi lugar de trabajo es la biblioteca central de la Universidad de Navarra. Estando cerca, me cuesta menos de quince minutos salir de casa y llegar a mi “cubil” de trabajo.

Pero estas semanas, al ingresar al vestíbulo de la biblioteca, me topo con un montaje curioso e interesante: una exposición de momias de animales. La exposicón se titula “animales sagrados egipcios: un viaje hacia los secretos de la momificación”. Las momias están datadas entre los siglos VIII a I a.C.

Este “zoo” sagrado y peculiar está formado por dos gatos, dos tilapias, un halcón, un felino (sólo la cabeza), un cocodrilo y un pez mormyrus. Además, se muestra una proyección del interior de las imágenes en 3D. Expertos del CIMA han colaborado en la investigación.

La verdad es que no me haría ninguna gracia que mi cuerpo estuviera expuesto como la de los pobres animalitos momificados...

lunes, 12 de abril de 2010

Unidos al Santo Padre

Hace unos días --a propósito de la pesca de los apóstoles en la tercera aparición de Jesús resucitado y de la frase: "Los demás discípulos vinieron en la barca, arrastrando la red con los peces..." (Jn 21,8)-- escuché esta consideración: en las circunstancias actuales hemos de mostrarnos unidos al Santo Padre; ésta es la mejor respuesta a los ataques contra la Iglesia y el Papa.

Durante los días de la Semana Santa, hubo un congreso de universitarios en Roma (Univ); también tuvieron una audiencia con el Santo Padre. Allí, la protagonista del video que propongo aquí, le dio un regalo al Papa. Ella es irlandesa.

video

sábado, 10 de abril de 2010

Domingo de la Divina Misericordia

Por disposición de Juan Pablo II, el segundo Domingo de Pascua se celebra a la Divina Misericordia. Esta advocación de nuestro Señor, promovida por santa Faustina Kowalska, aquella monja polaca, nos recuerda algo que ha estado latente siempre en la revelación: que Dios nos perdona siempre. "Siempre" significa siempre, ilimitadamente.

¿Quién está más interesado en nuestra salvación? ¿Dios o nosotros mismos? ¡Cuánto nos quiere Dios!

Buena oportunidad para agradecer y dejar lugar a la paciencia de Dios que nos busca, que quiere salvarnos.

La felicitación de Pascua de un amigo

Una de las felicitaciones que he recibido con motivo de la Pascua, es la de un sacerdote amigo, a quien se la agradezco de corazón. Transcribo aquí parte de ella.

!Feliz pascua de resurrección! Que el Señor resucitado renueve sus buenas intenciones de fidelidad. Necesitamos que nos hablen de Dios con claridad y convicción de Dios. El mundo de hoy tiene sed de Dios y ven siempre en el sacerdote la imagen viva de Dios y quieren que les hablemos de Él. Pero, qué hablamos a la gente si nosotros no hablamos con Él. Qué les damos si nosotros no nos hemos encontrado con Jesús Vivo y resucitado. Cómo vamos a encontrarnos con Jesús si no hay quien nos hable de Él. La Fe viene por la Enseñanza, el encuentro por el conocimiento y el encuentro nos lleva al seguimiento.

viernes, 9 de abril de 2010

Anécdotas

Después de las presentaciones y los saludos pertinentes, pregunté:

- - Perdón por la indiscreción, ¿son católicas?

- - No. Somos musulmanas.

Ayer y anteayer estuve visitando enfermos en una de las plantas de un hospital. Con mi natural timidez, a veces me cuesta meterme en una conversación. Pero encuentro fuerzas para vencer esta timidez en la gracia y en el ejemplo del Señor, que se hizo el encontradizo con los discípulos de Emaús.

Después de conversar amablemente con aquellas pacientes musulmanas, hemos acordado que rezaríamos unos por otros, ya que es al mismo Dios a quien invocamos. Y quedamos muy amigos.

También me encontré con una mujer que, después de un diagnóstico adverso, lleva con garbo su enfermedad. Me contó que había estado en Guatemala por asuntos de trabajo, y que le había encantado. Fuera del reparo de la violencia, quedó prendada del modo de la gente. Y me contó una anécdota:

- - En una ocasión, queríamos, mi esposo y yo, darle un poco de dinero a un niño lustrador de zapatos. No quería recibirlo sino después de haber trabajado para ganárselo.

Prometí rezar por cada uno de los pacientes a quienes visité. Además, he sido muy pedigüeño: les he pedido que rezaran por los sacerdotes, porque lo necesitamos, principalmente ahora que nos han hecho mucha “propaganda”.

jueves, 8 de abril de 2010

Sobre la corrupción

A veces los telediarios no tienen noticias que dar, y resulta insulso el informativo. Quizá por eso cierto amigo mío sólo se queda a ver los titulares del inicio y luego se marcha.

La comidilla de los medios de comunicación ahora en España, es la trama de corrupción del Caso Gürtel. El partido del gobierno está explotando el tema para acusar y desprestigiar al partido de la oposición; y éste, trata de defenderse. Aún no se sabe cómo terminará la historia.

Sea como sea y haya lo que haya, y no me estoy metiendo en política, es una vergüenza que los elegidos por el pueblo para buscar el bien común, primen la búsqueda de su bienestar personal, en contra de los valores humanos. Efectivamente, sea quien sea, pertenezca a la institución a la que pertenezca, nadie puede tomar cosas que no son suyas.

Aquí en España sucede, sucede en cada país en mayor o menor grado. Y se junta con el estado de ingobernabilidad con que están sumidas ciertas sociedades.

Hay clamor de justicia en todas partes. Si los corruptos logran evadir la justicia humana, nunca evadirán ni sobornarán la justicia divina, que llegará a su tiempo.

Cierro estos pensamientos con un chiste de Mafalda -me encanta el humor de Quino-, aunque éste pueda resultar un poco cruel.

miércoles, 7 de abril de 2010

"He confesado al diablo"

Ésta es la anécdota que ganó el Concurso de anécdotas sacerdotales 2010 de la página Catholic.net. La reproduzco íntegra, pues es conmovedora. Puede ayudarnos a los sacerdotes a no perder la esperanza de la conversión de tantos, ni a despreciar la oportunidad, por mínima que sea, de utilizar los pequeños-grandes medios “tradicionales” de evangelización.

De lo que viví antes de confesarlo, recuerdo lo siguiente...

Como párroco de un pequeño pueblo, frecuentemente, cada domingo, salía por las calles y aprovechaba para saludar a la gente, dejándoles una catequesis escrita, especialmente a aquellos que por diversas razones no acudían al templo.

En aquella parroquia dedicada a San José, muchos tenían una costumbre que cumplían sin falta cada domingo, como si fuera un deber. Esto era tomarse “unas frías” -así llamaban ellos a la cerveza-. Por tanto, era fácil saber dónde encontrar este tipo de “fieles”, y entre ellos estaba también él.

Cierto día, al terminar mi recorrido, se acerca una señora para preguntarme si había reconocido al “diablo”. Según ella, yo lo había saludado y él había recibido uno de los mensajes que yo repartía. Yo no había visto al “diablo”, o por lo menos no recuerdo haber visto a ninguna ni a ninguno que se le pareciera.

En otra ocasión necesitaba ir al pueblo vecino para ayudar a un hermano sacerdote, pero el coche de la parroquia se había averiado y por ello necesitaba a alguien que me transportara.

Vaya sorpresa cuando, al preguntar a algunas personas quién podría ayudarme con este servicio, inmediatamente un niño me dijo: «Padre, si gusta llamo al “diablo” para que se lo lleve». No se imaginan lo que pensé en aquel momento. Parecía una broma, pero luego acepté la propuesta y ese día lo vi por primera vez...

Por un buen rato guardé silencio, pues era la primera vez que hacía un viaje así. Además pensé: ¿de qué puedo hablar con el diablo? Al poco tiempo le hablé, pero parecía más una entrevista que un diálogo. Ese día, antes de terminar el viaje y sin decir nada, dejé en su coche un escapulario de la Virgen del Carmen.

En adelante lo veía por todas partes; ya lo reconocía y, aunque siempre lo invitaba a la misa, él siempre me decía: “ahora no, algún día lo haré, tengo mis razones”.

El tiempo pasó, y cierto día un niño que esperaba en la puerta del templo me dijo que alguien me necesitaba urgentemente y que no quería irse sin antes hablar conmigo. El niño me explicó que se trataba de un enfermo grave. Entonces, rápidamente busqué todo lo necesario para la visita.

Cuán asombrado quedé cuando, al llegar a aquel lugar, descubrí que el enfermo grave que hacía varios días esperaba al sacerdote era Ramón, aquel a quien llamaban “el diablo”; un hombre del campo que había vivido situaciones humanas muy difíciles. No recordaba cuándo ni por qué le habían empezado a decir así, pero él se había acostumbrado. Ahora, postrado en una cama, padecía de un cáncer terrible y se acercaba a su final.

Recuerdo muy bien lo que él me dijo aquel día: «Padre, ¿me recuerda? Soy aquel que llaman “el diablo”, ¡pero mi alma no se la dejo a él; le pertenece a Dios! Por favor, ¿me puede confesar?»

Fue un momento muy especial, pero aún más cuando vi lo que apretaba en sus manos mientras lo confesaba: un escapulario; precisamente aquel que yo le había dejado en su coche. Ahora él lo portaba en su viaje a la eternidad. Luego, en aquella casa también pude ver una hoja sobre la confesión, una de aquellas que yo mismo le había dado un domingo al mediodía.

Qué grande y misterioso es Dios. Obra en silencio y con sencillez, pero además nos permite compartir con todos el don que nos ha dado. Y ese día todo el pueblo lo comentaba (y también yo lo pensaba): ¡he confesado al diablo!

martes, 6 de abril de 2010

Procesión del encuentro

Ésta no es la procesión del encuentro de Baños de Río Tobía, pero se le parece.

Todavía está muy vivo el recuerdo de los días de la Semana Santa que hemos vivido; qué menos: la Pascua se prolonga durante cincuenta días.

A medida que pasan los años me voy dando cuenta de una cosa: hay mucho esfuerzo y, en proporción, menos frutos, en el intento de unir y vivir con la misma intensidad la piedad popular y la liturgia. Lo primero encuentra sentido uniéndolo a lo segundo. Pero, el peligro latente de los fieles es quedarse en el folklore, al participar o estar de espectador de la piedad popular.

Esta es la razón por la que se ve más gente en las procesiones y menos en las celebraciones litúrgicas. Esto se nota más evidente durante estos días de Semana Santa. Sería mejor si fueran todos a todo, pero... No pasa nada. De la cosa más pequeña puede servirse Dios para remover los corazones.

Una procesión que me resulta nueva es la del encuentro entre Jesús resucitado y la Virgen María. En la parroquia de Baños, en donde he vivido la Semana Santa este año, la Virgen salió de la ermita de la Virgen de los Parrales, a hombros de mujeres, y el Cristo resucitado, de la Iglesia. Los que portaban el Cristo resucitado iban con cantos de resurrección. Al llegar a una esquina convenida, se encuentraron las imágenes; mientras se cantó el Regina Coeli, se le quitó el manto de luto a la Virgen y apareció de debajo un manto azul, color de fiesta; es un signo de la alegría por la resurrección del Señor. Luego, entre cantos de fiesta, tomamos camino de la iglesia, a la celebración de la Misa.

¡Qué solemnidad la de la Misa! “¡Ni en el Vaticano!”, decía alguien... Bueno, no tanta, pero sí tratamos de solemnizar la celebración. Además de la piedad de la gente, gozamos de la ayuda de un coro maravilloso, orgullo de la parroquia, al que felicito desde este blog. Por supuesto, agradezco al P. Luis por la oportunidad que me dio de vivir la Semana Santa, ayudando un poco en su parroquia.

Nuevamente, ¡feliz Pascua de Resurrección!

lunes, 5 de abril de 2010

Feliz Pascua de Resurrección

No hay resurrección sin muerte, no hay triunfo sin lucha, no hay felicidad sin sufrimiento... Quien se haya empeñado en vivir a fondo los días de la Pasión y Muerte del Señor son los que de verdad celebran la Resurrección.
Es un gozo trascendental, profundo, incontenible, que lo envuelve todo. Los ojos tienen otra visión de lo que cada día está acostumbrado a ver. Es la alegría que invadía el corazón de los apóstoles al recibir el anuncio de las mujeres, aunque se resistieron mucho a creer. ¿Y si es cierto? Es que cambia todo.
Lo que aconteció hace dos mil años, ahora lo vivimos sacramentalmente, pero no de forma rebajada sino también plenamente.
Dios no se ha olvidado de los hombres. No se ha olvidado de ti ni de mí. Ésta es la alegría de la Pascua. Por eso debemos felicitarnos.
¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN A TODOS!

jueves, 1 de abril de 2010

Feliz Día sacerdotal

A todos los sacerdotes del mundo:

Elegidos de Dios para ser administradores de la gracia de Dios. Gran poder que no se consigue por mérito propio sino nos es dado por gracia.

Gran poder, que lo he visto hoy simbólicamente en una costumbre en Baños de Río Tobía: durante el canto del Gloria, en la Misa Vespertina de la Cena del Señor, el juez y el alcalde del Ayuntamiento -no sé cuáles son los títulos que ostentan-, le entregan al sacerdote sus varas edilicias, que simbolizan el cargo y el poder que representan. Claro, el sacerdote no se los devuelve...; bueno, lo hace pero al domingo de Pascua.

El sacerdote es la referencia religiosa y moral de todo un pueblo, de su parroquia. ¿A quién más podrían acudir? Esa es la maravilla que Dios ha querido.

Felicito a todos los sacerdotes. A todos, por haber dicho que sí a la invitación del Señor a ser ministros suyos, por haber sido valientes, por seguir siendo valientes en la labor pastoral confiada. Por supuesto, a los Obispos en primer lugar.

Dios les bendiga, les mantenga fieles, nos mantenga fieles. Un fuerte abrazo y...

¡FELICIDADES EN ESTE DÍA SACERDOTAL, EN EL AÑO SACERDOTAL!